*

X

Entre la admiración y el temor: 43 composiciones musicales de Friedrich Nietzsche (PLAYLIST)

Filosofía

Por: pijamasurf - 03/01/2017

Entre los 13 y los 22 años, el joven Nietzsche expresó su amor por la música con estas composiciones

El nombre de Friedrich Nietzsche es bien conocido entre los lectores de Pijama Surf. Entre otros textos, hemos publicado aquí uno dedicado a dos conceptos clave en su obra: la afirmación de que “Dios ha muerto” y la idea de “amor fati; también tenemos una “guía” para convertirse en superhombre, e incluso contamos con una nota dedicada a una de sus facetas menos conocidas, su labor como poeta.

En esta ocasión añadimos a ese catálogo, breve pero esmerado, una entrada en la que presentamos a nuestros lectores la música compuesta por el filósofo. Como antes con su poesía, quizá saber que Nietzsche incursionó en la composición sorprenda a algunos, acostumbrados como estamos a creer que el escritor debe escribir, el oficinista trabajar, el maestro enseñar, y que cada uno debe lograr el mayor nivel de especialización posible en su propio campo de trabajo, sin inmiscuirse en otros.

Nietzsche, sin embargo, perteneció a una época en que la curiosidad era aún la brújula principal del conocimiento y la investigación. Además, recordemos que el filósofo admiraba sobremanera tanto la cultura de la Grecia antigua como la del Renacimiento, ambas caracterizadas por una comprensión amplia y compleja de la realidad, y ambas caracterizadas también por pensadores, investigadores y científicos que aunque destacados en un ámbito, no por ello dejaron de interesarse en muchos otros.

En el caso de la música, Nietzsche se acercó sobre todo como un amante: con admiración pero cabría decir que también con temor. A esto cabría sumar también el arrojo de la juventud, pues casi todas las composiciones pertenecen a un período de su vida que va de los 13 a los 22 años. Si tenemos en cuenta que a los 24 Nietzsche fue nombrado catedrático de lenguas clásicas en la Universidad de Basilea, podríamos escuchar sus piezas como un último arrebato de adolescencia, antes de entrar de lleno a la madurez, que igualmente vivió con furor.

Las composiciones, por cierto, no fueron bien recibidas en su época e incluso ahora se les considera más una curiosidad anecdótica que piezas de verdadero valor artístico. Por nuestra parte, preferimos dejar el juicio a cada uno de nuestros lectores, quizá alguno encuentre lo que otros han dejado de escuchar. 

 

También en Pijama Surf: El odio a la música o la obediencia involuntaria al imperio de los sonidos

Ciertas actividades estimulan tu mente de manera especial, logrando liberar tu potencial

Es interesante cómo solemos hablar mucho sobre ciertas prácticas, sistemas de alimentación y ejercicios que podemos adoptar para desarrollar nuestro máximo potencial a nivel físico. Sin embargo, cuando se trata de la mente, por lo general actuamos como si nuestras capacidades intelectuales estuvieran limitadas a lo que consideramos fruto de nuestra genética. de tal manera que lo mejor que podemos hacer es aceptar lo que tenemos. Claro que esto no es así; en realidad los descubrimientos de las últimas décadas en el área de la neurociencia han revelado la existencia de la neuroplasticidad, es decir la capacidad de nuestras neuronas para formar nuevas conexiones entre ellas permitiéndonos aprender cosas nuevas, pero también modificar la forma en la que usamos nuestro cerebro en general. Hay muchas formas de ejercitar el cerebro; estas son algunas de las actividades que pueden ayudarte a expresar el máximo potencial de tu mente: 

 

1. Leer

Leer sobre diferentes temas y desde diferentes perspectivas estimula la inteligencia, pero también reduce el estrés. Además los lectores experimentan muchas emociones y formas de ver el mundo, así que aprenden mucho más y con mayor facilidad. ya que unir la información a los sentimientos hace que la podamos recordar y usar con mayor facilidad posteriormente. 

 

2. Tocar un instrumento musical 

Nietzsche alguna vez dijo que “la vida sin música seria un error” y al parecer estaba en lo correcto, pues la música tiene un profundo efecto en el cerebro, ya que tiene la capacidad de invocar un abanico de emociones distintas, así como alcanzar o acceder a ciertos estados mentales. Además ha sido comprobado que tanto escuchar como tocar un instrumento musical estimula la memoria a la par de inculcar paciencia, perseverancia y concentración. 

 

3. Ejercitar el cerebro

Como mencionamos al principio, de la misma manera en que los músculos del cuerpo pueden ser ejercitados, también nuestra mente necesita algo de ejercicio para mantenerse en ópticas condiciones, así que puedes armar rompecabezas, jugar acertijos o dedicarte al sudoku para darle un poco de mantenimiento a tu mente. pues estas actividades enseñan al cerebro a responder de manera más  creativa, además de detectar opciones distintas y adoptar diferentes perspectivas. 

 

4. Aprender nuevos idiomas

Aprender un nuevo idioma puede abrirnos un mundo de relaciones y experiencias a nivel social pero también abre algunas dimensiones en nuestra mente, porque su proceso de aprendizaje tiene que ver con el análisis de numerosas estructuras gramaticales y la memorización de nuevas palabras. De acuerdo con diversos experimentos las personas con mayores habilidades verbales y lingüísticas también suelen ser buenas realizando planes, tomando decisiones y resolviendo problemas creativamente. 

 

5. Viajar

Cuando se menciona un viaje lo primero que viene a la mente de la mayoría de las personas es “vacaciones”, pero en realidad una travesía implica un esfuerzo tanto físico como mental, ya que cada lugar que visitas tiene muchas cosas nuevas que ofrecerte y también exige que aprendas algunas más. Asimismo, convivir con personas diferentes y una cultura distinta a aquella en la que creciste te obliga a ver el mundo de diferentes maneras. Por otro lado, salir de una rutina predeterminada hace que te concentres más en lo que estás haciendo, lo cual a su vez contribuye a un entendimiento más profundo tanto de las personas como de las circunstancias.