*

X

Por estos 7 rasgos, personas que han pasado mucho tiempo solteras son la mejor opción de pareja

Salud

Por: pijamasurf - 02/05/2017

Un período extenso de soltería puede ser la mejor preparación para la vida en pareja

Comenzar una relación de pareja puede no ser sencillo, en buena medida porque es en ese tipo de vínculo en especial en donde se depositan algunas de las expectativas, suposiciones, miedos e incluso traumas que no siempre se tienen conscientes y, por otro lado, aunque se conozcan, no siempre es sencillo ponerlos en juego en el marco de una relación de pareja.

En este sentido, existen múltiples perspectivas desde las cuales considerar el asunto. En este caso reunimos siete rasgos sustentados en estudios científicos en los que se asegura que una persona que ha pasado mucho tiempo soltera puede ser una excelente opción de pareja. ¿Por qué razón?

Grosso modo, porque la soltería es una buena oportunidad para aprender a disfrutar la vida a solas, esto es, sin depender de alguien más para poder hacerlo. En muchos casos, la relación de pareja se mira como el único medio de disfrute, y hay quienes al perder a su pareja pierden también su posibilidad de encontrarse en el mundo.

Compartimos a continuación los puntos, siguiendo en ciertas cosas un artículo aparecido en el sitio i100.

 

Las personas solteras tienen vínculos personales más sólidos

Hace un par de años, las investigadoras Natalia Sarkisian y Naomi Gerstel (del Boston College y la Universidad de Massachusetts, respectivamente) realizaron un estudio en el que encontraron que las personas solteras tienden a mantenerse en contacto con sus seres queridos –familia, amigos e incluso vecinos– con mucha mayor frecuencia que las personas casadas o con otro tipo de relación de pareja estable.

 

Las personas solteras son más exitosas

En otro estudio, una observación interesante fue una correlación entre la soltería y cierta forma de éxito, específicamente aquella que se refiere a la satisfacción personal y la puesta en marcha de cambios orientados a la mejora de la vida propia.

 

Por lo tanto, están contentas con quienes son

La seguridad en sí mismo parece ser otro beneficio derivado de la soltería (y una conclusión de la investigación citada en el punto anterior). Una vez que han llevado su vida hacia lo que realmente quieren, las personas solteras no suelen dejarse influir por opiniones ajenas.

 

 

Las personas solteras se ejercitan

De acuerdo con una investigación de Kei M. Nomaguchi y Suzanne M. Bianchi (de las universidades de Calgary y Maryland, respectivamente), las personas solteras suelen ejercitarse mucho más que las casadas, sobre todo los hombres.

 

Y son más delgadas

En un estudio distinto se confirmó eso que se sospecha y aun se comprueba desde el sentido en común: la vida en pareja se traduce, con suma frecuencia, en una ganancia de peso. De acuerdo con datos recabados en el Reino Unido, casi seis de cada 10 personas ganaron un promedio de 6kg en su peso corporal poco después de haber iniciado una relación de pareja.

 

Las personas solteras tienen vidas más plenas

Esto no es una regla, pero en ciertos casos la soltería puede derivar en un sentido claro de la existencia o, mejor dicho, en cierta plenitud de vida. A diferencia de las personas en una relación, quienes en ocasiones pretenden derivar todas sus necesidades personales y sociales hacia la vida en pareja, los solteros tienden a diversificar, a satisfacer ciertas cosas con sus amigos, otras más con su familia, en el trabajo o en actividades recreativas o filantrópicas.

 

¿Las personas solteras son más felices?

Culturalmente existe cierta tendencia a considerar la soltería como un estado que se debe conjurar, como si se tratase de una maldición y, por lo mismo, creemos que los solteros son personas infelices que por una extraña razón no han sido capaces de alcanzar el ansiado bien de la vida en pareja. Con todo, es muy posible que, como otros espejismos ideológicos, este también sea falso. Así como la vida en pareja no es solución a ningún problema ni la llave maestra para una existencia significativa, así tampoco la soltería, pero al mismo tiempo ni una ni otra son condiciones para no alcanzar dicha plenitud. Es decir, por supuesto que una persona soltera puede ser feliz. ¿Quién no lo sería si se conoce, tiene seguridad en lo que es, se ejercita y ha encontrado la forma de disfrutar su vida presente?

