*

X

"Abuela de la selva" puede preparar más de 500 recetas medicinales de memoria

Salud

Por: pijamasurf - 04/04/2017

Una prodigiosa curandera que es también poeta reside en la selva de Kerala

En la jungla de Kerala, en el sur de la India, se encuentra la curandera Lakshmikutty, una mujer tribal de 75 años que es conocida y respetada en la región por su gran capacidad como sanadora y como poeta. Su historia ha cobrado relevancia luego de que el departamento forestal de Kerala considerara importante recoger su sabiduría en un libro y de que su historia se viralizara en la red. Lakshmikutty pertenece a una tradición de grandes mujeres medicinales que son también la voz de la tierra, algo similar a lo que en México fue María Sabina.

Cientos de personas visitan su choza, no sólo para recibir tratamiento contra veneno y mordeduras sino para escuchar sus sabias y gentiles palabras que recuentan toda una forma de existir ligada a la naturaleza. Su conocimiento proviene de su madre, una partera, y de una tradición oral que hasta el momento no se ha fijado en escrito.

La curandera, quien es apodada Vanamuthassi, algo así como "abuela de la selva" tiene la idea de convertir su hogar en un pequeño hospital y centro de estudio. Lakshmikutty actualmente ya enseña en diversos institutos cercanos sobre medicina natural. 

Tanto en este caso como en muchos otros que pueden encontrarse en países latinoamericanos, lo importante preservar el conocimiento tradicional, que hoy en día es ferozmente amenazado por la industrialización y la globalización. Mantener este tipo de tradiciones es algo realmente invaluable. 

 

Más sobre Lakshmikutty

También en Pijama Surf: Cada vez que muere un chamán expira un cuerpo de conocimiento

Te podría interesar:

¿Qué efectos tiene la pornografía en el cerebro de quien la consume?

Salud

Por: PijamaSurf - 04/04/2017

Los especialistas consideran que la descarga excesiva de dopamina reduce la actividad de los centros de recompensa, haciendo que la repetición de la conducta sea cada vez más urgente y cada vez menos satisfactoria

Algo cambia, no sabemos muy bien qué, pero después de ver porno algo deja de ser lo que era. Una parte, aunque sea mínima, sabe que el porno es sólo la actuación de unas personas teniendo sexo, que puede resultar incluso más excitante que el de la vida real. Estudios publicados en los Archives of General PsychiatryJAMA– deducen que la creciente excitación generada por el porno proviene de una sobreestimulación del sistema de recompensa del cerebro, lo cual puede desarrollar una especie de adicción y algunas disfunciones sexuales. 

Basta ver una porno para sentirnos excitados y eufóricos. 

La sensación puede compararse con la de comer una hamburguesa de una cadena de comida chatarra: el sabor es delicioso y hay un latente deseo de seguir comiéndola; sin embargo, la incomodidad de la grasa arrastrándose a lo largo de la garganta y la conciencia de que eso no es más que un amalgamiento de químicos nos obligan a alejarla de nuestra boca. 

Es decir que la pornografía, en sus múltiples presentaciones, de las más ligeras a las más hardcores, tiene la capacidad no sólo de hacernos sentir excitados sino también promover su consumo más frecuente para provocar el mismo nivel de euforia sexual. No obstante, tiene consecuencias a mediano y largo plazo: primero, el porno estimula la misma zona cerebral que las adicciones, provocando una mayor resistencia y deseo de algo “más fuerte”, haciendo que el “sexo regular” deje de ser placentero; segundo, la focalización en la zona genital inhibe las sensaciones de otras zonas erógenas, facilitando un posible desorden sexual; tercero, la creencia que los cuerpos –quirúrgica y químicamente alterados– de los actores son la norma de todos los cuerpos que no trabajan en la industria del porno genera una pobre autoestima en el espectador; cuarto, el porno promueve ideas falsas en torno a cómo se debe tratar a la pareja durante el acto sexual. 

Los especialistas consideran que la descarga excesiva de dopamina reduce la actividad de los centros de recompensa, haciendo que la repetición de la conducta sea cada vez más urgente y cada vez menos satisfactoria. Es decir que cuanta más pornografía se ve menor actividad realiza este centro de recompensa, lo cual provoca que el cerebro necesite más dopamina para sentir el mismo efecto con la misma intensidad, en especial en el cuerpo estriado, la corteza cinglada anterior –dedicada al control ejecutivo y control emocional– y la amígdala –enfocada en las emociones.

Esto no quiere decir que la pornografía no pueda fungir como una herramienta importante para el autoerotismo y el erotismo en pareja. Quizá dependería del tipo de pornografía que se consume (probablemente, el mejor es aquel enfocado en la equidad de género y en el erotismo incluyente con cada fantasía sexual) y la creatividad imaginativa que se estimule durante la práctica sexual. Por ello, es importante saber elegir casi inteligentemente el tipo de pornografía que se va a consumir –y va a impactar en nuestro cerebro.