*

X
Una cámara adherida al cuerpo del águila nos permite acompañarla mientras atrapa a su presa: una zorra de las llanuras de Mongolia

Las águilas destacan como embajadoras de la inteligencia, la precisión y la contundencia. Fieles a las características de las aves de presa, y quizá incluso encabezando esa selecta familia, cuando un águila se lanza sobre algo es casi imposible que yerre. Y para muestra tenemos incontables videos que documentan este verdadero espectáculo. 

Pero si bien existen muchos videos de águilas, halcones, lechuzas u otros, mientras cazan, pocas veces hemos podido atestiguar el acto en "primera persona". Y esto es justamente lo que nos ofrece el siguiente video. Un cazador de las estepas de Mongolia, que utiliza a las águilas como instrumento para cumplir sus labores, colocó una cámara GoPro en el cuerpo de su águila y la lanzó sobre la llanura para apresar a una zorra. 

El proceso es rápido; el águila jamás titubea y el cazador, junto con su infalible socia, logra su cometido.

Te podría interesar:

Encuentran extraña forma de vida en cristales gigantes de cueva mexicana

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 03/03/2017

Seres microscópicos que viven durante miles de años en un estado inactivo y se alimentan de metales y químicos dentro de los cristales han sido encontrados en Naica

Las cuevas de Naica en Chihuahua, México, parecen salidas de otro mundo, acaso la tierra de una película de ciencia ficción y, de hecho, contienen una criatura que parece otro mundo (y que podría habitar en condiciones extremas).

Se han encontrado criaturas microbiales que viven del hierro, el azufre y otros químicos dentro de estos cristales. Esta forma de vida nunca antes había sido observada y parece apuntar a que la vida en la Tierra puede soportar condiciones má difíciles de las que hasta ahora se creía que eran necesarias.  

Estos organismo han existido en un estado pasivo por grandes períodos de tiempo, durmiendo por eones entre los cristales. Algunos de estos cristales tienen medio millón de años, y estos microorganismos podrían haber existido desde hace 10 mil a 50 mil años.

En un futuro cercano, la investigación se incorporará a los proyectos de exploración espacial y exobiología de la NASA.