*

X

"Elige la vida": la versión actualizada del irónico monólogo de 'Trainspotting'

Arte

Por: pijamasurf - 02/04/2017

El monólogo que hizo a Renton un personaje emblemático de toda una forma de sentirse de una generación intenta volver a captar el Zeitgeist

En 1996 Trainspotting, en la voz de su protagonista Renton, la pegó con este monólogo:

Elige la vida. Elige un empleo. Elige una carrera. Elige una familia. Elige un televisor grande que te cagas. Elige lavadoras, coches, equipos de compact disc y abrelatas eléctricos. Elige la salud, colesterol bajo y seguros dentales. Elige pagar hipotecas a interés fijo. Elige un piso piloto. Elige a tus amigos. Elige ropa deportiva y maletas a juego. Elige pagar a plazos un traje de marca en una amplia gama de putos tejidos. Elige bricolaje y preguntarte quién coño eres los domingos por la mañana. Elige sentarte en el sofá a ver teleconcursos que embotan la mente y aplastan el espíritu mientras llenas tu boca de puta comida basura. Elige pudrirte de viejo cagándote y meándote encima en un asilo miserable, siendo una carga para los niñatos egoístas y hechos polvo que has engendrado para reemplazarte. Elige tu futuro. Elige la vida... ¿pero por qué iba yo a querer hacer algo así? Yo elegí no elegir la vida: yo elegí otra cosa. ¿Y las razones? No hay razones. ¿Quién necesita razones cuando tienes heroína?

Para muchos jóvenes este discurso capturó la sensación del Zeitgeist del momento, un irónico despertar del sueño falaz del capitalismo y el consumismo; preferir no participar en esta farsa de opción múltiple.

La versión actualizada para la película Trainspotting, que un crítico de The Guardian considera un tanto patética, dice:

Elige la vida. Elige Facebook, Twitter, Instagram y reza por que a alguien, en alguna parte, le importe... Elige desenterrar viejas relaciones, deseando que las cosas hubieran sido diferentes. Elige ver cómo la historia se repite. Elige tu futuro. Elige el reality TV, tildar de putas, porno de revancha. Elige un contrato de cero horas, un viaje al trabajo de 2 horas... y elige lo mismo para tus hijos, sólo que peor, y ahoga el dolor con una dosis desconocida de una droga desconocida hecha en la cocina de un desconocido. Y luego... intenta respirar profundamente... Eres un adicto, así que sé adicto. Sólo sé adicto a algo más. Elige a los que quieres. Elige tu futuro. Elige la vida.

Y sí, tiene razón el crítico de The Guardian: los creadores de Trainspotting 2 debieron haber "elegido" no repetir este monólogo, aunque éste al menos refleja bien el fastidio y la sequedad creativa de una crisis de madurez. Quizá les pasó (como señala uno de los personajes de la película original sobre Iggy Pop) que "lo tuvo pero lo perdió". La vida a los 46 no es como a los 25. Suele ser una versión de más baja calidad, un tanto pixeleada, especialmente cuando quemaste tus mejores cartuchos (y tus neuronas) en la juventud, persiguiendo los thrills del momento como si no hubiera mañana. Quizá este discurso simplemente es un reflejo de la progresiva estupefacción de nuestra sociedad, ya sea que consumamos drogas como el crack o la heroína o Facebook e Instagram. 

El puente del corazón entre el sueño paradójico y el desincronizado: reflexión de la cinta “Cementerio de esplendor” (Apichatpong Weerasethakul, 2016)

Arte

Por: Psicanzuelo - 02/04/2017

Un relato lúcido sobre las conexiones entre estar dormido y estar despierto; por medio de la empatía humana se puede acceder a reinos ancestrales y mejorar la calidad de vida del lado de la naturaleza

