*

X

4 personalidades, 4 formas de cambiar un hábito: ¿cuál se adapta mejor a tu vida?

Buena Vida

Por: Kin Navarro - 02/02/2017

En la carrera por no decepcionar ni decepcionarnos (una vez más), te presentamos algunas herramientas que te ayudarán a transformarte en una nueva persona

¿Cuáles son tus propósitos para este año? Algunos de los más recurrentes son bajar de peso, dejar de fumar, organizar mejor el trabajo, fortalecer la vida familiar, cultivar las amistades. Con apenas 1 mes transcurrido, aún estamos a tiempo para planificar y corregir todos los detalles que se nos han escapado hasta ahora.

Con cada pequeña decisión que tomamos, constituimos nuestro presente y construimos nuestro futuro. Los hábitos son las pequeñas decisiones que forman nuestro estilo de vida. Se dice que a diario repetimos hasta el 40% de las actividades que realizamos, pero es un hecho que una de las cosas más difíciles que hay es cambiar un hábito.

No se trata únicamente de tener la buena intención de realizar un cambio positivo en nuestras vidas o contar con suficiente fuerza de voluntad para sostener ese cambio por largo tiempo y contener nuestro impulso por regresar a lo anterior. Cambiar un hábito también requiere de planeación.

Los consejos para hacerlo abundan: hacer una lista, empezar poco a poco, cambiar de golpe, darnos pequeñas recompensas, hacerlo por la mañana o diario durante 30 días. En fin, cualquiera de estos métodos puede haberle funcionado a algún famoso o a alguien cercano a nosotros, pero esto no significa que necesariamente funcionará para todos.

 

 

De acuerdo con Gretchen Rubin, autora de Better Than Before, para cambiar nuestros hábitos antes debemos comprender cómo manejamos las expectativas, las sociales o exteriores y las propias o interiores. La investigadora ha dividido a las personas en cuatro grupos según este criterio:

El primero es el de las personas que buscan satisfacer ambos enfoques, expectativas ajenas y propias. Este grupo, el de los llamados sostenedores, tiende a conseguir con facilidad sus metas en cuanto a cambio de hábitos de refiere.

El segundo, los llamados cuestionadores, ponen en duda toda expectativa externa y sólo las aceptan si encuentran una justificación que los convenza para sostener un hábito.

El tercero, los obligados, tienden a comportarse más en función a lo que se espera de ellos socialmente pero tienen problemas para comprender lo que ellos mismos esperan. Para generar un nuevo hábito necesitan sentir responsabilidad para con otros.

El cuarto es el de los rebeldes, que se resisten a toda expectativa, ya sea propia o ajena; quieren hacer las cosas a su manera y para construir nuevos hábitos necesitan sentir libertad para escoger.

En esta página puedes hacer un cuestionario que te indicará qué tipo de persona eres al momento de formar hábitos.

 

 

Al conocer nuestra relación con lo que esperamos al cambiar nuestra vida, podemos enfocar mejor esta lucha por convertirnos en quienes queremos ser. Rubin considera que hay formas sencillas de evitar quedar a medio camino.

Hacer que el éxito sea fácil y el fracaso difícil al planear nuestras actividades y modificar nuestro entorno puede ayudar. ¿Quieres comer sanamente? Compra comida saludable desde antes, esconde la comida chatarra en tu casa, o mejor aún, aléjate de lugares en los que sabes que la habrá.

¿Cambiaste de trabajo, escuela, casa o pareja? Mejor aún, nuevos entornos y relaciones son una excelente oportunidad para ser esa nueva persona que siempre has querido ser.

Intenta monitorear tus hábitos: cuántos cigarros, cuántas cervezas, cuánta comida. Contabiliza el número de ocasiones en que recaes o sientes impulsos por volver al hábito que deseas cambiar. También mantén presente otras ocasiones en las que has cambiado, qué cosas te facilitaron ese cambio, qué te ayuda al cambio, cómo lo hiciste, cuánto tiempo te llevo. No repitas métodos que no funcionaron en el pasado, intenta deshacerte de todo lo que te sobra. Es sencillo cambiar tus hábitos cuando lo haces de acuerdo a ti. Somos nuestros propios arquitectos.

La felicidad como perfección es ilusoria; sin embargo, existen hábitos que mejorarán tu estado de ánimo cada día

Quizá el concepto de felicidad sea uno de los más gastados de la época; se promueve por todos lados y su definición, sin embargo, es algo ambigua. De hecho, antiguas civilizaciones como la mexica creían que en este mundo existen prácticas para vivir mejor, aunque la felicidad como un estado perenne de bienestar más bien fue atribuida a una cualidad inalcanzable.

En este sentido, es posible acceder a ciertos estados que mejoren nuestra calidad de vida, siempre teniendo en mente que la aventura por este mundo estará formada de obstáculos por vencer. Hoy la ciencia nos ha revelado cómo la meditación, por ejemplo, nos ayuda a tener una mirada menos apegada de lo mundano y nos ayuda a autoconocernos mejor para, con cierta distancia, evitar caer en emociones negativas.

También tenemos la naturaleza, de la cuál somos parte y nos ayuda a tomar cierta distancia del yo. Siempre podemos adaptar medidas para estar mejor en este mundo. Hoy te compartimos algunos consejos para llevar una vida de mayor bienestar:

 

Ten contacto y relaciones significativas con las personas que amas

Parece que el mundo en que vivimos dictara que el éxito, la “diosa bastarda” referida por D. H. Lawrence, es el que da sentido. Lo tramposo es que este éxito promovido tanto por la publicidad como por otros propulsores culturales está basado en el yo. Curiosamente, lo que nos da más felicidad a largo plazo no es la exposición, el reconocimiento o el dinero, sino las buenas relaciones afectivas; compartir la vida con los demás nos hace felices.

 

Medita

Esta antiquísima práctica es uno de los métodos más efectivos para sanar traumas. Cuando meditas comienzan a aflorar situaciones que no habías hecho conscientes; además, en esa aparente no actividad, se activan todas las áreas de tu cerebro y estás más alerta que nunca. También se ha comprobado que increíblemente la meditación modifica ciertas zonas cerebrales asociadas a un mayor bienestar.

 

Actividad física

Las personas que no hacen alguna actividad física tienden a tener emociones menos positivas que las que sí lo hacen. La actividad física libera dopamina, relacionada con el área de recompensa de tu cerebro. Cada que culminas un ejercicio psicológicamente has conseguido una pequeña meta, y una que sabes que te hace bien. Un estudio publicado en Journal of Sport & Exercise Psychology That concluyó que incluso los pacientes diagnosticados clínicamente con depresión mejoran su estado de ánimo a través de la actividad física. Haz caminatas o algún otro ejercicio cuando menos 3 veces por semana.

 

Practica la compasión

En esta cultura individualista del culto al narcisismo la paradoja es que las personas que sufren depresión están altamente concentradas en el yo, al menos durante esta etapa. Contrariamente, se comprobó que el monje budista que para la neurociencia ganó el apodo de “el hombre más feliz del mundo”, Matthieu Ricard, emitió las ondas gamma más numerosas (asociadas por los científicos a un mayor bienestar) cuando practicaba una meditación de compasión.

 

Escribe sobre tus experiencias

Si cuando leemos escuchamos una voz interior, cuando escribimos sucede lo mismo, y se trata de nuestra propia voz. Escribir sobre lo que vives, tanto lo que consideras negativo como lo positivo, es un ejercicio que te ayuda a ver tu propia vida con distancia. De algún modo mejoras la comunicación contigo mismo, y ello es una poderosa herramienta en el mundo exterior.