*

X

Este es el día en Nepal en que los perros son venerados como dioses (FOTOS)

Sociedad

Por: pijamasurf - 04/21/2017

En Nepal, durante el festival Kukur Tihar, se venera a los perros como dioses y se les ofrecen abundantes viandas, perfumes, flores y demás delicias para llevarlos al éxtasis de los sentidos

Los perros son los entrañables compañeros del ser humano. En la mayor parte del mundo tienen un lugar especial entre los animales (salvo en algunos lugares, como en ciertas partes de Asia, donde se los comen). En Ia mitología hinduista, de una vastedad insuperable, existen perros que son adorados com deidades y en el plano terrestre tienen sus festejos. En Nepal, durante el Festival de las Luces Tihar, que ocurre en otoño, se tiene un día especial, el Kukur Tihar, en el que se venera a los canes y se les ofrecen deliciosas alimentos y golosinas, se les llena de flores y perfumes, se les canta, se les recitan mantras y en general se les atiende como si vivieran en el paraíso. Con esto se honra la amistad que existe entre especies, así como también las manifestaciones de ciertas divinidades como perros. El festival también venera a los cuervos y a las vacas. 

Bhairava, una de las manifestaciones iracundas del dios Shiva, tiene como vehículo a un perro. Igualmente, el dios de la muerte Yama tiene una compañía de dos perros, cada uno con cuatro ojos, los cuales vigilan las puertas de algo similar al infierno (algo que hace pensar también en el Can Cerbero, el perro de Hades de múltiples cabezas).

Otra historia relacionada narra que a la muerte del príncipe Yudhisthira, éste se encontró con el dios Indra, quien le pidió que dejará a su perro para poder permanecer en el cielo. Yudhisthira se negó a entrar al cielo sin la compañía de su fiel mascota. Finalmente Indra mostró compasión y dejó a ambos entrar, no sin antes deificar al perro.

Este festival muestra una curiosa belleza, la belleza de la ternura y la extrañeza de invertir los papeles como ocurría en las Saturnalias, donde los esclavos eran atendidos por los amos, un cambio de rol que da oxígeno a la sociedad. Las cosas se vuelven al revés por un día. Curiosamente, en inglés la palabra "dog" al revés es "god" (el perro es un dios de cuatro patas, sin ego, ayudándonos a despertar en una misión sigilosa).

 

Onna-bugeisha: las terribles y hermosas mujeres guerreras de Japón (FOTOS)

Sociedad

Por: pijamasurf - 04/21/2017

La tradición guerrera en Japón tiene también una importante veta femenina

Al pensar en samuráis, los legendarios guerreros japoneses, la mayoría pensamos en hombres: honorables, imponentes, decididos. Y acaso justificadamente, pues salvo algunos casos aislados, el ejercicio de la guerra y el manejo de las armas han sido actividades casi exclusivamente masculinas, en buena medida por los requerimientos físicos que implican, en los cuales los hombres tienen mayor facilidad para destacar.

Sin embargo, incluso en esa tradición secular, hubo una excepción, un momento de la historia en el que un grupo de mujeres blandieron una espada y se vistieron con la armadura samurái para defender el nombre de su patria.

Estas mujeres guerreras se conocen como “onna-bugeisha” y, según la leyenda, tienen su origen en la locura de la emperatriz consorte Jingū, esposa del decimocuarto emperador de Japón, Chūai Tennō, cuyo mandato se extendió del año 192 al 200 de nuestra era. De acuerdo con una historia mítica, dioses desconocidos tomaron posesión de Jingū y, al mismo tiempo, prometieron a Chūai Tennō que conquistaría un nuevo territorio allende el mar. Al saber esto, el emperador acudió a la costa, pero al no avistar ninguna tierra descreyó del ofrecimiento divino. Ante su incredulidad, los dioses enfurecieron y declararon que Chūai Tennō moriría sin conocer la tierra prometida, la cual sería entregada, en cambio, a su hijo. El emperador, en efecto, murió poco después, y fue Jingū quien tomó las armas y se lanzó a la búsqueda de esas nuevas tierras, en las cuales triunfó y que anexionó al imperio. Esa tierra prometida es la actual Cora.

Más allá del mito, existen varios testimonios de mujeres que, como decíamos, tomaron los hábitos guerreros de los samuráis para participar activamente en los ejércitos de Japón. Específicamente, en los siglos XII y XIII hubo al menos tres onna-bugeisha que lucharon en la batalla de Awazu, en donde se enfrentaron dos facciones del clan Minamoto. En dicho combate, Tomoe Gozen, Nakano Takeko y Hōjō Masako destacaron en el campo de batalla y fue Tomoe quien, según el relato, decapitó a uno de los líderes enemigos, mató a otro y capturó a uno más.

Cabe mencionar que, en el caso de las onna-bugeisha, su armamento era distinto al de los samuráis. De entrada, su espada no era una katana sino una naginata, con una hoja más bien curva que les permitía mayor movilidad en contra de oponentes más fuertes y más grandes; asimismo, usaban arcos y flechas.

Las imágenes que acompañan esta publicación son de mujeres que vivieron entre las últimas décadas del siglo XIX y las primeras del XX, cuando el poder imperial de Japón conoció una expansión importante.

La historia es fascinante, sin duda, pues nos abre una nueva perspectiva en relación con la idea que podemos tener de un guerrero –o una guerrera.

 

También en Pijama Surf: Fragmentos del Hagakure: 15 perlas de sabiduría samurái para encarar la vida