*

X

Expareja se reúne para protagonizar este doloroso ensayo fotográfico

Arte

Por: pijamasurf - 02/28/2017

1 año después de haber terminado su relación, esta joven pareja decidió reunirse para reflejar en una serie de retratos el dolor del rompimiento

Los rompimientos amorosos suelen vivirse como experiencias dolorosas e incluso cabría decir que traumáticas. Para cada uno en distinto grado y en función de las circunstancias en que ocurre, sin duda, pero terminar una relación nunca es fácil. Muchas veces ese sufrimiento está relacionado con aquello nuestro que depositamos en el otro, desde elementos evidentes y casi cotidianos como proyectos o días en común hasta realidades más cercanas al inconsciente y de las cuales no siempre estamos al tanto.

Con todo, sucede. Sartre llegó a decir que amar sólo era posible a sabiendas de que el amor puede terminar en cualquier momento. Paradójicamente lo opuesto, amar desde la posesión, amar pensando que es posible tener a alguien para siempre, lleva casi inevitablemente a la muerte del amor.

Decimos esto como una suerte de introducción a un ensayo fotográfico en el que una expareja decidió reunirse para protagonizar una serie de retratos después de 1 año de haber roto su relación.

Las imágenes muestran a Harrison Bach y Jacqueline Martin, ambos de 22 años de edad y, hasta finales de 2015, novios durante 3 años. Y sin duda, al ver las fotografías y saber estos pocos datos, una de las primeras impresiones que salta a la vista es el contraste entre la tristeza de sus rostros y su propia juventud. Para muchos, podría parecer contradictorio que a una edad tan temprana el fin de una relación se viva con tanta tragedia.

En Duelo y melancolía, Sigmund Freud sostuvo que una persona se vuelve melancólica porque desconoce qué de sí misma estaba depositado en el objeto de amor que perdió. “El complejo melancólico”, escribió, “se comporta como una herida abierta, atrae hacia sí desde todas partes energías de investidura […] y vacía al yo hasta el empobrecimiento total”.

¿Será que estos jóvenes son ese tipo de melancólicos? A la distancia parece ser que no se han dado cuenta aún de que quizá el amor entre dos personas puede terminar pero no el amor propio, esa fuerza que mana de nuestro interior y se nutre de lo que hacemos a diario, de nuestras relaciones, nuestras ocupaciones, nuestros placeres; la energía que nos mantiene unidos a la vida y que, llegado el caso, podemos compartir con alguien más.

 

También en Pijama Surf: El amor siempre está ahí, incluso en medio de la depresión (Tchaikovsky sobre la tristeza)

Te podría interesar:

“Si no puedo bailar tu revolución no me interesa”: The Radio Dept. en México

Arte

Por: Jaen Madrid - 02/28/2017

La banda sueca más aclamada en la historia del dream pop regresa a México con un álbum enteramente subversivo

A la par que nos disolvemos entre tanta data en Internet, que bien puede ser basura o cura, cosas realmente inconcebibles pasan allá afuera. Ejemplo claro es el brote de fascistas que, advierte la banda The Radio Dept., está adquiriendo cada vez más devotos en su natal Suecia. 

 

The Radio Dept. es una de esas bandas multifacéticas que no se escuchan mucho hoy en día. Pueden sonar tanto a los Pet Shop Boys como a Cocteau Twins. O incluso recordarte bandas como Slowdive, cuya nostalgia se vio interferida por hermosas melodías electrónicas (y hasta cierto punto anarquistas), en una época donde las guitarras con delay imperaban en la música. Sin embargo, se trata de un proyecto que no deja de lado el poder que posee como autor musical. 

 

Hoy sus integrantes, Johan Duncanson y Martin Larsson, se vuelcan a un LP cuya filosofía es clara: a esta época le hace falta hacer revolución mediante música. 

 

The Radio Dept. es un proyecto concebido en 1995 y descubierto por la revista Sonic años más tarde. Su fama llegó a la notoriedad gracias a Sofia Coppola, quien los incluyó en el soundtrack de su filme Marie Antoinette, de manera que estamos ante una banda que se ha ganado su posición a todas luces, y lo ha hecho con particular elegancia. Por ejemplo: se sabe que Duncanson y compañía dedican una buena parte del dinero de sus giras a patrocinar conciertos en países poco accesibles, donde no pueden pagar por escuchar a bandas como la suya. O que en su más reciente álbum, Running Out of Love, desmantelan el cinismo político de nuestra época.

 

 

Precisamente con este álbum The Radio Dept. le canta al fascismo, el cual, señalan, está adquiriendo cada vez más devotos en su natal Suecia. Canciones como su hermosa “Swedish Guns" o la épica “Sloboda Narodu" –“Libertad a la gente”, que resulta ser una canción croata de posguerra– así lo enuncian. 

 

El próximo jueves 23 de febrero, The Radio Dept. dará un concierto en la Ciudad de México, en el SALA Corona, como parte de su agenda musical de Sicario Music –por cierto, hasta ahora la única plataforma que se ha dado a la tarea de traerlos. 

 

 

“If i can't dance i don't want to be part of your revolution”, advirtió alguna vez la anarquista Emma Goldman. Los suecos de The Radio Dept. adoptan esta filosofía. Y a pesar de los claros ejemplos que los sitúan como una banda de dream pop o shoegaze, no dejan de coquetearle a los samplers y recordarnos que la música se hizo para bailar, pero también para estar en contra del paradigma de época universalmente aceptado cuando así se requiere. 

 

 

 

Más información del concierto en el evento de Facebook.

 

Boletos