*

X

¿Cómo descubrir lo diferente en tu vida y aprender a valorarlo?

Buena Vida

Por: pijamasurf - 07/12/2017

Aceptar lo diferente provoca grandes cambios en nuestra vida

En la vida contemporánea nos podemos sentir desbordados por el exceso de estímulos que nos rodea. Sabemos bien que en nuestra época se ha configurado un modelo de experiencia de realidad en el que pareciera imperante siempre estar haciendo muchas cosas, conocer muchas opiniones sobre un mismo tema, saltar de una publicación en redes sociales a otra y así con muchas cosas más, en un ritmo frenético en donde, entre otros efectos, corremos el riesgo de quedar avasallados por ese mar y perder así la brújula de lo que somos, creemos y pensamos. Paradójicamente, el exceso hace que la experiencia del mundo deje la diferencia para encaminarse hacia lo idéntico.

En este sentido, ahora se nos presenta una oportunidad inmejorable y acaso urgente para re-descubrir la diferencia propia de la vida. Desde distintas perspectivas, la idea de lo diferente ha sido reivindicada como un elemento que también da vitalidad al mundo. Sin lo diferente, por ejemplo, no tendríamos capacidad de asombro, pues nos podemos sorprender sólo ante aquello que escapa a nuestras previsiones y la manera en que experimentamos la realidad. La diferencia activa nuestros sentidos, nos lleva fuera de nuestras creencias y, por lo mismo, es capaz de situarnos en territorios que nunca nos hubiéramos atrevido a pisar.

Ser independiente, vivir fuera de la casa familiar, adquirir el primer automóvil, dejar la universidad… éstas son algunas de las circunstancias en donde se vive con mayor ardor la fuerza de la diferencia, al mismo tiempo que se le busca con más empeño. Ser diferente se vive también como un ímpetu por ser arriesgado, creativo, innovador, inquieto: todo ello orientado con un propósito vital que aunque no es sencillo concretar, se sabe que está ahí, animando nuestra existencia.

¿Cómo descubrir lo diferente? En buena medida, relajando nuestros sentidos. Dándonos cuenta de que todo fluye y todo cambia, y aceptando esa mutabilidad. Mirando con atención lo más ínfimo y lo más grandioso, y percibiendo que cada uno de esos elementos tiene el peso específico que lo mantiene presente en nuestro mundo.

¿Y cómo aprender a valorarlo? Sencillo: al tomar conciencia del efecto que eso tiene en nuestra realidad, la manera en que la cambia y, como decíamos, la lleva a un punto imprevisible, siempre nuevo: diferente.

 

Contenido cortesía de Volkswagen México

Cuando se trata de tan sólo sexo, sin intenciones de trascender el acto hacia uno emocional, es indispensable considerar varios puntos para la salud emocional de cada uno de los implicados en el vínculo

¿Se puede tener sexo sin emociones? Es una pregunta complicada pues el sexo, por sí solo, libera una gama de sensaciones y emociones que implican el desarrollo de un nuevo estado psicoemocional; sin embargo, cuando se trata de hablar sobre los sentimientos, aquellas emociones que se viven a largo plazo, hacia la pareja sexual, puede volverse un poco complicado. En especial en el caso de los amigos con beneficios o fuck buddies

Cuando se trata de tan sólo sexo, sin intenciones de trascender el acto hacia uno emocional, es indispensable considerar varios puntos para la salud emocional de cada uno de los implicados en el vínculo. Para establecer los límites, te compartimos siete reglas a seguir: 

– Evita que sean personas conocidas o amigos. Esto ayudará a reducir roces o problemas de convivencia, conflictos de intereses, etc. En lugar de eso hay que considerar a alguien que, al igual que uno mismo, no posea expectativas y haya atracción física mutua. 

– Establece límites claros. Tal como si fuese un contrato, se requieren especificaciones para evitar malentendidos y malas interpretaciones. Aquí se pueden establecer los días, la frecuencia o los lugares, entre otros. 

– Comunicación ante todo. Dado que la relación se basa exclusivamente en una práctica sexual, es importante aclarar los gustos y maneras en que se disfruta del sexo. El momento es de los dos, por lo que será mucho más productivo indicar los propios gustos y enfocarse en el placer de ambos (no sólo de uno), en lugar de fingir orgasmos o interés. 

– Olvidar las citas y otros eventos sociales. Es un vínculo exclusivo para el interés sexual, por lo que las actividades de una pareja o citas, como ir al cine o tener cenas, probablemente no es lo que estés buscando en un fuck buddy. En especial porque una pareja requiere más características emocionales, profesionales y sociales que tan sólo “buen sexo”. 

– No hay exclusividad sexual ni emocional entre otras personas. Es un espacio abierto en el que deja de existir el miedo de la infidelidad o deslealtad, por lo que se está en completa libertad de practicar la sexualidad, tanto erótica como emocional, de la mejor manera que se desee –sin lastimar a uno ni a otro. 

– Se puede terminar sin caos ni dramas. Dado que fue un acuerdo consensuado por ambos lados, en el cual no habría más afecto que el respeto como ser humano, se puede finalizar el contrato en cuanto uno sienta que ya no está funcionando.