*

X

“Si no puedo bailar tu revolución no me interesa”: The Radio Dept. en México

Arte

Por: Jaen Madrid - 02/20/2017

La banda sueca más aclamada en la historia del dream pop regresa a México con un álbum enteramente subversivo

A la par que nos disolvemos entre tanta data en Internet, que bien puede ser basura o cura, cosas realmente inconcebibles pasan allá afuera. Ejemplo claro es el brote de fascistas que, advierte la banda The Radio Dept., está adquiriendo cada vez más devotos en su natal Suecia. 

 

The Radio Dept. es una de esas bandas multifacéticas que no se escuchan mucho hoy en día. Pueden sonar tanto a los Pet Shop Boys como a Cocteau Twins. O incluso recordarte bandas como Slowdive, cuya nostalgia se vio interferida por hermosas melodías electrónicas (y hasta cierto punto anarquistas), en una época donde las guitarras con delay imperaban en la música. Sin embargo, se trata de un proyecto que no deja de lado el poder que posee como autor musical. 

 

Hoy sus integrantes, Johan Duncanson y Martin Larsson, se vuelcan a un LP cuya filosofía es clara: a esta época le hace falta hacer revolución mediante música. 

 

The Radio Dept. es un proyecto concebido en 1995 y descubierto por la revista Sonic años más tarde. Su fama llegó a la notoriedad gracias a Sofia Coppola, quien los incluyó en el soundtrack de su filme Marie Antoinette, de manera que estamos ante una banda que se ha ganado su posición a todas luces, y lo ha hecho con particular elegancia. Por ejemplo: se sabe que Duncanson y compañía dedican una buena parte del dinero de sus giras a patrocinar conciertos en países poco accesibles, donde no pueden pagar por escuchar a bandas como la suya. O que en su más reciente álbum, Running Out of Love, desmantelan el cinismo político de nuestra época.

 

 

Precisamente con este álbum The Radio Dept. le canta al fascismo, el cual, señalan, está adquiriendo cada vez más devotos en su natal Suecia. Canciones como su hermosa “Swedish Guns" o la épica “Sloboda Narodu" –“Libertad a la gente”, que resulta ser una canción croata de posguerra– así lo enuncian. 

 

El próximo jueves 23 de febrero, The Radio Dept. dará un concierto en la Ciudad de México, en el SALA Corona, como parte de su agenda musical de Sicario Music –por cierto, hasta ahora la única plataforma que se ha dado a la tarea de traerlos. 

 

 

“If i can't dance i don't want to be part of your revolution”, advirtió alguna vez la anarquista Emma Goldman. Los suecos de The Radio Dept. adoptan esta filosofía. Y a pesar de los claros ejemplos que los sitúan como una banda de dream pop o shoegaze, no dejan de coquetearle a los samplers y recordarnos que la música se hizo para bailar, pero también para estar en contra del paradigma de época universalmente aceptado cuando así se requiere. 

 

 

 

Más información del concierto en el evento de Facebook.

 

Boletos

Sobre 'Aerosol' y el cine con voluntad transformadora

Arte

Por: Lalo Ortega - 02/20/2017

Grafiti, pandillas, baile: "Aerosol" es una exploración de ciertos submundos de la sociedad mexicana actual

El cine es ese espacio de nuestra cultura que ofrece la posibilidad de transformar aquello que está ligado a nuestros deseos y a nuestra manera de desear.
Lauro Zavala

Para “Tren” y “Drama”, personajes reales que inspiran a los protagonistas homónimos de la cinta Aerosol, el grafiti y el baile suponían su escape del crimen de pandillas, cuando vivían en los barrios marginados mexicanos. La ópera prima de Mauricio de Aguinaco pretende cumplir este mismo rol del arte como escapatoria para el público joven, con una historia sobre los peligros del ambiente de pandillas.

Puede que no sea exitosa en comunicar ese mensaje efectivamente, pero para su director, quien ha sido testigo de dicho estilo de vida al sur y al norte de la frontera con Estados Unidos, resulta primordial llevar Aerosol a un público tan amplio como sea posible. La película forma parte de la iniciativa #MásCineMexicano del Cine Tonalá, que busca impulsar a las producciones nacionales con proyecciones especiales.

De Aguinaco lamenta que, en tiempos recientes, las películas mexicanas de mayor recaudación en taquilla parecen ser también las menos comprometidas con enviar un mensaje relevante a la sociedad. Nótese que, de acuerdo con el estudio preliminar de la Cámara Nacional de la Industria Cinematográfica (CANACINE), las tres cintas nacionales más taquilleras de 2016 fueron comedias de risa fácil. Además, a pesar de que México permanece como el cuarto país con mayor asistencia a salas de cine, ninguna producción doméstica quedó cerca del top 10 de taquilla.

En otras palabras: los mexicanos casi no consumen cine mexicano.

Ya en el último Anuario Estadístico de Cine Mexicano del Instituto Mexicano de Cinematografía (IMCINE) se observan algunas de las causas. Por un lado, casi la mitad de las películas nacionales son estrenadas con menos de 100 copias, lo que limita mucho su distribución. Por otro, para De Aguinaco, las producciones actuales no son necesariamente atractivas para los jóvenes, y a esto responde la estética de su película.

Aerosol se arriesga con un estilo visual en el que el arte urbano es parte fundamental de la identidad del protagonista y su ciudad. Aunado a esto, hay secuencias con texturas de páginas de historietas, y los golpes en las peleas son enfatizados mediante onomatopeyas. Del mismo modo que Nuk intenta rescatar del crimen a su hermano menor, Tren, atrayéndolo a desarrollar su talento artístico, la propuesta estética de la película busca identificarse con la cultura de su público potencial.

La cinta no es precisamente exitosa en ese propósito: los súbitos saltos en estilo visual, de hecho, distraen más de lo que logran aterrizar a esta película de actuaciones, guión y mezcla de audio mejorables. Sin embargo, hay que rescatar que esté alineada a dotar al cine de una voluntad transformadora, más allá del mero entretenimiento.

Puede debatirse si corresponde o no al cine adoptar este rol de manera activa. Pero si, como escribe Zavala, éste tiene el poder de reafirmar valores, identidades, y formas de ver el mundo, habrá que brindar más espacios de exhibición a las propuestas que quieran comunicar que, para la juventud, sí existe una salida.

 

Twitter del autor: @Lalo_OrtegaRios