Agraciadamente con su más reciente filme, Apichatpong Weerasethakul regresa a esa manera de hacer cine que había dejado después de filmar Síndromes y un siglo (2006), cuando optó por el espectáculo grandilocuente del que está construido El tío Boonemee que recuerda sus vidas pasadas (2010), curiosamente su más popular y exitosa cinta. Me parece que el cineasta tailandés finalmente encuentra un equilibrio entre su carrera de artista visual, para lo que también es genial, y la de cineasta purista y sencillo que no deja de recordar al maestro Ozu desde sus inicios. Con Blissfully Yours (2002) (que sería difícil de explicar en cuanto a trama, o quizás demasiado fácil: un picnic romántico en la selva a dos pistas; en una de ellas, una pareja joven de trabajadores y en otra dos personas de más edad) se trataban problemas de inmigración, identidad, y económicos de la clase trabajadora, pero nunca de forma directa; la cinta es un poema de sensaciones que acerca al hombre a la naturaleza, el sonar de un río, de las hojas de los arboles, aparentemente en tiempo real. Pero quizás esa sencillez viene de antes, del primer ejercicio fílmico del autor, que era una narración fantástica armada como juego de cadáver exquisito con distintos individuos miembros de distintas comunidades en el campo de Tailandia: Objeto misterioso al mediodía (2000). Esta cinta era un documental sobre la ficción/fantasía, sobre la capacidad de inventar, pues por medio de las historias contadas se va abriendo una explicación de lo que sucede con cada individuo. Es a este inicio a lo que se refiere bastante la nueva obra de Weerasethakul: inventar historias para curar pero concebir la trama para entender lo que hay detrás de lo que hacemos, para explicarnos de alguna forma la vida y poder ordenarla para después redirigirnos a donde en realidad debemos de ir. Pensar en el sistema de reencarnaciones que son tan familiares para los orientales religiosamente tiene mucho que ver con encontrar una lógica de vida que rebase nuestros sueños egoístas: mirar la gran película, el panorama general del espíritu.

En Cementerio de esplendor (Weerasethakul, 2015), Jen (Jenjira Pongpas) es voluntaria que cuida soldados dormidos que se alojan en una escuela fuera de uso por obras, semejando un pequeño hospital. En especial desarrolla una relación con Itt (Banlop Lomnoi), que cuando no está dormido es un buen compañero de pláticas y paseos. El trabajo de Jen es excepcional, logra no sólo comunicar los conflictos externos e internos del personaje sino que puede vivir lo que se dice en un nivel subcutáneo de la película, que más bien medita sobre las formas de control, sobre el laberinto de ilusiones en un sentido búdico del cual está construido el mundo tecnológico actual, sobre la soledad y el cambio de cuerpos que vive el alma. La actriz Jenjira Pongpas es un elemento necesario para el cine del autor tailandés; pareciera que es su álter ego, intentando proteger su creación y a sus habitantes.

El trabajo del director de fotografía mexicano Diego García (Toro de neón) es sobrio y preciso, no busca brillar ostentosamente y hace que la propuesta de Weerasethakul aterrice adecuadamente. Parece que se siguen las indicaciones que André Bazin hiciera a mediados del siglo pasado apoyándose en la obra de Orson Welles y Jean Renoir, entre otros: un cine objetivo en plano general que no dirigiera la mirada del espectador, brindándole una ansiada libertad en la pantalla (poder mirar adonde él quiera, sin obligarlo a mirar por un corte cerrado). La cámara del Cementerio de esplendor está fija, casi no se mueve, con planos largos de duración y encuadres que no buscan una formalidad estética sino que tratan de romper la película y que el espectador se pueda sumergir como un observador de una realidad distante, y quizás no tan distante, en esas tomas lejanas que no tienen una sola protección, ni siquiera en planos medios.

Resulta que debajo de los soldados dormitando hay un valle con príncipes y guerreros enterrados, donde alguna vez hubo una ciudad con palacios hace muchos siglos; parece ser que los soldados vuelven a darle energía a estos seres que se intentan manifestar en nuestro mundo. Weerasethakul hace la formula psíquica exacta y contrapone a una médium espiritual psíquica que puede entrar a los sueños de los soldados con un trabajo exploratorio físico de Jen; deambulando juntas pueden presenciar lo que se encuentra en otras dimensiones y a lo que de una u otra manera se puede acceder en el mundo físico por medio del corazón.

 

Twitter del autor: @psicanzuelo