*

X

2 aspectos que hacen al cerebro de un psicópata distinto al del resto

Ciencia

Por: Pijama Surf - 07/26/2017

Más allá del aspecto emocional, el cerebro de un psicópata verdaderamente envía distintas señales eléctricas

Los psicópatas han sido protagonistas durante años en la literatura, cine y artes en general. Y en el terreno científico también han suscitado durante años un interés especial.

¿Qué es lo que hace a un psicópata? Han sido analizados aspectos como la falta de amor y atención en la infancia, la poca autoestima, la nula o precaria empatía, y a nivel cerebral también se han hecho numerosos estudios al respecto.

Quizá lo que genere tanto interés en la psicopatía es el asombro que nos causa que una persona se vuelva completamente ajena al dolor del otro, a la humanidad del otro; podría parecer que la empatía es uno de los rasgos que más nos acerca a lo verdaderamente humano, lo que nos hace reconocernos como especie.

Un estudio reciente de la Universidad de Harvard, luego de hacer rastreos cerebrales a más de 49 pacientes diagnosticados con psicopatía en un hospital psiquiátrico, reveló que verdaderamente existe una anomalía en el cerebro de un psicópata, y se trata de una conexión más débil entre la corteza prefrontal media ventral y el estriado.

Lo anterior resulta en que los psicópatas registran una mucho mayor actividad en la parte del cerebro asociada a la recompensa, y de ello se desprende que se enfoquen mucho más en la recompensa inmediata (de manera obsesiva) y no piensen, o acaso ni registren, las consecuencias de sus actos a mediano y largo plazo.

Esta misma área es la que se enciende en personas con obsesiones compulsivas como comer, aunque en los psicópatas ocurre en muchas más decisiones que en las concernientes a un solo tópico: la clave para ellos es la recompensa como valor primordial a nivel cerebral.

Esta investigación es muy relevante, ya que más allá de la falta de sentimientos atribuida a este tipo de personas y al tratamiento de la enfermedad enfocado en desórdenes emocionales, revela que verdaderamente existe una anomalía cerebral que puede tratarse, y estudiarse, desde otro ángulo, uno más humano, quizá.

Cómo aprendemos a leer la mente de una persona al mirarla a los ojos

Ciencia

Por: pijamasurf - 07/26/2017

La ciencia muestra que los ojos realmente son la ventana de la mente

Si no del alma, al menos es indudable que los ojos son la ventana de la mente. A través de los ojos podemos conocer los estados internos de una persona, justamente como si miráramos el interior de una casa a través de una ventana. Simon Baron-Cohen, neurocientífico de Cambridge, ha documentado la habilidad de identificar estados internos de un individuo a través de los ojos, lo cual demuestra que el contenido de la mente de las personas sí puede ser observado, o al menos inferido por la mirada. Y, como sugiere Tobias Grossmann, profesor de psicología de la Universidad de Virginia, los ojos constituyen un puente entre el ser y la otredad que provee acceso directo al estado interno de los demás.

Por otro lado, un trabajo publicado en Molecular Psychiatry y basado en una prueba de empatía cognitiva llamada "lectura de la mente a través de los ojos", mostró que somos capaces de descifrar lo que otra persona está pensando o sintiendo al mirarla a los ojos en un rango corto de tiempo. No se trata de telepatía sino de una auscultación de los pensamientos basada en el lenguaje corporal, particularmente los ojos. Curiosamente, la prueba mostró que las mujeres son las que más facilidad tienen para "leer" lo que están pensando otros.

Esta capacidad es, según los científicos, algo único en el ser humano, y es que la responsividad y morfología del ojo humano son únicas. Los seres humanos tienen la mayor elongación horizontal de las líneas externas del ojo y la mayor cantidad de tejido expuesto (esclerótica) y son la única especie con una membrana esclerótica blanca. Asimismo, los seres humanos tienden naturalmente a enfocarse en los ojos más que otras especies; esto es algo que nos diferencia de nuestros más cercanos parientes, los chimpancés. Los bebés prefieren mirar al rostro y a los ojos y al hacerlo obtienen información emocional de otras mentes, pues al mirar involucran regiones cerebrales que en los adultos están implicadas en entender el estado mental de los demás.

Curiosamente es la oxitocina, la llamada hormona del amor o del apego, la que modula nuestra respuesta a las señales de la mirada. Diversas pruebas muestran que al administrar oxitocina a una persona, ésta tiende a incrementar su fijación en los ojos. La oxitocina aumenta el reconocimiento de estados emocionales y mentales de otros individuos, que son recibidos vía los ojos. Grossman cita estudios que comprueban que evitar la mirada o una reducida sensibilidad a las señales de los ojos es una de las formas de identificar tempranamente el autismo. De aquí también que los niños a los que se les administra oxitocina logran responder mejor a las señales de los ojos. Grossmann sugiere que esta capacidad de "leer la mente" a través de los ojos es algo que no requiere un entendimiento conceptual de la mente de los demás, sino que se sirve de la experiencia directa de los estados mentales y emocionales de otras personas.

Es decir, no necesitamos explicar y conceptualizar en palabras lo que vemos, simplemente lo sabemos. Podemos saber si alguien está triste o quiere algo con sólo mirar sus ojos. Podemos también obtener mucha información si analizamos a qué le está poniendo atención, algo que la mirada revela. Es por esto que muchos jugadores de póquer utilizan lentes oscuros cuando juegan torneos. Asimismo, mucha información puede determinarse por la dilatación de la pupila, el ritmo con el que una persona mueve la mirada o su capacidad de sostener la mirada de otros sin alterarse.

Por último debemos mencionar la controversial disciplina médica de la iridología, en la cual se sostiene que el estudio del iris es una especie de mapa holográfico de las condiciones psicológicas y fisiológicas de un individuo y, por lo tanto, una forma muy útil de diagnosticar a la gente.