*

X

Coinciden Martin Scorsese y Ridley Scott: el cine está muerto

Arte

Por: pijamasurf - 03/05/2017

Scorsese y Scott critican el cine actual, en el cual hay pocas buenas historias y la mayoría de las películas se parecen a un parque de atracciones

Martin Scorsese y Ridley Scott son dos de los directores más reconocidos de una generación que todavía hacía películas de alta factura estética con el apoyo de los grandes estudios, algo que ahora está prácticamente en extinción. 

Scorsese dijo en una reciente entrevista: "El cine ya no existe. El cine con el que crecí y el cual sigo haciendo, ya no existe". El director explica más detalladamente esto:

Los cines siempre estarán ahí para una experiencia comunal, no hay duda de ello. Pero, ¿qué tipo de experiencia será? ¿Será siempre ir a ver una película de parque de atracciones? Sueno como un hombre viejo, que lo soy. La pantalla grande para nosotros en los 50 era ver westerns como Lawrence de Arabia y de ahí la experiencia especial de 2001: Odisea en el espacio, en 1968. O la experiencia de ver Vertigo y The Searchers en VistaVision.

Scorsese cree que el cine ha perdido importancia con la proliferación de imágenes en las pantallas de los gadgets y critica la sobredependencia de los actuales directores a la tecnología.

Por su parte, Ridley Scott dijo en otra entrevista: "El cine mayormente es de mala calidad". Scott culpa a las películas de superhéroes y las malas historias. En el 2015, por ejemplo, sólo dos historias originales estuvieron entre las 10 películas más vistas del año (una de ellas fue The Martian, de Scott); todas las demás fueron franquicias ya establecidas.

¿Qué piensan?, ¿se trata solamente de la visión de dos viejos que siempre pensarán que el pasado fue mejor, o realmente estamos en una época de decadencia cultural? Lo que es indudable es que el cine que domina las carteleras en la mayoría de los países es un cine extremadamente comercial, sensacionalista incluso, lleno de persecuciones, animación por computadora, clichés y poca sustancia. Seguramente el buen cine sigue existiendo, pero el espectador debe hacer un esfuerzo grande para encontrarlo, de otra manera simplemente no llega a él.

Este podría ser el único registro en video de Marcel Proust, el mayor novelista francés del siglo XX

Arte

Por: PijamaSurf - 03/05/2017

En el video se ve a Proust bajando las escaleras en la boda de su amigo Armand de Guiche

Considerado como uno de los autores más importantes de la literatura universal del siglo XX, Marcel Proust es actualmente un punto de referencia en el campo de la filosofía, la teoría del arte y la literatura. Con su obra maestra À la recherche du temps perdu (1913-1927) se dio voz mediante recursos poéticos y reflexivos a aquel vacío en el que su generación se agobiaba, el de un sentimiento del fracaso y la néantie de la existencia. 

Sus obras se basaron principalmente en los sentimientos complejos (el del amor y los celos, el de la condición existencial y la subjetividad esencial, la impotencia ante el tiempo y la memoria) y en los vínculos afectivos en distintos ámbitos o esferas sociales, como la familia y los amigos, la ciudad y el pueblo, los salones burgueses y los aristocráticos. 

De alguna manera él se encargó de retratar la decadencia de la nobleza francesa de finales del siglo XIX y principios del XX con una puerta hacia la riqueza imaginativa. Sus obras son, en otras palabras, un espejo de esta sociedad que, a lo largo de su transformación, se veía así misma ahogada en la distimia sin esforzarse por salir de ese malestar. 

Con tanta información sobre el autor, la imaginación curiosea sobre cómo era este personaje con tal sensibilidad sociológica. Si bien existen retratos y pocas fotografías, hasta el momento no se sabe cómo se movía, cuál era su aroma o qué sonidos recuerdan su voz. Pero en la última edición de la revista francesa Revue d’études proustiennes, el profesor Jean-Pierre Sirois-Trahan anunció un cortometraje grabado el 14 de noviembre de 1904 cuyo protagonista es Marcel Proust. En el video se ve a Proust bajando las escaleras,  vestido con humildad y casualidad (en gris y no negro, como la etiqueta demandaba en su época), en la boda de su amigo Armand de Guiche.

Te compartimos a continuación el video en el que se refleja, aunque sea con un chispazo, el misterioso pasado: