*

X

Según la ciencia, este es el método más efectivo para aprender

Ciencia

Por: PijamaSurf - 03/31/2017

El aprendizaje se puede realizar en función de métodos alternativos.

En los últimos días surgió en México la viralización del video de Mars Aguirre, en el que la videoblogger anunciaba que dejaba la escuela por “su sistema retrógrada”. Desde entonces han surgido múltiples críticas al respecto, incluyendo imágenes en donde se compara la actitud rebelde de blogger mexicana y la lucha rebelde de la superviviente Malala Yousef quien ganó el Premio Nobel de la Paz por su lucha para adquirir la misma educación que los hombres. 

Frente a esta irónica situación, es indispensable recordar que la educación es un derecho humanitario y por tanto tanto hombres como mujeres, de cualquier rango social, tiene la misma oportunidad de estudiar según sus deseos. Si bien la escuela es sinónimo de la educación, la  educación no lo es forzosamente de la escuela, por lo que el aprendizaje se puede realizar en función de métodos alternativos. 

De acuerdo con John Dunlosky y su equipo de psicólogos de Kent State, la manera más efectiva y rápida de aprender se le llama “práctica distributiva”. Esto quiere decir que si se desea perfeccionar un nuevo concepto, lo ideal es estudiar arduamente durante un periodo corto de tiempo, tomar un descanso y luego estudiar arduamente de nuevo. Desgraciadamente esta dinámica no es la que usualmente se pone en práctica en diversos sistemas académicos, muy a pesar de que estudios psicológicos muestran los beneficios de distribuir los tiempos en los procesos de aprendizaje y enseñanza. 

En palabras de Dunlosky, “estas estrategias se han analizado vastamente en libros de textos de psicología educativa, y los estudiantes de pedagogía no reciben una buena introducción al respecto para aplicarlo durante sus enseñanzas.” E incluso agrega que las viejas estrategias de releer y subrayar con marcador de colores proveen beneficios mínimos para el aprendizaje: “Al releer lo que se planea aprender con una práctica de recuperación retrasada [releer después de un corto lapso de distracción]  ayudaría mucho a los estudiantes.”

De este modo el aprendizaje deja de ser un fenómeno exclusivo de los sistemas académicos, sino un proceso que, guiado de manera productiva, puede convertirse en la herramienta más poderosa para la trascendencia humana. En especial cuando se trata de un derecho humano que requiere alcanzar cada vez más personas en situaciones de riesgo. 

Te podría interesar:

¿Aliens detrás de inexplicables explosiones fuera de la galaxia?

Ciencia

Por: PijamaSurf - 03/31/2017

Inquietante fenómeno recientemente descubierto podría aclarar si hay más vida inteligente en el universo

Se les conoce como fast radio burst (FRB) o explosiones rápidas de radio y fueron descubiertas por primera vez durante el 2007, en el radiotelescopio Parkes de Australia y el telescopio de Arecibo en Puerto Rico. Las describen como liberaciones de ondas de radio extremadamente cortas (duran apenas unos milisegundos) y muy intensas que provienen de una fuente desconocida en el universo.

Por más que distintos investigadores y astrofísicos han intentado explicar su causa u origen aún se aventuran diversas teorías, sin que se haya llegado a una conclusión determinante. Varios grupos de astrónomos desde diferentes observatorios del mundo, coordinados por la investigadora Emily Petroff de la Swinburne University of Technology en Melbourne, dieron seguimiento al fenómeno estudiándolo con diferentes longitudes de onda como luz visible, infrarroja, ultravioleta y rayos X, descubrieron muy poco sobre este intrigante fenómeno.

Estas explosiones expiden en unos cuantos milisegundos tanta energía como nuestro Sol en todo un día, pero no arrojan una cantidad de luz equivalente. Esto hace que se descarte alguna relación con nacimientos de estrellas o supernovas a través de explosiones de rayos gamma.

Esta teoría apuesta por su relación con colisiones o sismos estelares o un posible vínculo con objetos compactos con alta concentración energética, como agujeros negro o estrellas de neutrones.

Otra teoría, formulada por dos físicas de Harvard, Avi Loeb y Manasvi Lingam, es que la explicación podría hallarse en la suposición de que que el origen de dichas explosiones es artificial, es decir, que podría tratarse de un evento provocado, a través de tecnología desarrollada para ello, por una civilización más avanzada. En otras palabras: aliens.

Aunque para muchos esta postura pueda sonar disparatada, siempre vale la pena agotar las posibles respuestas a preguntas tan amplias. Después de todo, los datos duros son los que tienen la última palabra en la ciencia.

En una entrevista, Loeb dijo: “La ciencia no es un asunto de creencias, es un asunto de evidencias”.

Hasta ahora sólo se han podido detectar 17 explosiones. De acuerdo con estas investigadoras, por la brevedad del fenómeno, su anomalía y poder, bien podría tratarse de energía utilizada para impulsar las “velas” de grandes naves espaciales de aproximadamente 1 millón de toneladas, suficiente peso como para cargar seres vivos y llevarlos por distancias intergalácticas con todas sus posibles necesidades cubiertas.

¿Será ésta la respuesta correcta?