*

X

10 de mayo: luna llena en Escorpión y Vesak, el cumpleaños del Buda

AlterCultura

Por: pijamasurf - 05/09/2017

El 10 de mayo se celebra el Día de Buda, su nacimiento, iluminación y muerte, en una festividad que coincide cada año con la luna llena del mes de Vesak

Este 10 de mayo tendremos una jornada bastante cargada en cuestiones energéticas, simbólicas y sociales, si consideramos que se celebra el cumpleaños del Buda, una festividad de enorme dimensión en algunos países del sur de Asia, la cual se festeja siempre en la luna llena de Vesak (el nombre del mes del calendario lunisolar hinduista que coincide con nuestro abril o mayo).

En este caso será una luna llena en el signo zodiacal de Escorpión, un signo asociado siempre al esoterismo, al poder y a la transformación. Además, el 10 de mayo en algunos países como México se celebra el Día de las Madres. En el budismo la luna llena es símbolo de la iluminación o liberación del samsara.

El Vesak es para millones de budistas en todo el mundo un día sagrado, en el cual se celebra tanto el cumpleaños del Buda (el cual se data a veces en el año 623 a. C.) como su iluminación y su muerte o parinirvana, todas las cuales, según la tradición, ocurrieron durante una luna llena de Vesak (lee aquí sobre cómo el Buda alcanzó la iluminación).

Los practicantes de todo el mundo se reúnen con su sangha (los grupos o familias espirituales) y celebran al maestro que hizo girar la rueda del dharma. Se toma refugio en el Buda, el dharma y la sangha. En algunos países se suelen prender lámparas, conocidas como thoranas. Se hace especial énfasis, particularmente en las comunidades theravada, en observar los cinco preceptos que enseñó el Buda. Se evita comer carne, se práctica la compasión y se suelen leer sutras y realizar rezos. 

Aquellos que no pertenecen a una comunidad budista organizada pueden participar en este evento mundial pasando un día de silencio, practicando la compasión, meditando, tal vez encendiendo una vela, haciendo un ayuno o una ofrenda de flores o alimentos y dedicando el mérito de la práctica al beneficio de todos los seres sensibles que vagan por el samsara. En general, es un buen momento para hacer un ritual de purificación y reunir fuerzas e intención para un camino espiritual.

Este día es también un día auspicioso para acercarse al dharma y leer textos budistas. Recomendamos a aquellos que se acercan al budismo leer el Dhammapada, el Sutra del Corazón y el Sutra del Diamante

 

Lee también:

La preciosa historia de cómo el Buda alcanzó la iluminación

Borges sobre el Buda, nirvana y karma

Las cuatro nobles verdades del Buda (la esencia de su eseñanza)

La continuidad de la mente más allá de la muerte en el budismo

Las tres grandes motivaciones que hicieron a Buda buscar la iluminación

La parábola de la flecha envenenada (Buda sobre atender a lo que realmente nos ocurre) 

Una entrevista con Leandro Chernicoff, físico y maestro de meditación budista

Hoy, el concepto de inteligencia continúa sin generar consenso y las herramientas para medirla son cada vez más cuestionadas

La palabra inteligencia proviene del latín intellegentĭa, que a su vez se deriva de intelligere (que viene de los téminos inter –entre, y legere–leer-elegir). De este modo, puede deducirse que su traducción es leer entre líneas, o, elegir entre líneas. Así, también podríamos decir que la persona inteligente es la que mejor elige.

Sobre todo en Occidente (aunque hoy prácticamente en todo el mundo), desde 1912 se comenzó a emplear el famoso test conocido como IQ (coeficiente intelectual) para medir la inteligencia de las personas. Este coeficiente se ha convertido en un estándar para medir la inteligencia, aunque basado en los valores sobre lo que en Occidente se considera una persona inteligente, mayormente asociado a la resolución de problemas y el proceso y entendimiento de la información.

Sin embargo, sobre todo en las últimas décadas han aparecido grandes críticas a este sistema estandarizado, tanto por su arbitrariedad como por su naturaleza simplista. Por ejemplo, sabemos que este sistema financiero privilegia el cálculo cortoplacista, por ello, en la cumbre del “éxito” y el “progreso” están los grandes banqueros, especuladores, financieros y políticos ambiciosos, que han puesto al planeta al borde de la catástrofe ecológica en que nos encontramos. Seguramente, estas personas podrían aparecer con un alto IQ, capaces de hacer cálculos complejos (o grandes fraudes) que los colocan donde se encuentran. Pero, si volvemos a la etimología de la palabra, ¿están eligiendo bien? Y más allá de la ética, incluso, ¿están verdaderamente viendo por su propia vida?

En este debate --pues realmente no existe un consenso universal sobre lo que es la inteligencia-- este atributo está siendo como nunca cuestionado. Hoy sabemos que existen siete tipos de inteligencia: lingüística, lógico-matemática, musical, espacial, cinético-corporal, interpersonal e intrapersonal. También tenemos la inteligencia emocional o la inteligencia espiritual (asociada a la empatía y comprensión generosa de la existencia).

La discusión es extremadamente pertinente, ya que a la inteligencia se le premia, todos la queremos, pero su concepción como tal no profundiza en cuestiones como las siguientes: ¿Por qué llamar inteligente a aquel con mayor capacidad de asociar información para fines cortoplacistas? ¿Un cálculo es óptimo cuando responde solamente al ahora y al yo? ¿Qué hay de la inteligencia más disociada del ego? ¿Por qué a la sabiduría se le separa de la inteligencia? ¿No será, como intuimos, que la verdadera inteligencia es la compasión? ¿Existen tipos de inteligencia que implican una mayor comprensión del mundo?