*

X

Joven que padece parálisis del sueño representa en imágenes sus terroríficas pesadillas (FOTOS)

AlterCultura

Por: PIJama Surf - 02/19/2017

Este joven combate las más aterradoras visiones que experimenta al representarlas fotográficamente

La parálisis del sueño es una compleja condición mental que actúa sobre el cuerpo. Las personas que la padecen experimentan inmovilidad absoluta, incluida la incapacidad para hablar o gritar, y simultáneamente este estado suele acompañarse de alucinaciones aterradoras que, en combinación con la imposibilidad de movimiento, se potencian. Estas experiencias se viven en un estado fronterizo entre estar dormido y despierto.

Nicolas Bruno, un joven fotógrafo de 22 años, padece desde hace 7 años parálisis del sueño. Esto lo ha llevado a estados de angustia e insomnio que, como podemos suponer, desequilibran su sistema nervioso y, en pocas palabras, su vida. Sin embargo, y como parte de un largo proceso terapéutico para superar dicha condición, Bruno decidió documentar representaciones de algunas de sus más terroríficas pesadillas. 

Este proyecto me ha dado un sentido sobre quién soy. Me dio la fuerza para perseverar en mi vida, crear arte y hablar con personas. No se qué sería de mí sin este proyecto. 

De acuerdo con el propio Bruno, desde que comenzó a fotografiar sus delirios por sugerencia de un maestro de escuela, su forma de lidiar con estas apariciones y con su parálisis del sueño se ha transformado radicalmente. A fin de cuentas, como bien advirtieron Jung y varios más, el arte tiene un increíble potencial sanador: 

 

Evo Morales propone cambiar a calendario ancestral de 13 meses y 20 días

AlterCultura

Por: pijamasurf - 02/19/2017

Un calendario originario fortalecería nuestra sintonía con la naturaleza y la conexión con nuestras raíces culturales

El calendario, más allá de guiar la temporalidad de una cultura, define buena parte de su relación con la naturaleza y, en un sentido más amplio, con el universo. Aquellas culturas que han mantenido una relación más estrecha con la naturaleza tienen sistemas de calendarios que responden con precisión a estos ciclos y ritmos. Al calendario gregoriano, adoptado en 1582, se le acusa de no resonar con los ciclos naturales (de ahí que haya meses de 28, 30 o 31 días, cuando en cambio los ritmos naturales son siempre simétricos). 

Evo Morales, mandatario boliviano de origen aymara, ha estado pujando por que se reemplace el calendario gregoriano que rige a Occidente (y por ende, la globalización) por sistemas calendáricos de los pueblos originarios, los cuales, independientemente de sus variaciones, tienen como eje los ciclos lunares de 28 días, siempre fijos y sucesivos. Por eso, Morales propuso adoptar un calendario de 13 meses de 28 días, que suman 364 días (más un día cero o "fuera del tiempo"), con lo cual los meses se rigen por la Luna pero la suma del ciclo está también en sintonía con el Sol. 

Además de acercarnos más al tempo natural, con todas las implicaciones prácticas e intangibles de esto, revivir los calendarios originarios refuerza un sentido de recolección con las raíces culturales de los pueblos de América o, dicho en palabras de Morales: "Es por eso que proyectamos la recuperación de los calendarios ancestrales como parte del proceso de reconstitución de nuestra identidad y la recuperación de nuestra fuerza". 

Esta iniciativa del presidente de Bolivia, que hizo pública durante la celebración del pasado solsticio invernal (que en el hemisferio sur ocurre el 21 de junio), hace eco de propuestas similares, por ejemplo el movimiento encabezado por José Argüelles, quien promovió incansablemente el uso de un calendario de 13 lunas inspirado en los sistemas calendáricos de los mayas.