*

X

James Cameron sostiene haber descubierto restos de la Atlántida

Arte

Por: pijamasurf - 02/03/2017

Nuevo documental "Atlantis Rising" narra la búsqueda del continente perdido descrito por Platón, utilizando tecnología de punta

El director de proyectos épicos James Cameron se ha embarcado en un nuevo documental que mezcla investigación arqueológica y oceanográfica, mito y leyenda y cinematografía.

Cameron está por estrenar Atlantis Rising en el canal de National Geographic, un documental que investiga la leyenda de la Atlántida, sembrada en la conciencia colectiva por Platón en sus diálogos Critias y Timeo. Cameron ha utilizado tecnología de punta para explorar un "un mapa virtual" que, siguiendo los escritos de Platón, indaga las llamadas "columnas de Hércules" en el lado atlántico del estrecho de Gibraltar y allende.

Cameron sugiere haber encontrado restos de esta civilización perseguida por las mentes más intrépidas a lo largo de la historia. Se han encontrado anclas de 3 mil 500 a 4 mil años de edad que apuntan a la existencia de un muelle en una zona que encaja con las descripciones de Platón. Si bien Platón en sus diálogos alude a que la Atlántida habría existido al menos 6 mil años antes que esto, el solo hecho de encontrar un muelle en esta zona es un hecho increíble, ya que nadie esperaría un muelle en el Atlántico en la Edad de Bronce. El tamaño del ancla es bastante grande, por lo cual se estima que barcos muy grandes estaban navegando esta área hace 4 mil años.

Otra de las pistas que Cameron investiga es la erupción volcánica en la isla de Santorini (antes Thera) cerca del año 1650 a. C. Esta fecha es similar a la de las anclas encontradas y podría empatar con la descripción de la súbita destrucción de la Atlántida por un cataclismo natural que sugiere Platón en sus diálogos.

Habrá que ver el documental para ver si la afirmación de Cameron de haber descubierto esta mítica civilización está realmente fundamentada o se trata solamente de un teaser para seducir a las audiencias. 

 

Beardsley: la línea negra del art nouveau (FOTOS)

Arte

Por: PijamaSurf - 02/03/2017

Conoce una muestra de las grandiosas ilustraciones del genio perdido y algunos episodios de su trágica vida

 

Aubrey Beardsley nació en Brigthon, Sussex, Inglaterra, el 21 de agosto de 1872. Desde muy joven comenzó a interesarse por el dibujo, en especial por la ilustración. A los 6 años le diagnosticaron tuberculosis, enfermedad que nunca se separaría de él.

 

 

Fue uno de los grandes iniciadores del art nouveau, corriente plástica aplicada a la arquitectura (Antonio Gaudí), la pintura (Gustav Klimt), la ilustración (Alfons Mucha) y las artes decorativas. Una de sus principales características es el uso de motivos herbolarios y floridos representados con líneas curvas, además de motivos provenientes del arte oriental.

 

 

Beardsley ilustró grandes obras literarias antiguas y de su época como Salomé de Oscar Wilde, con quien se decía que sostuvo un romance. Pertenecieron a un círculo de jóvenes dandis, vestidos estrafalariamente, con hábitos malvistos y una visión crítica de la reprimida sociedad victoriana.

 

Influido por el trabajo de los prerrafaelitas, una asociación de artistas ingleses de mediados del siglo XIX que abogaban por un arte más sincero y directo, Beardsley comenzó a buscar una voz propia y terminó por abrir su propio capítulo en la historia del dibujo.

 

 

Sus aportaciones a través del uso indistinto de la línea gruesa tanto para fondos como para personajes fueron decisivas en el desarrollo de varias corrientes artísticas posteriores.

 

 

Fundó y trabajó como coeditor de la publicación trimestral The Yellow book. En 1895, luego del escándalo provocado por el juicio contra Oscar Wilde por el cargo de asquerosa indecencia (es decir, homosexualidad), su reputación se vino abajo y fue expulsado de su propia revista.

 

Su fascinación por lo grotesco, la muerte y la decadencia alimentó muchos juicios negativos contra su arte; esta búsqueda responde a un sardónico cuestionamiento contra los valores que defendían las buenas conciencias de la aristocracia y la burguesía: la sexualidad, los ideales de belleza, los roles de género y el consumismo.

 

 

Una técnica elaborada con pocos materiales, en blanco y negro, simple pero rica en matices y detalles que permitió al artista, mediante el vaciado sencillo a una placa de zinc, elaborar rápida y fácilmente reproducciones ilimitadas de sus ilustraciones sin perder la claridad del original.

 

 

El autodeclarado asexual, de quien se rumoraba una posible relación incestuosa con su hermana mayor, Mabel, murió en 1898, apenas a los 25 años, de tuberculosis. Dejó detrás un legado artístico incalculable que lo sitúa en la línea de vanguardia de los grandes representantes del art nouveau.