*

X

Descubren un hoyo de conejo que conduce a cueva templaria de 700 años

AlterCultura

Por: pijamasurf - 03/08/2017

En estas cuevas y pasadizos se congregaron los Caballeros Templarios, druidas y paganos en el paso del tiempo

En un paisaje que incita tanto al misterio como el británico no sería extraño imaginar cuevas medievales, sectas, caballeros, al interior de los magníficos verdes de sus colinas. Lo curioso es que lo anterior, parecido a un cliché de la imaginación, resultó una realidad, según documenta el sitio Bored Panda, y precisamente en Gran Bretaña, en Shropshire.

Un agujero cuya apariencia luce exactamente como el “rabbit hole” proyectado por Lewis Carroll, con menos de 1m de diámetro y asomado en una especie de minicolina rodeada de maleza, musgo y árboles, conduce a pasadizos que se desdoblan en cuevas de roca y que hace unos 700 años pertenecieron a los Caballeros Templarios (la orden militar católica que aumentó su poder e influencia gracias a las famosas Cruzadas, en las que eran recuperadas reliquias y vestigios cristianos de Tierra Santa).

Según los rastros, estas cuevas fueron también empleadas por los druidas (miembros de la clase sacerdotal de Gran Bretaña), paganos y algunas otras sectas.

Los pasadizos llevan a un altar donde se reunían los Caballeros Templarios en una suerte de viaje al inframundo cercano. Hastiados de la concurrencia a la zona, los pobladores de Shropshire decidieron cerrar esta cueva definitivamente. Por fortuna, su existencia fue documentada por el fotógrafo Michael Scott antes de que eso sucediera.

 

Te podría interesar:
En gustos se rompen géneros, por eso está compañía está abocada a generar los más exóticos sabores en sus paletas

Cada cabeza es un mundo, cada persona es una secuencia interminable de gustos y preferencias. Si bien existen patrones o tendencias en cuanto a los géneros de música, interpretes, autores o platillos que mejor se posicionan entre un público amplio, no debemos olvidar que también hay miles de gustos que aunque están diseminados y no aglomerados masivamente, alguien debería asimismo preocuparse por satisfacerlos. 

Suponemos que un silogismo similar al anterior es el que repasó el equipo de Lollyphile! para inspirarse a lanzar su línea de sabores improbables. Esta pequeña compañía de Austin tiene, entre otras, una paleta vegana con sabor a leche materna. Es decir, sus especialistas trabajaron arduamente para llegar a un sabor que empatara con el de la leche materna, pero además se tomaron la molestia de confeccionar una ruta saludable que mantuviera el espectro de ingredientes en lo vegano. 

Otros sabores incluidos son el de tocino con chocolate, queso azul, pizza y wasabe con jengibre.