*

X

5 horas, 92 canciones: la playlist de las películas hechas por Quentin Tarantino

Arte

Por: pijamasurf - 03/09/2017

El emblemático universo musical de Tarantino en una sola playlist

La música es compañera indisociable del cine. No siempre, eso es cierto, y si hacemos caso a Tony Zhou, editor independiente cuyo canal para aprender a ver cine hemos reseñado en Pijama Surf, la música en las películas no sólo es cada vez menos relevante sino, tristemente, también es cada vez más homogénea, según explica en este video:

Con todo, ciertos directores conservan aún esa tradición de hacer de la música un recurso cinematográfico, una herramienta más en esa comunicación delicada, creativa y sorprendente que ocurre cuando asistimos a una película. Si además pasa que el artífice de la cinta es un melómano consumado, la coincidencia es notable, pues a una buena película usualmente se suma un buen soundtrack.

Tal es el caso de Quentin Tarantino, quien un poco como Stanley Kubrick o Woody Allen (guardada toda proporción), ha hecho de la música empleada en sus películas parte de su sello como director. Por ejemplo, basta escuchar las primeras notas de “Miserlou”, el emblemático surf de Pulp Fiction (1994), para pensar de inmediato en John Travolta y Uma Thurman.

A manera de curiosidad o de homenaje compartimos ahora esta playlist de 92 canciones, casi 5 horas, que compila ese compacto universo musical seleccionado por Tarantino para sus filmes.

Una compañía que, quizá no por casualidad, invita a cierta irreverencia, cierto atrevimiento, cierta forma de vivir la vida más cerca de sus márgenes, donde ocurre realmente lo memorable o lo inesperado.

¿"La La Land" te pareció muy ingenua? ¿Qué tal si la hubiera dirigido David Lynch? (VIDEO)

Arte

Por: pijamasurf - 03/09/2017

¿Es posible llevar el estilo sombrío y confuso de Lynch al territorio colorido de "La La Land"?

Entre los éxitos cinematográficos más recientes, el neomusical La La Land (Damien Chazelle, 2016) es posiblemente el que más ha llamado la atención y, sobre todo, sobre el cual se ciernen las opiniones más divididas, pues mientras que unos lo consideran un filme notable en prácticamente todos los rubros que hacen una buena película, para otros no es más que un pastiche ingenuo y hecho a la medida para cosechar triunfos.

Y podría decirse que así pasa, en general, con todo aquello que conquista a las multitudes. Muchas veces una obra creativa puede oscilar entre el arte auténtico y el producto cuidadosamente diseñado, entre la originalidad y la fórmula, la disrupción o la preservación.

¿Pero y qué si fuera de otro modo? ¿Podría La La Land contener el germen de una obra aún mayor? ¿Una pieza modesta o mediocre puede convertirse en una obra maestra?

En parte ésas son las preguntas que podrían hacerse a propósito del video que ahora compartimos: una reinterpretación de dicha película pero bajo el estilo inconfundible de David Lynch, autor, como sabemos, de películas sombrías y confusas e incuestionablemente originales.

El cruce, sin duda, es por lo menos inesperado, pues no parece sencillo imaginar La La Land convertida en algo como Blue Velvet.

¿O sí?