*

X

Recorridos virtuales por las grandes ciudades de la Antigüedad (VIDEO)

Sociedad

Por: PIJama Surf - 02/27/2017

Cuando las tecnologías de vanguardia se asocian al conocimiento de la historia ocurren cosas increíbles

La realidad virtual (VR) es una tecnología que si bien cada vez tenemos más cerca, aún falta por realmente explotar. Sin embargo, una nueva era de realidad virtual está ya muy próxima, y su influencia en nuestra experiencia vital será mayor de lo que la mayoría imaginamos. La simple posibilidad de sumergirnos literalmente en situaciones, épocas o lugares que de otra manera nos son inaccesibles y que, con un poco de perfeccionamiento, estos entornos o vivencias logren tal nitidez que engañen a nuestros sentidos y nuestra mente, tiene un potencial descomunal. 

En el campo de la educación, la realidad virtual tiene mucho que aportar. Tomemos por ejemplo la historia, una rama que por definición trata hechos distantes, o por lo menos ajenos, a nuestra temporalidad. Con un poco de VR la gente podrá no sólo estudiar la historia sino vivirla, "presenciar" sucesos históricos y viajar en el tiempo.

A propósito de esto, diversas compañías alrededor del mundo (entre ellas Hiverlab y Lithodomos) están abocadas a diseñar tours de realidad virtual a, por ejemplo, la antigua Roma, una iglesia medieval en Chipre o para visitar el Domus Aurea construido por Nerón en el siglo I. Y mientras termina de consolidare esta tendencia y se nos abre la puerta a viajar visualmente a otras épocas de la historia, ya podemos disfrutar de la visita que Lithodomos VR creó de la antigua Jerusalén:

 

Esto sucede cuando una ilustradora retrata a la mujer actual viviendo con sus demonios (IMÁGENES)

Sociedad

Por: PijamaSurf - 02/27/2017

Hay mujeres que logran combatir esta distorsión, dándose cuenta y dando a notar la comodidad que inunda el tejido adiposo, vello corporal, soltería e inteligencia

Cuando la mujer actual llega a su departamento de soltera y empieza a prepararse la cena, a desmaquillarse y se sienta frente a la computadora o la televisión para descansar un poco de la realidad, se aleja paulatinamente de la imagen esperada de la mujer escultórica en lencería, eternamente maquillada y posando al aire hasta el cansancio. 

 

Estas dos imágenes de alguna manera disocian la percepción general de la mujer y se deja de saber qué es realidad sobre este mítico personaje, es decir que una persona que convive con una mujer tiene la expectativa de que se comporte y piense de una forma más pasiva, provocando que ella se sienta no sólo insegura sino también con miedo si se aleja un poco del estereotipo en el que se le encierra. 

 

Afortunadamente hay mujeres que logran combatir esta distorsión, dándose cuenta y dando a notar la comodidad que inunda el tejido adiposo, vello corporal, soltería e inteligencia. Un ejemplo de esta lucha es el de Polly Nor, una creativa ilustradora que pinta a las mujeres como demonios cuyos objetivos son la comodidad ancha de la mujer en sus pieles de Satán y, claro, la caída del hombre por medio de la tentación. De alguna forma, estos demonios de la mujer la hacen partícipe de un amor propio que ni la sociedad, ni una pareja o amigos, son capaces de dar. 

 

A continuación te compartimos unas imágenes de Where The Wild Things Are, en donde los humanos se convierten en un monstruo dentro de un mundo mágico enfocado en la comodidad y la autocomplacencia: