*

X

La mayoría guardamos algunos de estos 34 secretos, según la ciencia

Ciencia

Por: Pijama Surf - 06/04/2017

Los secretos son una constante en la vida más íntima de una persona, y estos son los más comunes

Si quieres guardar un secreto, debes esconderlo también de ti mismo. 

George Orwell

Un secreto es siempre intencionado y, como dicta la frase de George Orwell, el problema es que un secreto se arrincona en lo más hondo de nosotros mismos. Por eso los secretos pueden convertirse en una especie de carga de la memoria más profunda. Aun así, al parecer la mayoría los guardamos, y según un estudio publicado por la US National Library of Medicine, éstos pueden dividirse en 34 categorías generales.

Cabe apuntar que la mayoría de los secretos (de acuerdo con este estudio) son acciones que el sujeto asocia generalmente a faltas de ética o un comportamiento antisocial. El estudio también apunta a que estos secretos se convierten en una especie de carga psicológica, más allá de si la persona es consciente o no de ello. Es decir, la mayoría de los secretos no son inofensivos; quizá sea tiempo de cambiar nuestros secretos a otros que tengan que ver con experiencias íntimas, como un tesoro, sin que necesariamente se trate de la parte oscura de nuestra vida.

Según los resultados, las siguientes son las 34 categorías donde se engloban la mayor parte de nuestros secretos:

 

Daño a otra persona

Uso de drogas

Un mal hábito o adicción

Robo

Haber hecho algo ilegal

Daño a uno mismo

Aborto

Trauma

Mentiras

Violación de confianza

Deseo romántico

Descontento romántico

Pensamientos románticos con otra persona estando en una relación

Infidelidad emocional

Infidelidad sexual

Ser la persona con la que otro es infiel

Descontento social

Deslealtad laboral

Bajo desempeño laboral

Planes de pedir a alguien matrimonio

Sorpresa por algo

Algún hobby

Una relación secreta

Secretos familiares

Embarazo

Orientación sexual

Comportamiento sexual

Abstinencia sexual

Pretensión (esconder que no te gusta algo que te hace popular)

Creencias o ideología

Finanzas

Trabajo o proyecto secreto

Ambición

Comportamiento inusual

 

Ahora, de los anteriores secretos, la mayoría afirmó tener en promedio 13 de ellos. Por su parte, el mayor rango de personas con secretos por categoría se ubicó así:

60% Una mentira o impropiedad financiera

47% Violación de confianza

33% Robo, una relación secreta o descontento laboral

Estudios confirman que el mes en que naces influye en tu personalidad y carácter

Ciencia

Por: Pijama Surf - 06/04/2017

Más allá de los horóscopos, estudios científicos revelan cómo estamos influenciados por la naturaleza

Desde la antigüedad, el hombre ha observado el cielo y estudiado las correspondencias de los astros con la época en que se vive, estación en que se nace o se cultiva, etc., El método actual más conocido respecto al estudio de la ubicación de los astros y su vínculo con la historia personal es la astrología, que juega más en el mundo del azar y no es considerada como una ciencia formal.

Pero, más allá del horóscopo (cuyas raíces etimológicas provienen del griego hora-hora y skopeo-examinar), distintos estudios recientes explican cómo la época del año crea patrones en la personalidad de sus "hijos", los bebés que nacieron en ella.

Un estudio presentado en Berlín en el European College of CNP Congress en el 2014, realizado a 400 personas, apunta:

Estudios bioquímicos muestran que la estación en la que naces influencia la generación de cierto tipo de transmisores, como la dopamina y serotonina. (…) Esto nos lleva a entender que la estación de nacimiento tiene un efecto más prolongado en la vida. Nuestro trabajo fue aplicado a 400 personas y analizamos sus fechas de nacimiento y sus tipo de personalidades. Básicamente, parece que la estación en la que naces influencia la probabilidad, o no, de que desarrolles ciertos desórdenes de ánimo. (…) No podemos decir aún los mecanismos involucrados. Lo que estamos buscando ahora es encontrar marcas genéticas vinculadas con la fecha de nacimiento y los desórdenes anímicos.

Según esta investigación, las personas que nacen en verano tienden más a tener cambios de ánimo repentinos, en comparación con los que nacen en invierno. También, los individuos que nacen en verano suelen ser extremadamente positivos. Por su parte, las personas nacidas en otoño suelen ser menos depresivas que las nacidas en invierno, y estas últimas tienden a un temperamento menos irritable que los que nacen en cualquier otra época del año.

La estación en la que naces no sólo influye en tu temperamento sino también en tus hábitos. Por ejemplo, los nacidos en verano son más propensos a acostarse más tarde y los que nacen en invierno suelen irse a dormir más temprano, según un estudio del 2014 presentado en la US National Library of Medicine.

La complejidad de lo existente y su interdependencia es sorprendente. Y, más allá de escudar nuestros defectos o virtudes en factores externos, este tipo de descubrimientos confirman lo que intuitivamente muchas culturas desarrollaron hace miles de años: un riguroso análisis de interrelación de la realidad desde un enfoque no antropocéntrico.