*

X

La igualdad de oportunidades no existe (por ahora), y este cómic lo ilustra a la perfección

Sociedad

Por: pijamasurf - 03/17/2017

Si crees que todos pueden lograr todo lo que se propongan si se esfuerzan lo suficiente, te sugerimos revisar este cómic

En nuestras sociedades se nos ha enseñado que todos podemos hacer todo lo que nos propongamos si nos esforzamos lo suficiente. Esta afirmación podría sonar cierta –y, sin duda, muchos la aceptamos diariamente sin mayor cuestionamiento. Su problema, sin embargo, radica en esa ambición de totalidad, como si el sistema en el que vivimos se distinguiera por la igualdad de oportunidades que genera y no justamente por lo contrario, por tener en la desigualdad uno de sus principales motores de existencia.

Para ilustrar esta circunstancia, compartimos ahora un cómic publicado originalmente en el sitio The Pencilsword y cuya autoría pertenece a Toby Morris. Grosso modo, la tira cuenta la historia de dos personas, un hombre y una mujer, que nacen en contextos sociales muy distintos que, conforme transcurre su vida, influyen notablemente el curso de ésta.

Si bien ambos siguen caminos muy parecidos –los dos van a la escuela, cumplen con sus tareas, consiguen un trabajo, mirando con detalle se descubre que, después de todo, el esfuerzo no es lo único que se necesita para “triunfar” en la vida, pues otros factores determinan también el éxito de una persona.

Te podría interesar:

Ley en Colombia permite trabajar bajos los efectos del alcohol y otras drogas

Sociedad

Por: pijamasurf - 03/17/2017

Si beber no afecta el desempeño laboral pero en tu país está prohibido, quizá consideres trabajar en Colombia

La relación entre trabajo y consumo de sustancias como el alcohol y otras drogas es ahora impensable, por más que hasta hace algunas décadas fuera usual o al menos tolerada. Periodistas y publicistas bebían alcohol en horas de trabajo, y lo mismo podría decirse de abogados, profesores y quizá alguna otra labor que, como la medicina, podrían exigir mayor lucidez.

Nuestro tiempo, sin embargo, es un tanto más exigente a ese respecto, y escudados en la sanidad y la transparencia se exige que tanto las personas como los ambientes estén exentos de toda posible perturbación.

No obstante, en Colombia esto podría empezar a cambiar, luego de que la Corte Constitucional del país aprobó un amparo mediante el cual un trabajador podría realizar sus tareas bajo los efectos del alcohol u otras sustancias siempre y cuando su rutina y sus labores no se vean entorpecidas.

La polémica decisión deriva de un recurso de inconstitucionalidad que, en 2016, presentaron contra un artículo del Código del Trabajo del país un par de estudiantes de la Facultad de Derecho de la Universidad Uniciencia de Bucaramanga. En ese artículo se prohibía a un individuo “presentarse al trabajo en estado de embriaguez o bajo la influencia de narcóticos o drogas enervantes”, lo cual, según los estudiantes, violaba, por un lado, el derecho a la igualdad general protegida por el Estado y, por el otro, la igualdad de oportunidades para todos los trabajadores, ambas garantías consagradas en la Constitución de Colombia.

La Corte atrajo el recurso y sentenció que, en tanto el consumo de dichas sustancias no afecte el desempeño laboral del trabajador ni ponga en riesgo a terceros, el trabajador no puede ser sancionado por el mismo.

Por supuesto la decisión de los jueces ha generado polémica, a medio camino entre la moralidad pública y la discusión legal, e igualmente pone de manifiesto una vieja discusión sobre los alcances de las adicciones y la posibilidad de que ciertas personas sean funcionales gracias al consumo de ciertas sustancias. Cuando es el caso, ¿a ellas se les debería juzgar con el mismo rasero que a todos los demás?