 

En una carta dirigida a Tomás Segovia, Octavio Paz contó su encuentro con Marie-Jose, quien a la postre sería su compañera de vida y a quien pudo amar, según escribió, porque antes había aprendido a estar solo. En cierto sentido, esa es la ganancia mayor de la vida en soltería, y la razón última por la cual las personas solteras pueden ser excelentes parejas.

 

También en Pijama Surf: 

¿Mejor solo que mal acompañado? Las virtudes (y desventajas) de la soltería y la vida en pareja (VIDEO)

Filósofo explica por qué siempre escogemos a la pareja incorrecta

Te podría interesar:

Caminar: la clave para mejorar tu vida laboral

Salud

Por: PijamaSurf - 02/05/2017

Las bondades de una de las actividades más simples reveladas a través de un importante estudio

Puede que la vida sedentaria frente al escritorio a la que actualmente están condenadas millones de personas contribuya como factor decisivo en el desarrollo de varios tipos de enfermedades, pero esta no es una razón para simplemente darse por vencido frente a ello y esperar a que lo inevitable suceda.

Un estudio reciente, auspiciado por varias instituciones entre las que se encuentran la Universidad de Colorado, el Instituto de Desempeño Humano Johnson & Johnson y el Centro de Investigación sobre Obesidad y Nutrición de Colorado, exploró las reacciones físicas y psicológicas de los individuos ante una jornada completa sin ningún tipo de actividad física y las contrastó con las obtenidas a partir de un día laboral con pequeños descansos para caminar.

Empezaron invitando a un grupo de 30 voluntarios, todos trabajadores sedentarios, para que respondieran algunas preguntas y se realizaran estudios para evaluar su salud. Entre otras cosas, se analizó su presión arterial y sus niveles hormonales de estrés. También se les pidió que indicaran en una escala de 1 a 10 qué tan vigorosos o cansados se sentían, su estado anímico y qué tanta hambre o no tenían. Luego jugaron algunos juegos para evaluar su capacidad de respuesta, concentración y decisión.

Después de varias visitas consecutivas a la clínica, simularon una jornada laboral de 6 horas en las que sólo se permitía despegarse del escritorio para ir al baño. Al día siguiente esta misma jornada inició con una caminata de 1/2 hora. En un tercer simulacro, los voluntarios se tomaban 5 minutos de cada hora para caminar en una caminadora.

Al inicio y fin de cada una de las sesiones se les pidió a los voluntarios que respondieran cuestionarios similares a los ya descritos sobre su ánimo, energía, fatiga y apetito. También se extrajo sangre para medir nuevamente sus niveles hormonales de estrés y se repitieron las sesiones de juego.

En casi todas las mediciones el estado de los participantes mejoró, se sentían más enérgicos con la actividad física mínima sin importar si ésta se hacía en una sesión larga antes del trabajo o en pequeños lapsos a lo largo del día.

Sin embargo, en otros factores quedó demostrado que durante las jornadas con pequeños descansos para caminar los trabajadores se sintieron menos fatigados, más vigorosos, felices y su hambre disminuyó considerablemente. Curiosamente, los exámenes cognoscitivos y de estrés se mantuvieron en los mismos niveles sin importar la presencia o ausencia de actividad física.

Prácticamente algo tan sencillo como caminar durante 1/2 hora a diario, ya sea de una sola vez o repartida a lo largo del día, reporta beneficios en el bienestar de aquellos que requieren cumplir con un trabajo sedentario. Un buen propósito para este nuevo año puede ser el de levantarse del escritorio más seguido.