*

X

Razones para cambiar la frecuencia vibracional de la música que escuchas

Ciencia

Por: pijamasurf - 02/13/2017

La frecuencia sónica es capaz de afectar positiva o negativamente al individuo en su estado vibracional incluso en la conciencia

En su momento, el increíble inventor y científico Nikola Tesla concluyó que para conocer los secretos del universo era indispensable “pensar en términos de energía, frecuencia y vibración”, es decir, sin importar cuál sea el origen de la materia se trata de una mezcla de energía perceptible para cada uno de los sentidos y capaz de influenciar las frecuencias vibracionales de las personas. 

 

De acuerdo con principios básicos de la ciencia Cymatics y la memoria del agua, las frecuencias afectan frecuencias. Se ha demostrado que la frecuencia del sonido puede moverse a través del agua, la arena o la tierra: es como si alterara directamente las vibraciones de la materia, incluyendo posiblemente el cuerpo. 

 

Inclusive, el doctor Masaru Emoto ha demostrado con sus estudios alternativos que las intenciones simples a través del sonido, emociones y pensamientos pueden moldear dramáticamente la manera en que el agua se cristaliza. En otras palabras, cada expresión a través del sonido tiene una frecuencia que influye en todo su alrededor. 

 

 

Al seguir la lógica de que el cuerpo es 70% agua, la frecuencia sónica es capaz de afectar positiva o negativamente al individuo mismo en su estado vibracional. Entonces, en la naturaleza vibratoria del universo es posible generar efectos positivos o negativos en la conciencia humana. De hecho, algunas teorías –no probadas científicamente– sugieren que el régimen nazi estuvo a favor de determinar cuál es el rango de frecuencia para reducir el miedo y la agresión, y su conclusión fue A=432Hz. Curiosamente, este número ha sido una constante en los patrones matemáticos del universo: se trata del momento en que el universo unifica las propiedades de la luz, el tiempo, el espacio, la materia, la gravedad y el magnetismo con la biología, el ADN y la conciencia. Esto significa que este es el momento en el que nuestros átomos y el ADN empiezan a resonar en armonía con un patrón espiral de la naturaleza, magnificando la sensación de unicidad y conexión. Asimismo, el número 432 refleja también el radio del Sol, la Tierra y la Luna, la precesión de los equinoccios, la Gran Pirámide de Egipto,  Stonehenge y el Sri Yantra, entre otros lugares sitios sagrados. 

 

En palabras de Brian T. Collins, compositor, productor y líder mundial de Celestial Meditation Music, “algunos de los tonos parciales armónicos de A=432Hz 12T5 parecen alinearse con los patrones naturales y también con la resonancia de solitones”. Para él, los solitones necesitan un rango específico para formar una densidad desde el micro hasta el macrocosmos, es decir que se encuentran no sólo en los mecanismos acuíferos sino también en un respiro ion-acústico entre electrones y protones. 

 

De alguna manera, esta frecuencia se relaciona con los centros energéticos más importantes asociados, sorprendentemente, con cada uno de los chakras. Esto significa que los chakras están conectados con los siete rayos del espectro solar, por lo que las notas y las frecuencias terminan siendo las mismas al punto A432Hz, lo cual lo convierte en un punto cósmico. Se trata entonces de una frecuencia armoniosa y hermosa que alcanza el cuerpo, las emociones y el espíritu. 

 

Basta pensar un poco la diferencia entre A432 y A440Hz para notar la distinción en las sensaciones y eventualmente en las creencias y actitudes sobre la vida, e incluso hasta en la reducción de emociones negativas reguladas por la agresión, el estrés o el ego. A continuación compartimos algunas composiciones a A432Hz. 

 

 

 

Sobre 'Aerosol' y el cine con voluntad transformadora

Arte

Por: Lalo Ortega - 02/13/2017

Grafiti, pandillas, baile: "Aerosol" es una exploración de ciertos submundos de la sociedad mexicana actual

El cine es ese espacio de nuestra cultura que ofrece la posibilidad de transformar aquello que está ligado a nuestros deseos y a nuestra manera de desear.
Lauro Zavala

Para “Tren” y “Drama”, personajes reales que inspiran a los protagonistas homónimos de la cinta Aerosol, el grafiti y el baile suponían su escape del crimen de pandillas, cuando vivían en los barrios marginados mexicanos. La ópera prima de Mauricio de Aguinaco pretende cumplir este mismo rol del arte como escapatoria para el público joven, con una historia sobre los peligros del ambiente de pandillas.

Puede que no sea exitosa en comunicar ese mensaje efectivamente, pero para su director, quien ha sido testigo de dicho estilo de vida al sur y al norte de la frontera con Estados Unidos, resulta primordial llevar Aerosol a un público tan amplio como sea posible. La película forma parte de la iniciativa #MásCineMexicano del Cine Tonalá, que busca impulsar a las producciones nacionales con proyecciones especiales.

De Aguinaco lamenta que, en tiempos recientes, las películas mexicanas de mayor recaudación en taquilla parecen ser también las menos comprometidas con enviar un mensaje relevante a la sociedad. Nótese que, de acuerdo con el estudio preliminar de la Cámara Nacional de la Industria Cinematográfica (CANACINE), las tres cintas nacionales más taquilleras de 2016 fueron comedias de risa fácil. Además, a pesar de que México permanece como el cuarto país con mayor asistencia a salas de cine, ninguna producción doméstica quedó cerca del top 10 de taquilla.

En otras palabras: los mexicanos casi no consumen cine mexicano.

Ya en el último Anuario Estadístico de Cine Mexicano del Instituto Mexicano de Cinematografía (IMCINE) se observan algunas de las causas. Por un lado, casi la mitad de las películas nacionales son estrenadas con menos de 100 copias, lo que limita mucho su distribución. Por otro, para De Aguinaco, las producciones actuales no son necesariamente atractivas para los jóvenes, y a esto responde la estética de su película.

Aerosol se arriesga con un estilo visual en el que el arte urbano es parte fundamental de la identidad del protagonista y su ciudad. Aunado a esto, hay secuencias con texturas de páginas de historietas, y los golpes en las peleas son enfatizados mediante onomatopeyas. Del mismo modo que Nuk intenta rescatar del crimen a su hermano menor, Tren, atrayéndolo a desarrollar su talento artístico, la propuesta estética de la película busca identificarse con la cultura de su público potencial.

La cinta no es precisamente exitosa en ese propósito: los súbitos saltos en estilo visual, de hecho, distraen más de lo que logran aterrizar a esta película de actuaciones, guión y mezcla de audio mejorables. Sin embargo, hay que rescatar que esté alineada a dotar al cine de una voluntad transformadora, más allá del mero entretenimiento.

Puede debatirse si corresponde o no al cine adoptar este rol de manera activa. Pero si, como escribe Zavala, éste tiene el poder de reafirmar valores, identidades, y formas de ver el mundo, habrá que brindar más espacios de exhibición a las propuestas que quieran comunicar que, para la juventud, sí existe una salida.

 

Twitter del autor: @Lalo_OrtegaRios