*

X

Mario Vargas Llosa y Octavio Paz discuten la 'dictadura perfecta' en un programa de Televisa (VIDEO)

Política

Por: pijamasurf - 06/05/2017

En 1990 Vargas Llosa sentenciaba, memorablemente, al gobierno del PRI como una 'dictadura perfecta' en un programa de Televisa

Era 1990 y el discurso neoliberal que estaba impulsando el poder en México predicaba una nueva apertura. En un programa de Televisa, Mario Vargas Llosa hizo una intervención que pasaría a la historia, por calificar al gobierno del PRI como "una dictadura perfecta". Mientras Vargas Llosa hablaba, Octavio Paz se mostraba compungido, visiblemente perturbado por las palabras del otro, e igualmente Enrique Krauze, quien se convertiría en el intelectual de cabecera de Televisa. Las palabras de Vargas Llosa fueron retomadas por algunos intelectuales de izquierda y medios como Proceso. No hay duda de que en muchos aspectos fueron muy atinadas. Por otro lado, es oportuno mencionar que el mismo Vargas Llosa ha tenido una carrera literaria muy ligada a la política, particularmente al neoliberalismo y se ha ganado muchas críticas, especialmente entre defensores de movimientos sociales de izquierda, y ciertamente no se puede hablar en él de un gran compromiso moral con la igualdad y la justicia, que él mismo denunciaba en México como del todo ausentes. Intelectuales brillantes que, sin embargo, han preferido el cobijo del Estado (ya sea en casa o en el exilio, como es el caso de Vargas Llosa en España) y los beneficios económicos de no ser demasiado incómodos. 

A la aseveración de Vargas Llosa de que México era una dictadura perfecta, Octavio Paz sintió necesario precisar. Lo que había en México era un sistema hegemónico de dominación de un partido, considerando que "no se puede hablar de dictaduras, no es una dictadura militar... Ni una dicta blanda ni una dicta dura", dijo Paz.

Es un diálogo imperdible, verdaderamente histórico. Cualquier parecido con la actualidad es mera coincidencia.

A continuación, una transcripción de lo que dice Vargas Llosa:

Quisiera comentar brevemente la brillante exposición de Octavio El dice que en distinción que yo hice de la transición hacia formas abiertas de sociedad en América Latina, no encontraba el caso de México. Y al describir Octavio el caso de México, en cierta forma me parece que ha exonerado a México de lo que ha sido la tradición dictatorial latinoamericana. Yo no creo que se pueda exonerar a México de esa tradición de dictaduras latinoamericanas. Encaja en esa tradición con un matiz que es más bien el de un agravante: México es una dictadura perfecta. La dictadura perfecta no es el comunismo, no es la URSS, no es Fidel Castro, la dictadura perfecta es México. Porque es la dictadura camuflada. De tal modo que puede parecer no ser una dictadura, pero tiene de hecho, si le escarbas, todas las características de la dictadura; la permanencia, no de un hombre, pero sí de un partido inamovible, que concede cierto espacio para la crítica en la medida que esta crítica le sirve, pero que suprime por todos los medios, incluso los peores, aquella crítica que de alguna manera pone en peligro su permanencia. Yo no creo que haya en América Latina ningún caso de sistema de dictadura que haya reclutado tan eficientemente al medio intelectual sobornándolo de una manera muy sutil, a través de trabajos, de nombramientos, de cargos públicos, sin exigirle una adulación sistemática como hacen los dictadores vulgares, pidiéndoles más bien una actitud crítica para garantizar la permanencia de ese partido en el poder. Un partido, de hecho, único. Es una dictadura, puede tener otro nombre, sui géneris, pero tanto es una dictadura que todas las dictaduras latinoamericanas han tratado de crear algo equivalente al PRI en sus propios países. Es una dictadura, no sólo en lo que se refiere a la permanencia del poder, a la falta de una genuina democracia interna sino también en su incapacidad para realizar la justicia social. Creo que es muy importante que también en el caso de México se diga que aquí se vivió y se ha vivido durante décadas, con matices muy particulares el fenómeno de la dictadura latinoamericana. Nosotros, como estoy seguro, lo quieren los demócratas mexicanos, queremos que esta democracia y liberación vaya hasta sus últimas consecuencias.

El host conspiracional Alex Jones es un artista del performance, según su abogado

Política

Por: pijamasurf - 06/05/2017

El popular conspiranoico Alex Jones es sólo un performer, según su abogado; su esposa dice que quiere romperle el cuello a Alec Baldwin

Alex Jones, anfitrión de un popular medio de conspiración de ultraderecha, es un artista de performance, según dijo su propio abogado en el juicio de custodia que se lleva actualmente a cabo. Jones (y su sitio Infowars) se ha convertido en uno de los más entusiastas partidarios de Trump, quien ha declarado que la mayoría de las noticias son fake (excepto Infowars, uno supone). 

Jones fue la fuente del llamado Pizzagate durante la elección, una noticia falsa que acusaba a Hillary Clinton y John Podesta de mantener una red de tráfico sexual de personas basada en una pizzería de Washington D. C. Jones ha difundido también teorías de conspiración sobre el atentado a las Torres Gemelas del 9-11, el Club Bilderberg, el Bohemian Grove, y sostiene que la llegada a la Luna fue falsificada, entre otras sabidas teorías de la conspiración. Es conocido por su fuerte postura a favor de las armas.

El abogado de Jones dijo que su cliente está representando un papel, un papel que suele llevarlo a episodios en los que difunde su opinión de manera vehemente, perpetuamente enfadado en contra del statu quo y apoyando lo que ahora se conoce como alt-right o la extrema derecha conservadora.

Kelly Jones mantiene que su exesposo no es estable, que quiere romperle el cuello a Alec Baldwin (quien imita a Trump en el show Saturday Night Live) y que quiere que violen a Jennifer Lopez. Además, sostiene, trasmite desde casa, y los niños lo ven transmitir su programa. En las siguientes semanas el jurado deberá decidir si el personaje mediático de Jones es diferente a su persona cotidiana y en base a esto podrá determinar quien se queda con la custodia de sus tres hijos, un joven de 14 años y dos chicas de 12 y 9, respectivamente.