*

Por qué ir al cine es siempre una buena opción para una cita

Arte

Por: pijamasurf - 02/10/2017

¿Hasta dónde nos lleva nuestro deseo de compartir lo que nos gusta y nos asombra?

Para muchos de nosotros es muy común ir al cine acompañados y quizá incluso cabría decir que en pareja. El cine es aún una de esas actividades de entretenimiento que, aunque muchos han vivido desde su invención, no sólo subsiste sino que incluso se realiza más o menos de la misma manera que hace 40 o 100 años. El cine es tan colectivo como antes lo fueron el teatro callejero o incluso la lectura de ciertos libros. Es, aún, algo que se hace con otros, en compañía y a veces en complicidad.

En una entrevista que después se convirtió en videoensayo, el director Richard Linklater sostiene que el gran elemento del cine es el tiempo –su percepción, su control, su manipulación– y es posible que esa sea una primera razón que, intuitivamente, nos hacer proponerle a alguien una ida al cine. Vamos porque sabemos que seremos testigos de algo, que ya no seremos los mismos después las 2 horas que pasemos en la sala, que algo habrá cambiado entre el yo que entró y el yo que terminó de ver la película. Y tal vez queremos constatar con alguien la realidad de ese cambio. Queremos corroborar con alguien que en efecto el tiempo pasó y que quizá no nos dimos cuenta de ello pero hay cambios muy específicos que así lo demuestran, ¿y qué mejor que sea otro quien nos ayude a reconocerlos?

En este sentido, el cine es posiblemente el mejor y más asequible medio de empatía. Si podemos llegar a sentir que nuestro propio tiempo se detiene, entra en una especie de paréntesis en donde suspende su marcha, es sólo porque estamos profundamente interesados en el tiempo de otro, seguimos el tiempo de otros, lo cual es otra forma de decir que seguimos una vida que no es la nuestra. El cine nos enseña a mirarnos en el espejo del otro y sentir como si fueran nuestros su tiempo y su vida. Una vez terminada la película, cuando volvemos a lo que somos y descubrimos que hay alguien más al lado nuestro, ¿no es esa la mejor oportunidad para aplicar lo aprendido?

¿No estamos mejor preparados entonces para mirar al otro como lo que es: una suma compleja de circunstancias que lo llevó hasta ese momento?

Si deseas preservar esa compañía con la cual puedes compartir el gusto por el cine, te sugerimos aprovechar esta oportunidad de mantenerte en contacto con los demás. Sólo haz clic en este enlace para conocer más al respecto.

Te podría interesar:
El cine y la compañía de otra persona suelen ser buen complemento

El cine, casi desde su invención, ha sido por encima de todo una actividad social. Como otras en la historia de la cultura, el cine convoca y reúne, es pretexto para ver a otros y compartir tiempo con ellos. Las afinidades, los gustos compartidos, los intereses y la curiosidad crean lazos que encuentran expresión en el hecho aparentemente simple de ver una película con alguien más.

En este sentido, y porque ahora el universo cinematográfico es prácticamente inabarcable, decidimos hacer una breve selección de siete películas que puedes mirar en siete escenarios distintos de compañía, pues aunque es posible que el cine haya nacido como una actividad comunitaria, la compañía en la que podemos encontrarnos no es siempre la misma.

Por supuesto la lista es perfectible, por lo que te invitamos a completarla con tus sugerencias en nuestras redes sociales o en la sección de comentarios de esta nota.

 

Compañía de amistad

Burn After Reading, Joel y Ethan Coen (2008) - Una comedia inteligente e imprevisible de los hermanos Coen, con un encadenamiento de hechos que recuerda a las del teatro clásico. Una buena oportunidad para compartir y contagiarse de buen humor.

 

Compañía de pareja

Only Lovers Left Alive, Jim Jarmusch (2013) - Una obra maestra de Jarmusch que es también una suerte de homenaje a algunos de los ámbitos más refinados de la cultura occidental, todo ello dentro del marco de una relación de pareja casi eterna, pues involucra a dos vampiros, seres inmortales, como se sabe. ¿Cómo es el amor cuando se sabe que ninguno de los amantes morirá?

 

Compañía de complicidad

Goodfellas, Martin Scorsese (1990) - Un clásico del cine sobre crimen y mafias que ciertos críticos colocan incluso encima de The Godfather (Francis Ford Coppola, 1972). Una buena historia que, desde cierto ángulo, explora los límites de la amistad y la conveniencia.

 

Compañía familiar

Boyhood, Richard Linklater (2014) - Una película que sigue el desarrollo ficticio de un niño real (y otros actores que hacen los papeles de su familia). Linklater filmó durante 11 años a las mismas personas, en distintas etapas de su vida, pero sobre la base de una historia inventada. Sin duda un esfuerzo notable que, por otro lado, da cuenta de todo eso que sucede al interior de una familia y que muchas veces, por ser al mismo tiempo protagonistas y testigos, dejamos de notar.

 

Compañía circunstancial

Django Unchained, Quentin Tarantino (2012) - Si por una extraña casualidad te encuentras en una compañía no esperada, una película de Tarantino puede ser una especie de “zona segura” para hacer transcurrir la posible incomodidad del momento.

 

Compañía de escuela

Whiplash, Damien Chazelle (2014) - Una buena cinta sobre la relación maestro-alumno, importantísima en la vida de algunos y sin duda inevitable para la mayoría. Una película con la cual es posible descifrar y revertir las imposiciones de la educación.

 

Compañía de ti mismo

Jean-Paul Sartre llegó a decir: “Si te sientes solo cuando estás solo, entonces estás en mala compañía”, pues en la vida es imprescindible aprender a estar a solas, es decir, aprender a que nuestra capacidad de disfrute, satisfacción y bienestar surjan y se alimenten de lo que somos y no dependan de estar en compañía de alguien más. Y en esto quizá no puede haber recomendación pues, en esencia, se trata de ver una película afín a tu gusto o tu curiosidad, algo que deseas ver y para lo cual ha llegado el momento. Cine clásico o contemporáneo, una superproducción de Hollywood o una modesta cinta independiente: tú eliges.

 

Si deseas preservar esa compañía con la cual puedes compartir el gusto por el cine, te sugerimos aprovechar esta oportunidad de mantenerte en contacto con los demás. Sólo haz clic en este enlace para conocer más al respecto.