*

X

Este edificio con forma de U invertida podría construirse pronto en Nueva York

Sociedad

Por: pijamasurf - 03/27/2017

Un proyecto arriesgado e innovador de la arquitectura contemporánea podría aparecer próximamente en el paisaje de Manhattan

La arquitectura, como otras artes, es también el ejercicio de la sorpresa. Prueba de ello son las construcciones que desafían nuestra imaginación y traen a la realidad cotidiana de una ciudad, un país, un paisaje, un elemento que se creería imposible.

Tal es el caso de este edificio que, según fue anunciado hace un par de días, se construirá próximamente en Manhattan, Nueva York, por parte del despacho Oiio, y que al menos de momento ya empieza a conocerse como “The Big Bend” (“La gran vuelta”), en alusión clara al “Big Ben” londinense.

En parte, la idea está animada por la prohibición que existe en ciertas zonas de Nueva York para construir edificios de determinada altura. ¿Y si cambiáramos la altura por la longitud?, se preguntaron los arquitectos de Oiio y, para responder, llegaron a este proyecto.

Al menos en el papel, The Big Bend podría tener una longitud de 4 mil pies, es decir, poco más de 1,200m, con lo cual superaría por mucho la torre Burj Khalifa de Dubái, que mide 829m de altura. Además, en su interior contaría con uno de los primeros elevadores capaces de seguir una ruta curva y de ese modo realizar viajes de transporte ininterrumpidos al interior del edificio.

Ioannis Oikonomou, fundador del despacho, aseguró que de momento este proyecto busca inversores, quienes quizá aparezcan pronto y den a Nueva York, y a la historia de la arquitectura, una nueva obra admirable y portentosa.

 

También en Pijama Surf: Arquitectura más allá de la funcionalidad: el estético puente de la laguna Garzón de Uruguay

Maestro zen pide comprender personalidad de Donald Trump

Sociedad

Por: PijamaSurf - 03/27/2017

Phap Dung, antiguo arquitecto en Los Ángeles y actual monje budista en Plum Village –ambos en EEUU– retomó los aprendizajes de su maestro Thich Nhat Hanh para promoverlos en la actual situación, en donde cada vez hay una mayor cantidad de bullying entre policías y civiles

Cada día hay noticias sobre las nuevas e insólitas políticas establecidas por el actual presidente de EEUU, Donald Trump. Cada día surgen usuarios de las redes sociales que expresan el arrepentimiento o el pesar de enfrentar la gobernabilidad de este personaje. Cada día se publican videos o noticias de las consecuencias psicosociales en la población estadounidense como parte del reflejo de la actitud agresiva de su poder ejecutivo. Cada día se respiran aires de angustia y miedo. 

Frente a esta paranoia colectiva diversos maestros budistas han recomendado ir hacia adentro, en lugar de continuar con la rabia hacia Trump. Para ellos cultivar y demostrar rabia es muy fácil pero, tras varios análisis rigurosos de introspección, resulta difícil observar que existen varios aspectos de su personalidad en cada uno de nosotros. Por eso es importante promover la trascendencia, aprendiendo que reaccionando con enojo no sólo no se ayuda a calmar la situación sino que también se expande aquel sentimiento hacia otros grupos o naciones. 

Phap Dung, antiguo arquitecto en Los Ángeles y actual monje budista en Plum Village –ambos en EEUU– retomó los aprendizajes de su maestro Thich Nhat Hanh (quien en su momento, en 1967, respondió a la guerra de Estados Unidos en su tierra natal, Vietnam, con campañas y actividades pacifistas) para promoverlos en la actual situación, en donde cada vez hay una mayor cantidad de bullying entre policías y civiles. Se trata de poner en práctica la paz y acciones libres de violencia. En palabras de Dung: “La no violencia no es una serie de técnicas que se aprenden con el intelecto. La acción no violenta surge de la compasión, la lucidez y el entendimiento que proviene del interior”.

La realidad es que se requiere de la práctica regular para desarrollar herramientas psicoemocionales de compasión, dirigiendo la atención hacia adentro, con el fin de generar una transformación interna. En una entrevista con The Huffington Post, Dung explicó que:

Tenemos una percepción errónea sobre la individualidad, sobre cómo estamos separados de los otros… Es muy fácil considerarlo a él como una ‘cabra loca’. Pero si observamos más atentamente, lograremos darnos cuenta de que tenemos elementos de Trump en nosotros y será de mucha ayuda reflexionar al respecto.

Se requiere de valor para confrontar una realidad en la que poseemos características similares a este personaje pero ello es una oportunidad para la evolución personal, la cual se verá reflejada en la solidez de un planeta entero.