*

X

Weightless o sobre cómo reducir los síntomas de la ansiedad a través de los sonidos (VIDEO)

Ciencia

Por: - 06/13/2017

De hecho, la terapia musical parece tener una efectividad sorprendente, pues tan sólo en el Reino Unido ha demostrado reducir en un 65 por ciento la ansiedad con una sola canción.

La ansiedad y la depresión, son dos de las enfermedades mentales más comunes en la actualidad. Si bien existían ya en la remota época del filósofo Hipócrates, por el cuarto siglo a.C.,  continúa investigándose en torno a la efectividad y diversidad de los tratamientos. Por ejemplo, actualmente existen tratamientos farmacéuticos, terapia cognitiva, alternativas holísticas como meditación, yoga, masaje y técnicas de relajación, entre otras más. 

Sin embargo, poco se sabe en la actualidad de los efectos del sonido en torno a la salud emocional de un individuo. En psicología se conoce el tratamiento llamado EMDR –Eye Movement Desensitization and Reprocessing–, el cual somete tanto al cuerpo como al cerebro a un estímulo bilateral auditivo o táctil para desensibilizar y reprocesar un evento traumático. Esto significa que con la estimulación adecuada, mediante los sonidos, es posible reducir la sintomatología de la ansiedad, así como de otros trastornos emocionales que pueden afectar a un individuo. 

De hecho, la terapia musical parece tener una efectividad sorprendente, pues tan sólo en el Reino Unido ha demostrado reducir en un 65 por ciento la ansiedad con una sola canción. Algunos expertos en la salud mental explican que esta ansiedad actual, asociada principalmente con la generación Y –aquella que creció entre la década de los 80 y la de los 90–, se deriva al crecimiento exacerbado de la tecnología, a la crianza sobreprotectora, al factor de estar eternamente en pruebas escolares y al lujo de muchas opciones a elegir. 

De acuerdo con el psicólogo londinense Pieter Kruger, la resiliencia –y por tanto el dominio sobre los síntomas derivados de la ansiedad– se relaciona con la disminución de los pensamientos obsesivos compulsivos sobre el futuro: “Nos hemos convertido en seres obsesivos porque queremos tomar las decisiones adecuadas cada vez. Yo paso mucho tiempo preocupándome acerca de lo que haré con mi vida. Generaciones pasadas no tenían opciones a elegir. Se les decía qué hacer y eso desvanecía la presión.” Ahora, la toma de decisiones puede provocar parálisis –aún si se trata de elegir entre un par de zapatos–.  Así como en la reducción en el uso de la tecnología, pues su abuso contribuye al desbordamiento de la ansiedad y depresión: se trata de una ventana a un mundo de conectividad y comparativas en torno a las relaciones de pareja, dietas, complexiones, belleza, dinero, nivel socioeconómico, etcétera. 

Como medida de apoyo para dominar los síntomas de ansiedad, investigadores de Mindlab Internacional, en Reino Unido, existe esta canción que induce a un estado superior de relajación. Se trata de Weightless de Marconi Union, en donde se reúne una serie de sonidos terapéuticos con base en ritmos, líneas graves y armónicas. El estudio demostró que la composición es capaz de reducir el ritmo cardíaco y la presión sanguínea, así como la incidencia de cortisol –hormona del estrés–. 

El investigador Dr. David Lewis-Hodgson explica que en un grupo control en el que se generó pequeñas dosis de estrés, hubo un 65 por ciento de disminución en los niveles de ansiedad. Sin embargo, no es recomendable escuchar esta canción mientras se conduce o se realiza alguna actividad que requiera mucha atención. 

 

La mayoría guardamos algunos de estos 34 secretos, según la ciencia

Ciencia

Por: Pijama Surf - 06/13/2017

Los secretos son una constante en la vida más íntima de una persona, y estos son los más comunes

Si quieres guardar un secreto, debes esconderlo también de ti mismo. 

George Orwell

Un secreto es siempre intencionado y, como dicta la frase de George Orwell, el problema es que un secreto se arrincona en lo más hondo de nosotros mismos. Por eso los secretos pueden convertirse en una especie de carga de la memoria más profunda. Aun así, al parecer la mayoría los guardamos, y según un estudio publicado por la US National Library of Medicine, éstos pueden dividirse en 34 categorías generales.

Cabe apuntar que la mayoría de los secretos (de acuerdo con este estudio) son acciones que el sujeto asocia generalmente a faltas de ética o un comportamiento antisocial. El estudio también apunta a que estos secretos se convierten en una especie de carga psicológica, más allá de si la persona es consciente o no de ello. Es decir, la mayoría de los secretos no son inofensivos; quizá sea tiempo de cambiar nuestros secretos a otros que tengan que ver con experiencias íntimas, como un tesoro, sin que necesariamente se trate de la parte oscura de nuestra vida.

Según los resultados, las siguientes son las 34 categorías donde se engloban la mayor parte de nuestros secretos:

 

Daño a otra persona

Uso de drogas

Un mal hábito o adicción

Robo

Haber hecho algo ilegal

Daño a uno mismo

Aborto

Trauma

Mentiras

Violación de confianza

Deseo romántico

Descontento romántico

Pensamientos románticos con otra persona estando en una relación

Infidelidad emocional

Infidelidad sexual

Ser la persona con la que otro es infiel

Descontento social

Deslealtad laboral

Bajo desempeño laboral

Planes de pedir a alguien matrimonio

Sorpresa por algo

Algún hobby

Una relación secreta

Secretos familiares

Embarazo

Orientación sexual

Comportamiento sexual

Abstinencia sexual

Pretensión (esconder que no te gusta algo que te hace popular)

Creencias o ideología

Finanzas

Trabajo o proyecto secreto

Ambición

Comportamiento inusual

 

Ahora, de los anteriores secretos, la mayoría afirmó tener en promedio 13 de ellos. Por su parte, el mayor rango de personas con secretos por categoría se ubicó así:

60% Una mentira o impropiedad financiera

47% Violación de confianza

33% Robo, una relación secreta o descontento laboral