*

X
Om Nama Shivaya, Om Nama Shivaya

Esta noche del 24 de febrero se celebra el Maha Shivaratri, la Gran Noche de Shiva, una de las deidades más veneradas en el complejo panteón hinduista, especialmente caro a los yoguis y a los practicantes tántricos. Shiva es celebrado la noche del 13 y el día 14 todos los meses del calendario lunisolar, pero una vez al año en el mes Phalguna, coincidiendo con la luna nueva, millones de hinduistas festejan en todo el mundo el Maha Shivaratri.

La festividad del Maha Shivaratri se celebra haciendo pujas, cantando oraciones y mantras toda la noche (se escucha el eterno zumbido del Om Nama Shivaya), haciendo ayunos, haciendo ofrendas al shiva lingam (el axis cósmico-fálico), y algunos de sus fieles sadhus fuman cannabis sagrado (de hecho, en Nepal este día se levanta la prohibición).

El Maha Shivaratri es una festividad compleja que conmemora diferentes episodios de la mitología, según la región o secta. Algunos celebran un episodio dentro del samudra manthan, el famoso "batido de la leche de océano" en la épica batalla entre los asuras y los devas por obtener el néctar de la inmortalidad o amrita, en el que Shiva habría salvado el universo siendo el único de los dioses capaz de ingerir la cocción venenosa (halhala). Al estar ordeñando el océano para obtener el néctar de la inmortalidad, antes de obtener el amrita, una sustancia ponzoñosa letal se empezó a producir; la sustancia tenía el poder de destruir el mundo entero y sólo Shiva se atrevió a contenerla, consumiéndola. Con la ayuda de su consorte Parvati --quien en una historia le apretaba la garganta, en otra se detiene el efecto a través del yoga sexual-- Shiva logró contener el veneno en su cuello, evitando que se expandiera por todo su cuerpo, y de aquí toma el título de neelkanth, "el del cuello azul".

Para otros, la festividad marca el día en el que Shiva hizo su danza cósmica. Una de las representaciones más conocidas de Shiva es la de Nataraja, la imagen feroz de múltiples brazos danzando como un átomo. La danza divina de Shiva se conoce como Tandava; se dice que esta danza refleja cinco actividades cósmicas o pancakritaya: creación, preservación, disolución, oscurecimiento y salvación. Realizada con gozo se le conoce como Ananda Tandava (pese a la destrucción hay alegría en el proceso extático de manifestación y disolución); con furia es Rudra Tandava. 

Otros más celebran el jyotirlinga, esto es la "columna radiante" o "falo luminoso" de Shiva. Una historia narra que, disputando quién era el dios supremo, Shiva se manifestó como una columna de luz infinita; los otros dioses principales, Vishnu y Brahma, decidieron que el dios supremo sería aquel que lograra alcanzar antes el final de esta columna. Ninguno de los dos lo consiguió (aunque Brahma mintió diciendo que lo había hecho y por ello, cuenta la leyenda, hoy en día se le ha dejado de adorar). La historia parece afirmar la supremacía de Shiva. En el Maha Shivarati los devotos visitan alguno de los jyotirlinga, templos consagrados a Shiva con este objeto devocional. 

 

Se populariza en Europa la práctica de fumar hortensias para inducir alucinaciones

AlterCultura

Por: pijamasurf - 02/24/2017

Los jardines europeos se han ido despoblando de hortensias por causa del hábito de fumarlas de los jóvenes, que es cada vez más creciente

La búsqueda de estímulos que permitan alterar nuestra percepción --y, por ende, nuestra interacción con el mundo-- es milenaria, y dentro de esta larga y excitante carrera el ser humano se ha encontrado con cientos de sustancias contenidas en plantas, animales, minerales y otros, cada una con su particular aura de estimulación y efecto, y muchas de ellas acopladas a ecosistemas rituales que eventualmente formarían parte de profundas tradiciones místicas. 

Respondiendo tal vez a este afán de encontrar aliados perceptivos en el camino, pero coincidente también con una era de insaciabilidad y una dudosa determinación de consumir estímulos a toda costa, recientemente se ha registrado en Europa una creciente tendencia: fumar flores de hortensia. El resultado es un cuadro alucinógeno que está llamando a cada vez más personas, en especial jóvenes, a experimentarlo. 

Los jardines de Francia, Alemania, España y otros lugares del continente europeo han visto despoblar sus superficies de hortensias, flores que tradicionalmente encontrábamos en los jardines de nuestras tías y abuelas y que ahora se emplean como álter psicoactivos. Sin embargo, autoridades y especialistas han advertido sobre los riesgos de consumir estas flores ya que la combustión de sus hojas y tallos libera cianuro de hidrógeno, un gas altamente tóxico. Además, señalan que la exposición a este gas provoca múltiples efectos secundarios que van desde mareo, nausea e irritación de la tráquea hasta pérdida de conocimiento o incluso la muerte. 

Las voces oficiales generalmente descalifican cualquier sustancia psicoactiva, pero también hay que considerar que la exploración debe hacerse de forma responsable e inteligente, sobre todo cuando se trata de sustancias que alteran la percepción de la conciencia. Por eso te sugerimos que en este o cualquier otro caso, antes de entregarte a la experiencia te informes minuciosamente sobre cada sustancia que contemples ingerir.