*

Conoce el calzado que coincide a la perfección con el espíritu de las grandes ciudades

Las grandes ciudades son el territorio humano por excelencia. Un lugar donde parecería que todo se encuentra al alcance, siempre inmediato, listo para satisfacer las necesidades de los sentidos.

La realidad, sin embargo, es otra. Existe al menos un aspecto de las ciudades que determina nuestra experiencia en ellas: su vastedad. Sin duda son territorios de civilización y tecnología, pero al mismo tiempo las ciudades son inmensas, lo cual en muchos casos las hace indomables y enigmáticas, lugares perfectos para el descubrimiento y la exploración.

En este contexto, los nuevos adidas NMD se presentan como el calzado ideal para crear el futuro de la exploración urbana. Ahora, los NMD han fusionado las tecnologías BOOST y PRIMEKNIT, esto es, lo mejor de su historia, para crear una síntesis que se proyecta decididamente hacia la reinvención de su propio presente. El resultado es una línea de calzado que destaca por la vanguardia de su diseño que, sin embargo, conserva la singularidad que identificamos bien en adidas.

Creatividad, progreso, transformación: esos son los sellos de identidad de los nuevos NMD, que comparte lo mismo con las ciudades que con los nómadas urbanos que las recorremos, bebiendo constantemente la miríada de estímulos que nos ofrecen con cada paso que damos.

 

Conoce más en adidas.mx/nmd

Este hermoso cortometraje animado te enseñará a soltar el control (VIDEO)

Buena Vida

Por: PijamaSurf - 06/02/2017

Para ser se requiere aprender a soltar, a perder el control en dominio, a dejar ir mediante el desapego a los objetos

En su libro To Have or To Be? (1976), el psicólogo, psicoanalista y filósofo humanista Erich Fromm habla sobre la diferencia entre el estado de tener y de ser. En el primero, la naturaleza de la existencia se enfoca en la propiedad privada, en tanto obtener como coleccionar objetos y, como tal, se goza del derecho a reclamarlo: “El modo de tener excluye a otros; no requiere ningún otro esfuerzo de mi parte que mantener mi propiedad o hacer uso productivo de él”. En el segundo, “Ser significa renovarse a sí mismo, crecer, dejarse fluir, amar, trascender de la prisión de un ego aislado, interesarse, estar presente, dar”.

Ambos modos de existencia alteran la conducta y la actitud de una persona; en especial cuando se trata de los vínculos emocionales. Por ejemplo, mientras tener una relación implica que la otra persona forma parte de mi propiedad normalizando conductas de celos y envidia, ser o estar en una relación es una “actividad productiva. Implica cuidar, conocer, responder, afirmar, disfrutar a la persona, al árbol, a la pintura, a la idea. Significa traer a la vida su esencia. Es un proceso, de autorrenovación y autocrecimiento”.

Pero para Ser se requiere aprender a soltar, a perder el control en dominio, a dejar ir mediante el desapego a los objetos. Para dejar en claro este mensaje, el diseñador Kaukab Basheer realizó un cortometraje de animación, cuyos protagonistas –un monje tibetano y su aprendiz– enseñan a Ser soltando el control y el apego. 

Te compartimos a continuación Dechen