*

X

Noam Chomsky: "Comunidades indígenas están salvando al planeta de la destrucción" (VIDEO)

Ecosistemas

Por: PijamaSurf - 04/11/2017

Para él, los activistas ambientales en América Latina son la quintaesencia del liberalismo frente a la dominación imperial de EEUU

Especialista en filosofía, lingüística, psicología y psiquiatría, Noam Chomsky es un personaje de gran importancia en el mundo de la intelectualidad. En numerosos trabajos analíticos Chomsky ha prestado atención a la crisis que vive el ambientalismo en América Latina, principalmente la que experimentan los activistas indígenas de esta región del mundo. 

Para él, los activistas ambientales en América Latina son la quintaesencia del liberalismo frente a la dominación imperial de EEUU. Retomando la lucha activista indígena a favor del medio ambiente en los últimos 15 años, Chomsky asegura un futuro esperanzador para los países que conforman AL, pues son las comunidades indígenas quienes se encargan de prevenir los desastres ambientales provocados por EEUU y Canadá. Un ejemplo de esta situación son las minas mexicanas explotadas por empresas canadienses, las cuales han provocado una serie tanto de devastaciones en la biodiversidad de Oaxaca, Guerrero y otros estados, como impactos negativos en la economía de las comunidades locales. Pese a enfrentar este tipo de situaciones catastróficas, e incluso ser considerados “grupos primitivos”, son “las comunidades indígenas las que está haciendo un camino hacia el futuro. Y eso es un camino hacia adelante para todo el mundo”.

En una entrevista para On Dangerous Ground, Chomsky explica que México, Bolivia y Ecuador son ejemplos de: 

[E]specie de ironía en la que, de todas las fuerzas líderes en todo el mundo, la que realmente está previniendo un desastre son las comunidades indígenas y locales forestales. Es decir, cada persona que no vive debajo de una roca, sabe que el planeta está enfrentando una catástrofe ambiental en potencia, y no en un futuro lejano. En todo el mundo, estos grupos están mitigando el cambio climático, mediante planes de manejo de sus recursos naturales, conocimientos ancestrales, y no menos importante a través de la defensa de su territorio: son estas comunidades las que combaten a las empresas extranjeras que extraen y vacían sus suelos de los recursos naturales latinoamericanos: minerales, aceite de palma, agua, tierras. 

Por esta razón, para Chomksy, América Latina se liberó del imperialismo de EEUU y Canadá, “porque estos dos países ya no tienen derechos ni obligaciones de dominar a toda una región que se rige por sí sola y ha empezado a tomar decisiones propias provocando el aislamiento de estos imperios capitalistas”.

Para conocer más sobre la opinión de Chomsky, te compartimos la entrevista para On Dangerous Ground: 

La Fábrica, el maravilloso edificio que volvió a la vida después de 100 años

Ecosistemas

Por: PijamaSurf - 04/11/2017

Una gran obra arquitectónica que pone en entredicho la caducidad de los espacios

En 1973 Ricardo Bofill se encontró con un tesoro oculto: silos, chimeneas, 4km de galerías subterráneas, salas de máquinas, en fin, lo que para muchos era únicamente una vieja fábrica de cemento abandonada fue para él una misión de vida.

 

 

La fábrica está a las afueras de Barcelona y, para cuando Ricardo y su equipo la encontraron, el lugar ya requería de muchas reparaciones. Fue cerrada durante la primera guerra mundial y es del primer período de industrialización de Cataluña, construida en distintas etapas y ampliada según las necesidades de producción.

 

 

Bofill supo reconocer el magnífico y hermoso monumento que aún ahora es. Desde aquel entonces detectó tres corrientes artísticas que convivían en una misma construcción: el surrealismo (espacios paradójicos y absurdos, inútiles pero mágicos), la abstracción y el brutalismo.

 

 

Durante todo este tiempo Bofill trabajó arduamente, hasta convertir la fábrica en la espectacular vivienda que hoy es. Para él: “cualquier espacio puede adaptarse al uso que el arquitecto elija si es lo suficientemente hábil”.

 

 

Durante la primera etapa se hizo una deconstrucción parcial con dinamita y martillos --prácticamente, el lugar es una escultura amplísima.

 

 

Luego el arquitecto decidió comenzar a diseminar vegetación en su fachada: alguna escala y otra cuelga.

 

 

Después se hizo un plan para eliminar las funciones originales de cada espacio y reasignarlas según un programa hecho por el equipo.

 

 

Aún es un trabajo en proceso, y eso es parte de su encanto: siempre queda algo por hacer, siempre será una obra inacabada.

 

 

Bofill le ha dedicado gran parte de su vida, pero está seguro de que su visión cambiará el futuro. Él vive y trabaja aquí, junto con el resto de su estudio.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Estas chimeneas industriales --que algún día estuvieron llenas de humo contaminante-- hoy desbordan verde y son un ejemplo de lo que se puede lograr con visión y arrojo. Cualquier espacio viejo puede verse nuevo y hermoso con suficiente creatividad.