*

X

Estudio confirma que los seres humanos somos cada vez más estúpidos

AlterCultura

Por: pijamasurf - 02/04/2017

Eso que muchas personas han percibido o sugerido (la estupidización de la raza humana) podría haberse comprobado científicamente

La era de la información y la hiperconectividad, la revolución de la conciencia y la evolución acelerada, son algunos de los conceptos con los que diversos seres humanos construyen una esperanza. Nos referimos a la posibilidad de algún día lograr un mundo más equilibrado y justo a pesar de la obscenidad que rige el sistema actual. Sin embargo, esto también podría leerse de otro modo, es decir, que en realidad estamos en la "era de la simulación" y que nuestra hiperconectividad es verdaderamente la desconexión sensible de la interacción humana; que la revolución de la conciencia es tan sólo un término optimista para nombrar una probable madeja de pretensión neomística y que la evolución acelerada es un espejismo del ego colectivo. 

Si las posibilidades que recién planteamos se deciden hacia uno u otro lado, eso sólo el tiempo lo dirá. Mientras tanto, lo que parece ser un hecho científicamente confirmado es que la raza humana se encuentra sumergida en un proceso de estupidización. Al menos eso sugiere un estudio publicado por la firma islandesa de estudios genéticos deCODE. De acuerdo con su investigación, los seres humanos hemos experimentado un decaimiento gradual del promedio de IQ (aproximadamente el 0.04% cada década). Y aunque la caída es bastante pequeña, la suma podría ponerse divertida. Además, esta tendencia contrasta con una contraria, ya que entre 1932 y 1974 el IQ promedio se elevó 14 puntos. 

Sobra decir que el IQ es un criterio limitado que sólo considera una cierta acepción de la inteligencia humana. De hecho hay quién, resonando con el optimismo de la expansión de la conciencia, podría afirmar que el ser humano está inmerso en un proceso de sensibilización por sobre uno de racionalización. Pero también debemos admitir que el IQ es una de las pocas variables objetivas que tenemos para medir ciertas aptitudes de nuestras funciones cognitivas. 

En caso de que fuese cierta la premisa de que los seres humanos somos cada vez más estúpidos, esto podría arrojar varios candidatos causales, entre ellos las redes sociales, la comercialización de la conciencia, el culto al ego disfrazado de trascendencia o nuestra triste desconexión del gran maestro del ser humano, la naturaleza...

Científicos confirman el ansiado descubrimiento de una segunda Tierra

AlterCultura

Por: pijamasurf - 02/04/2017

Nunca en la historia de la exploración espacial se había descubierto un planeta tan potencialmente similar al nuestro como Próxima b

Desde que la exploración espacial comenzó hace unas décadas una de las principales premisas, además de la búsqueda de inteligencia extraterrestre, ha sido ubicar un planeta similar al nuestro. Obviamente ambas premisas van de la mano, ya que si localizamos un planeta con condiciones similares al nuestro las probabilidades de que aloje vida inteligente son mucho mayores. Además, esta "segunda Tierra" sería un destino viable para comenzar la migración a otros rincones del universo que tanto ha ansiado la ciencia –movimiento al que tristemente se le llama colonización del espacio.

Próxima b es el nombre del planeta que tiene "prometedoras características", las cuales en conjunto hacen de él el planeta más parecido --y por mucho-- al nuestro. Con un tamaño ligeramente mayor a la Tierra (1.3 veces su masa), registra una temperatura idónea para que exista agua en estado líquido; esto, aunado a otras características, hace de Próxima b el más probable escenario en el cual podamos encontrar vida similar a la que conocemos. 

Ubicado en el sistema Próxima Centauri, este planeta se encuentra a unos 4 años luz del nuestro, por lo que tendíamos que mejorar la velocidad de nuestras naves espaciales para sortear la distancia que nos separa. De hecho, es el exoplaneta más cercano a la Tierra, lo que hace plenamente viable que en los próximos años podamos llegar a él. Durante los últimos 6 meses se ha estado monitoreando permanentemente a Próxima b desde el European Southern Observatory (ESO) ubicado en La Silla, Chile. 

Así pues, que no te sorprenda que este planeta ocupe un rol protagónico en la agenda espacial. A fin de cuentas, en un par de generaciones podríamos estar vacacionando o incluso viviendo ahí. Y si bien esto es bastante emocionante, también sería bueno sentarnos a reflexionar un poco y cuestionarnos el hecho de que si no podemos cuidar el planeta con el que hemos estado familiarizados desde hace ya unos milenios, ¿que le podría ocurrir a este nuevo escenario ajeno cuando llegáramos a él?