*

X

Cómo aprendemos a leer la mente de una persona al mirarla a los ojos

Ciencia

Por: pijamasurf - 07/18/2017

La ciencia muestra que los ojos realmente son la ventana de la mente

Si no del alma, al menos es indudable que los ojos son la ventana de la mente. A través de los ojos podemos conocer los estados internos de una persona, justamente como si miráramos el interior de una casa a través de una ventana. Simon Baron-Cohen, neurocientífico de Cambridge, ha documentado la habilidad de identificar estados internos de un individuo a través de los ojos, lo cual demuestra que el contenido de la mente de las personas sí puede ser observado, o al menos inferido por la mirada. Y, como sugiere Tobias Grossmann, profesor de psicología de la Universidad de Virginia, los ojos constituyen un puente entre el ser y la otredad que provee acceso directo al estado interno de los demás.

Por otro lado, un trabajo publicado en Molecular Psychiatry y basado en una prueba de empatía cognitiva llamada "lectura de la mente a través de los ojos", mostró que somos capaces de descifrar lo que otra persona está pensando o sintiendo al mirarla a los ojos en un rango corto de tiempo. No se trata de telepatía sino de una auscultación de los pensamientos basada en el lenguaje corporal, particularmente los ojos. Curiosamente, la prueba mostró que las mujeres son las que más facilidad tienen para "leer" lo que están pensando otros.

Esta capacidad es, según los científicos, algo único en el ser humano, y es que la responsividad y morfología del ojo humano son únicas. Los seres humanos tienen la mayor elongación horizontal de las líneas externas del ojo y la mayor cantidad de tejido expuesto (esclerótica) y son la única especie con una membrana esclerótica blanca. Asimismo, los seres humanos tienden naturalmente a enfocarse en los ojos más que otras especies; esto es algo que nos diferencia de nuestros más cercanos parientes, los chimpancés. Los bebés prefieren mirar al rostro y a los ojos y al hacerlo obtienen información emocional de otras mentes, pues al mirar involucran regiones cerebrales que en los adultos están implicadas en entender el estado mental de los demás.

Curiosamente es la oxitocina, la llamada hormona del amor o del apego, la que modula nuestra respuesta a las señales de la mirada. Diversas pruebas muestran que al administrar oxitocina a una persona, ésta tiende a incrementar su fijación en los ojos. La oxitocina aumenta el reconocimiento de estados emocionales y mentales de otros individuos, que son recibidos vía los ojos. Grossman cita estudios que comprueban que evitar la mirada o una reducida sensibilidad a las señales de los ojos es una de las formas de identificar tempranamente el autismo. De aquí también que los niños a los que se les administra oxitocina logran responder mejor a las señales de los ojos. Grossmann sugiere que esta capacidad de "leer la mente" a través de los ojos es algo que no requiere un entendimiento conceptual de la mente de los demás, sino que se sirve de la experiencia directa de los estados mentales y emocionales de otras personas.

Es decir, no necesitamos explicar y conceptualizar en palabras lo que vemos, simplemente lo sabemos. Podemos saber si alguien está triste o quiere algo con sólo mirar sus ojos. Podemos también obtener mucha información si analizamos a qué le está poniendo atención, algo que la mirada revela. Es por esto que muchos jugadores de póquer utilizan lentes oscuros cuando juegan torneos. Asimismo, mucha información puede determinarse por la dilatación de la pupila, el ritmo con el que una persona mueve la mirada o su capacidad de sostener la mirada de otros sin alterarse.

Por último debemos mencionar la controversial disciplina médica de la iridología, en la cual se sostiene que el estudio del iris es una especie de mapa holográfico de las condiciones psicológicas y fisiológicas de un individuo y, por lo tanto, una forma muy útil de diagnosticar a la gente.

Así es como el consumo de alcohol afecta las relaciones de pareja a largo plazo

Ciencia

Por: Pijama Surf - 07/18/2017

Un estudio de la Universidad de Michigan arroja interesantes resultados sobre la relación entre el consumo de alcohol en una relación y su nivel de satisfacción

Es verdad: en el amor de una pareja influye una diversidad de indicadores casi irrastreables. Que una relación dure, quizá primero comience con cualidades como el respeto o la madurez de entender que el romance siempre bajará de nivel, con aprender a vivir el amor desde la cotidianidad, más allá del romance explosivo e inicial.

Los elementos de la ecuación, sin embargo, son mucho más complejos. Y entre ellos destaca también el consumo de sustancias, la relación que tenemos con ellas. Sobre el consumo del alcohol en pareja, un estudio de la Universidad de Michigan ha arrojado interesantes resultados respecto a su relación con parejas duraderas.

El análisis incluyó una muestra de 4 mil 864 parejas con más de 33 años juntos, todos arriba de los 50 años. Los resultados apuntan a que las parejas cuyo consumo de alcohol es similar son más felices. Lo anterior incluye tanto a los que toman como a los abstemios. Las personas que beben juntas suelen estar también más satisfechas.

En una entrevista para Reuters la doctora Kira Birditt, de la Universidad de Michigan, advirtió:

Los resultados no sugieren que las parejas deberían beber más, o cambiar la manera en que beben. (…) No sugerimos una respuesta de por qué pasa lo que pasa, pero podría ser que las personas que hacen actividades de esparcimiento juntas tinene una mejor calidad de matrimonio.

Lo anterior apunta a que no es el alcohol en sí lo que determina la satisfacción, sino el hecho de compartir cosas juntos, lo cual también aplica en el caso del abstencionismo. Ahora, el análisis también indica que cuando uno de los dos involucrados bebe más, o bien, uno es abstemio y el otro no, la satisfacción es menor.

En el caso de los que toman mucho, como cualquier exceso, ello merma la estabilidad de la pareja, así como de cualquier relación personal.