*

X

"Abuela de la selva" puede preparar más de 500 recetas medicinales de memoria

Salud

Por: pijamasurf - 04/04/2017

Una prodigiosa curandera que es también poeta reside en la selva de Kerala

En la jungla de Kerala, en el sur de la India, se encuentra la curandera Lakshmikutty, una mujer tribal de 75 años que es conocida y respetada en la región por su gran capacidad como sanadora y como poeta. Su historia ha cobrado relevancia luego de que el departamento forestal de Kerala considerara importante recoger su sabiduría en un libro y de que su historia se viralizara en la red. Lakshmikutty pertenece a una tradición de grandes mujeres medicinales que son también la voz de la tierra, algo similar a lo que en México fue María Sabina.

Cientos de personas visitan su choza, no sólo para recibir tratamiento contra veneno y mordeduras sino para escuchar sus sabias y gentiles palabras que recuentan toda una forma de existir ligada a la naturaleza. Su conocimiento proviene de su madre, una partera, y de una tradición oral que hasta el momento no se ha fijado en escrito.

La curandera, quien es apodada Vanamuthassi, algo así como "abuela de la selva" tiene la idea de convertir su hogar en un pequeño hospital y centro de estudio. Lakshmikutty actualmente ya enseña en diversos institutos cercanos sobre medicina natural. 

Tanto en este caso como en muchos otros que pueden encontrarse en países latinoamericanos, lo importante preservar el conocimiento tradicional, que hoy en día es ferozmente amenazado por la industrialización y la globalización. Mantener este tipo de tradiciones es algo realmente invaluable. 

 

Más sobre Lakshmikutty

También en Pijama Surf: Cada vez que muere un chamán expira un cuerpo de conocimiento

Contra la depresión: una buena comida

Salud

Por: PijamaSurf - 04/04/2017

Algunos consejos para combatir el peso de la tristeza bocado a bocado.

Uno de los supremos placeres vitales es comer. Quien tiene la fortuna de hacerlo con la frecuencia y variedad adecuadas puede atestiguarlo. Uno de los momentos más felices del día será siempre frente a un plato atiborrado de los manjares de nuestra elección. Quizá una buena comida podría salvarnos la vida.

No se trata sólo del placentero ritual; algunos alimentos son fundamentales para lograr una salud mental plena. Quienes padecen ansiedad o depresión pueden acercarse a ciertos alimentos que les ayudarán a recuperar el ánimo.

Para este tipo de enfermedades, mantener un estilo de vida saludable es necesario para no sufrir recaídas ni desviaciones. Junto con una buena rutina de ejercicios para reducir algunos síntomas, caminatas en entornos naturales y sesiones de meditación, la alimentación adecuada nos ayudará a seguir viendo el vaso medio lleno, pase lo que pase.

Algunos de los nutrientes clave son el omega 3 (presente en la chía, la soya, el cacahuate y el aceite de oliva), los aminoácidos (frijol, ajonjolí, lentejas, espinacas), las vitaminas B (huevo, pescado, germen de trigo, coliflor), la vitamina D (leche, champiñones) y minerales como el zinc (nuez, habas), el magnesio (garbanzo, chocolates, avellanas) y el hierro; con estos nutrientes se puede alcanzar una sólida salud mental.

Estos nutrientes son necesarios para producir hormonas y neurotransmisores cerebrales y también contribuyen a regular el azúcar en la sangre, para mantener un estado de ánimo bueno.

De acuerdo con un estudio realizado a lo largo de 10 años en más de 15 mil personas, aquellos que siguen una dieta con elementos gastronómicos mediterráneos tienden a ser menos proclives a la depresión.

La nutrióloga Melissa Brunetti, especializada en la relación entre salud mental y alimentación, afirma que el desayuno ideal para una persona que enfrenta problemas de depresión consiste en huevos (que incluyen muchos de los nutrientes ya mencionados), aguacate y algún tipo de germen: “Nuestro cerebro es casi 60% grasa y necesitamos obtenerla de nuestra alimentación diaria. El aguacate es rico en triptófano, un conductor de serotonina, nuestro químico corporal para el bienestar”.

No se trata sólo de comer bien, sino de mantener hábitos alimenticios adecuados. Hacer tres comidas al día, con sus colaciones entre una y otra, es importante para evitar la irratibilidad que puede provocar el hambre y una baja concentración de azúcar en la sangre.

Estas pautas de alimentación, en combinación con el seguimiento adecuado del tratamiento asignado por un profesional, crean las condiciones adecuadas para mantenernos saludables por dentro y por fuera.