*

X

Sensación por supuesta aparición de un humano gigante en el cielo de Zambia

AlterCultura

Por: pijamasurf - 03/04/2017

Imágenes de un humanoide gigante (que evoca a los dementors de Harry Potter) sobre el cielo de Zambia circulan la Web

Diversos medios han dado a conocer imágenes de un supuesto humano gigante flotando en el cielo sobre un centro comercial de Zambia. Sin dar fuentes precisas, medios como el británico Daily Mail y el argentino Infobae recogen la misma historia con las mismas declaraciones. La figura captada en las fotografías semeja los famosos "dementors" de Harry Potter y podría vincularse a leyendas antiguas como la bíblica de los Nephilim. Aunque tal vez también se podría tratar del monstruo de espagueti volador, la deidad de la religión del pastafarismo. 

Según la información recirculada en varios medios, la aparición del humanoide gigante en el cielo habría ocurrido sobre el Mukuba Mall en Kitwe, Zambia. Según testimonios locales (los cuales son anónimos), la figura mediría hasta 30m. Se cuenta que: "Algunos comenzaron a adorarlo y otros huyeron. Fue muy extraño". 

El hecho de que no exista un video --solamente tres imágenes-- parece indicar claramente que se trata de un hoax o de algún tipo de campaña de activación --la publicidad, el entretenimiento y lo supernatural parecen estar indisociablemente mezclados hoy en día.

Habrá que esperar un análisis de la imagen para ver si no fue manipulada digitalmente de manera muy conspicua.

Si bien no creemos en la realidad de estas imágenes a primera vista, los aficionados a las teorías de la conspiración se podrán dar un banquete recordando un viejo programa de las agencias de inteligencia de Estados Unidos que planeaba proyectar hologramas de deidades en países árabes como parte de una guerra asimétrica.

Este 27 de febrero inicia el nuevo año en el calendario lunisolar tibetano. Será el año de la mujer, el pájaro y el fuego

Este lunes 27 de febrero se celebra el Año Nuevo tibetano, el año 2044 de su calendario y el cual estará regido por el signo del pájaro, el elemento fuego y el género o energía femeninos. La astrología tibetana coincide en este sentido con la astrología china: este año para los chinos está regido por el gallo de fuego yin. 

El maestro budista Tony Karam explica el significado de este festival:

El festival del Losar es considerado el más significativo de todos los festivales tibetanos, siendo celebrado también en otros países como la India, Bután y Nepal. Es caracterizado por su música, danzas y un espíritu festivo en general. Uno puede ser testigo de diferentes tradiciones y rituales para marcar la ocasión religiosa. Se celebra durante 15 días, de los cuales los primeros tres son los más significativos. Los budistas lo hacen como una victoria del bien sobre el mal, simbolizando una purificación y renovación de todo; Losar es un tiempo para hacer votos y crear nuevas aspiraciones de cambio.

Tradicionalmente, en esta festividad el Dalái Lama consulta al oráculo de Nechung, reforzando la dirección en el dharma. 

Esta festividad incluye a las cuatro grandes escuelas tibetanas y a la religión indígena del Tibet, el bön, que ha incorporado también ciertos rasgos budistas o cuyas profundas similitudes se pierden en la noche del tiempo. Tenzin Wangyal narra así una de las celebraciones:

Durante el Losar, la celebración tibetana del Año Nuevo, no tomamos champán para celebrar. En cambio, vamos a una fuente de agua local a realizar un ritual de gratitud. Hacemos ofrendas a los nagas, los espíritus del agua que activaron el elemento agua en el área. Hacemos ofrendas de humo a los espíritus locales asociados con el mundo natural alrededor de nosotros. Creencias y conductas como las nuestras evolucionaron hace mucho tiempo y son vistas como primitivas en Occidente. Pero no son sólo proyecciones de los miedos humanos hacia el mundo natural, como algunos antropólogos señalan. Nuestra forma de relacionarnos con los elementos se origina de la experiencia directa de su naturaleza sagrada interna y externa que han tenido grandes maestros y personas comunes. Llamamos a estos elementos tierra, agua, fuego, aire y espacio.