*

X

Cuando los sueños violentamente lúcidos son signos de demencia

Salud

Por: PijamaSurf - 06/13/2017

Los investigadores encontraron una relación sin precedentes entre sueños físicamente violentos y el riesgo de una enfermedad neurodegenerativa –tal como Parkinson o demencia– en edades avanzadas

El mundo onírico siempre se ha relacionado con el mundo inmaterial del inconsciente, sus símbolos se han convertido en respuestas trascendentales para el bienestar de un individuo. Por ello, y desgraciadamente, la ciencia no considera el estudio de los sueños un terreno preciso, a menos que se analicen las reacciones corporales y cerebrales mientras se duerme. Hasta ahora, que un grupo de científicos del Minnesota Regional Sleep Disorders Centre en Minneapolis –EE.UU.– logró relacionar los sueños con efectos físicos en el cuerpo.

Los investigadores encontraron una relación sin precedentes entre sueños físicamente violentos y el riesgo de una enfermedad neurodegenerativa –tal como Parkinson o demencia– en edades avanzadas. De alguna manera, expresan los científicos, estos sueños son como signos que advierten de una enfermedad inclusive décadas antes del diagnóstico. 

Si bien aún no se sabe con precisión cómo se genera este vínculo, los resultados de una antigua investigación confirman que los pacientes con sueños físicamente violentos tenían entre un 80 y 100% de probabilidad de desarrollar eventualmente un desorden neurodegenerativo. Para Carlos Schenck, experto en temas oníricos, a estos sueños raros se les conoce como REM desorden de conducta del sueño –RBD, por sus siglas en inglés– y hacen que las personas “exploten” en sus sueños: sueñan que golpean o patean mientras gritan o golpean su cama en un furor de violencia. 

“Por norma general”, explica Schenck, “conforme se da un seguimiento a largo plazo a este tipo de pacientes, es más probable que desarrollen un desorden neurodegenerativo”. Esto sucede porque durante el sueño REM, la actividad eléctrica del cerebro de estos pacientes es similar a la del estado de vigilia; sin embargo, no se sabe aún cómo son capaces de realizar acciones físicas que estén coordinadas con los sueños vívidos. 

Por ahora, los investigadores saben que el RBD puede aparecer a cualquier edad, que los hombres mayores son más susceptibles que las mujeres y los niños y que el responsable de mantener el REM activo es el tallo cerebral. Parece ser que esta área es la primera en enfermarse, y después se extiende el trastorno neurodegenerativo hacia otras áreas del cerebro. Hay quienes incluso consideran que el daño del tallo cerebral no está relacionado con desórdenes neurológicos, sino que es la causa inicial del malestar. 

Por qué la mayor parte de tus problemas tienen una misma causa: no dormir bien

Salud

Por: pijamsurf - 06/13/2017

Todos los caminos apuntan al (buen) sueño

En tiempos recientes, diversos estudios científicos han demostrado que prácticamente no hay nada tan dañino para la salud en general como descuidar consistentemente nuestro tiempo de sueño. Dormir mal es casi siempre equivalente a asegurarse de que estamos apilando un fardo de enfermedades, estrés, mal humor y bajo desempeño --principalmente, al debilitar nuestro sistema inmune y hacernos más sensibles al estrés. Puede que algunos sean más resistentes que otros, que algunos tengan más motivación (y una vida con significado puede contrarrestar un poco los achaques de no dormir) pero si una persona simplemente no le da mucha importancia a su sueño, esto acabará costándole muy caro en términos de salud. 

En este video, el sitio didáctico The School of Life sugiere que la mayoría de nuestros problemas pueden ser rastreados a simplemente no dormir bien. The School of Life basa esta idea en diferentes estudios científicos, contados de una manera ligera y entretenida:

La idea [de que nuestros problemas se deben a no dormir] nos puede parecer profundamente ofensiva. Seguramente hay cosas más importantes que el cansancio. Seguramente nos estamos enfrentando a dificultades genuinas: la economía, la política, problemas en el trabajo, tensiones en relaciones, familia... Estas son verdaderas dificultades, pero comúnmente dejamos de ver el nivel con el que nuestra habilidad de confrontar nuestros problemas con valentía y resiliencia depende de pequeños factores como cuál es nuestro nivel de azúcar en la sangre, cuándo recibimos un abrazo de alguien, cuánta agua hemos tomado --y cuántas horas dormimos.

A veces sobreintelectualizamos las cosas y pensamos que nuestros problemas se deben a profundas y complejas cuestiones, enigmas, misterios, épicas batallas y demás, pero quizás no podemos pensar muy bien --y menos, resolver cosas tan complejas-- simplemente porque no hemos dormido lo suficiente. Si tan sólo dormimos bien seremos nosotros mismos, tendremos disponible nuestra energía y eso hará que los problemas se vean menos grandes y más accesibles. Quizás ni siquiera existan ya, bajo la luz de una mirada bien despierta.

En algún momento pensamos que dormir tarde era glamuroso, creativo, excitante, pero esas ideas no duran, no pasan la prueba del tiempo, no son sostenibles.

El video nos recuerda que para los bebés la solución, el mecanismo de defensa primordial es dormir. Aunque para nosotros eso puede parecer huir, hay veces en que lo que más nos puede ayudar es eso. 

Antes de apropiarnos de una visión trágica sobre nuestras vidas, antes de esto, intentemos dormir bien, para ver si es sólo que estamos en un estado de ánimo débil y negativo por no dormir bien, sugiere The School of Life. 

 

Lee también: Silencio y sueño, las dos necesidades de la mente que se han vuelto lujos