*

X

¿Por qué Francia es el país más pesimista del mundo? (INFOGRAFÍA)

Sociedad

Por: pijamasurf - 05/30/2017

Francia aparece constantemente en el último lugar de los sondeos sobre actitudes hacia el futuro

Si les preguntáramos, ellos probablemente dirían que por realistas e incluso por su inteligencia. Los otros países son más naïve. En Francia el pesimismo es una especie de deporte nacional ligado a la crítica, al análisis más concienzudo y despiadado, a la racionalidad que destruye el optimismo (que a fin de cuentas es una forma de fe). Nadie como Voltaire para arrojar una mirada desangelada y llena de ingenio a la condición humana: "el optimismo es la locura de insistir en que todo está bien cuando somos miserables". El mundo es una tragedia, pronto moriremos y no hay solución, no hay dios, no hay trascendencia. Sólo tenemos esta existencia. Francia también produjo a Sartre, quien "hizo del ennui algo chic", y generó mayormente el posmodernismo, quizás la ideología dominante actualmente, una ideología en la que, en términos generales, se pone en duda la existencia de la verdad y la moral y se ve todo con ironía y escepticismo. El psicólogo canadiense Jordan B. Peterson no tiene clemencia con esta visión del mundo:

Los posmodernistas logran ser nihilistas y totalitarios al mismo tiempo, algo que ni siquiera Nietzsche había soñado pese a que tenía la más grande imaginación para la patología que jamás haya existido. Además combinan el nihilismo y el totalitarismo con los peores aspectos de la religión.

Evidentemente se puede diferir de lo que piensa Peterson del posmodernismo, pero el punto aquí es que Francia y sus intelectuales son el gran exponente del pesimismo, en gran parte por haber deconstruido las grandes narrativas y los grandes centros de significado. Algunos dirán que con razón. Nadie domina la razón como los franceses, pero, parafraseando a Pascal, la razón sin corazón no conduce a la felicidad y quizás eso sea un error del intelecto. Creer que tener razón es más importante que ser feliz o que encontrar significado y motivación para vivir bien es una trampa de la infatuación del propio intelecto. 

Todo esto a colación de una nota que publicada en The Economist en la que se sugiere que el éxito de la campaña de Macron en parte se debe a su entusiasmo y a su optimismo --remedios para combatir la morosidad francesa. Y los prospectos económicos lo celebran (aunque claro, esto parece ser también parte de la agenda neoliberal de The Economist, que se encarga de crear burbujas constantemente). Lo interesante de esto es, sin embargo, el contraste de la actitud positiva de Macron con el pesimismo francés, siendo que Francia invariablemente aparece en los últimos lugares y generalmente en el último en sondeos sobre los países que ven con menos optimismo el futuro (ver aquí o aquí).

Existen dos lecturas fundamentales de esto (los posmodernistas nos dirían que existen innumerables perspectivas, cada una remitiéndonos a otra, en una infinita cadena de referencias circulares). Por un lado, el pesimismo francés parece ser en parte reflejo de su inteligencia, de no ser engañados tan fácilmente por los políticos y demás, y también de su frío análisis de la condición humana (la vida como la vivimos es esencialmente trágica). Por otro lado, parecen ser esclavos de su propia inteligencia, ya que una cierta actitud positiva (no una mera actitud delusoria, sino una afirmación de lo "bueno") en términos pragmáticos es bastante útil para casi cualquier cosa que realizamos en la vida. ¿Puede un agnóstico tener fe? 

 

Esta mujer tiene 50 años, pero por su apariencia la confunden con la novia de su hijo (FOTOS)

Sociedad

Por: pijamasurf - 05/30/2017

El aspecto físico de Liu Yelin sugiere que el mito de la eterna juventud podría ser cierto

La juventud es posiblemente, junto con la belleza, una de las pocas cualidades que tiene dos modos de existencia: el real y el aparente; los dos, además, con plena autonomía. Se es joven pero también una persona puede sólo parecer joven, y aunque sin duda muchos dirán que la realidad siempre triunfará sobre la apariencia (pues, después de todo, la juventud no implica únicamente la lozanía de la piel, sino varias otras características), quienes poseen una juventud aparente casi siempre encuentran algún beneficio en ello, lo cual, en cierta forma, le otorga al simulacro una realidad de la que supuestamente carecía.

Las fotografías que ahora compartimos son una clara expresión de esa dualidad que coexiste a propósito de la juventud. Al recorrerlas o incluso al mirar sólo una de ellas, encontraríamos a primera vista a una joven que posa felizmente en soledad o junto con otro muchacho de edad afín. Sin embargo, al saber más sobre ella, entramos en conocimiento de que se trata de una mujer más bien madura, de 50 años de edad, que parece haber sido gratificada con el don de la eterna juventud.

Su nombre es Liu Yelin, su país de nacimiento es China y, según ha declarado, su secreto es el ejercicio intenso y constante (y aunque esto no lo ha dicho, es muy probable que también su genética tenga mucha responsabilidad en su aspecto). Durante 30 años, el ejercicio físico ha sido una de las actividades cotidianas imprescindibles de Liu. Además de entrenamiento con pesas, la natación es uno de sus deportes favoritos, el cual ha practicado en lagos, cruzando ríos (específicamente el Yangtsé de China y el Han de Corea del Sur) e incluso en las aguas invernales de diversos parajes asiáticos. Entre sus récords personales se encuentra haber nadado en 4 horas los 12km que hay entre las costas de Penang, Malasia, y el estrecho de Malaca, en las inmediaciones de la isla de Sumatra.

Como detalle anecdótico, el aspecto juvenil de Liu provoca que con frecuencia, cuando va acompañada de su hijo de 22 años en la calle y otros lugares públicos, se le tome por novia de éste, confusión que, a juzgar por estas fotografías, también podría estar alimentada por cierto vínculo edípico existente entre ambos.

Sea como fuere, sin duda la frescura de esta mujer puede parecer envidiable, quizá incluso si se trata de mera apariencia.

 

También en Pijama Surf: Cuando tengas 61 años, ¿crees tener un cuerpo tan saludable como el de esta mujer? (FOTOS)