*

X

¿Hay vida después de la muerte? Quizá esta sea la respuesta a la enigmática pregunta

Filosofía

Por: PijamaSurf - 07/30/2017

Unos consideran que la experiencia de la vida es única e irrepetible; otros, que se trata de un ciclo del renacimiento (samsara) mediante la liberación y la trascendencia (moksha)

¿Hay vida después de la muerte? Unos consideran que la experiencia de la vida es única e irrepetible; otros, que se trata de un ciclo del renacimiento (samsara) mediante la liberación y la trascendencia (moksha). La realidad es que la respuesta depende del contexto sociocultural, variando según las premisas religiosas.

Por lo general, la cosmogonía en torno a la vida después de la muerte se divide en dos escuelas principales que hemos mencionado con anterioridad: aquella que cree que se vive sólo una vez y aquella que cree en múltiples vidas. De ellas surgen diferentes corrientes:

I. Sólo existe una vida:

A. La muerte es el fin y no hay nada más después de la vida.

B. Después de la muerte hay un espacio para la eternidad.

C. Después de la muerte está el cielo o el infierno, y se podrá descansar en uno o sufrir en el otro.

II. Existen reencarnaciones y varias vidas:

Esta escuela cree que el ser humano se dirige de la Tierra de los muertos –pitr-loka– a la Tierra de la vida –bhu-loka–. Para llegar al segundo sitio es importante aprender la lección más importante: liberar la necesidad de un cuerpo. Durante ese aprendizaje, uno puede ser castigado por sus crímenes en el infierno –naraka-loka– antes de renacer en un nuevo cuerpo, o disfrutar del cielo –swarga-loka– hasta que sea el tiempo adecuado de regresar a la tierra.

Si bien el renacimiento y la remuerte –punar-mrityu– son inevitables en civilizaciones como los antiguos egipcios y antiguos chinos (antes de la introducción del budismo), el hinduismo relata la importancia del concepto de la inmortalidad –amrita–. Para ellos, los devas, que viven en el cielo, y los asuras, que viven debajo de la muerte, los pájaros –garuda– y las serpientes –naga– están en constante lucha por el néctar de la inmortalidad. Es decir, los asuras usan Sanjivani Vidya para revivir a los muertos; las serpientes, un naga-mani o una joya en forma de serpiente para traer a la vida al cuerpo inerte; entre otras historias. Además existen tanto una tierra de paz para los ancestros y dioses –swarga– como una tierra dolorosa debajo de los tres cielos –naraka–. Son a estos seres a quienes se les rinde homenaje a través de alimentos y rezos.

En esta segunda escuela se cree que el cuerpo humano, después de que muere, regresa a la naturaleza: los ojos se convierten en sol; la respiración, en viento. Para que esto suceda, de acuerdo con los practicantes védicos, es importante contemplar la teoría del karma, la inmortalidad, la unidad del self individual–atma, jiva-atma– con el self cósmico –brahman, param-atma– a través de la meditación –dhyana–, austeridad –tapasya– y ejercicio físico, mental y social –yoga–.

Es decir, si se cumplen estos deberes –dharmas– se puede regresar al mundo de otra manera o se puede escapar hacia otro mundo. Por ello, los rituales hindúes son una combinación entre el fuego –para escapar– y el agua –para renacer–. De hecho, muchas comunidades eligen la primera opción, mientras que otras alimentan a sus ancestros en rituales llamados shradh como una promesa de renacimiento. En ese ritual hay un enfoque primordial en el vínculo entre la comida, la carne –piel– y el deseo de regresar a la Tierra de la vida teniendo una piel y alimentos para aprender la lección hacia lo divino.

Gran conferencia de Alejandro Jodorowsky desde su casa en París (VIDEO)

Filosofía

Por: pijamasurf - 07/30/2017

Más de 1 hora de Jodorowsky hablando enérgicamente desde su casa en París durante el Congreso Mente Superconsciente

A sus 88 años, Alejandro Jodorowsky tiene una vitalidad asombrosa. En esta conferencia impartida desde su casa en París para el Congreso Mente Superconsciente de Mind Hackers, un día después de estrenar una exposición en su nueva faceta de pintor, Jodorowsky exhorta a eliminar los límites y los programas que bloquean la expresión auténtica del ser. 

Por más de 1 hora ininterrumpida y a un ritmo frenético, Jodorowsky explica que es vital eliminar las improntas familiares que limitan la expresión de nuestra más auténtica individualidad. Para llegar a la conciencia, a la vida misma, se debe trasponer límites, más que buscar algo externo o "crecer".

Otra cosa importante es liberarse del límite del lenguaje que programa nuestra realidad, de creer que las palabras son las cosas. Ir más allá del lenguaje y la definición. Ir más allá de las etiquetas de género. Ir más allá del nombre que nos pusieron y de la programación de ese nombre, de ser de tal forma, de los fantasmas adheridos a los nombres... "El ser iluminado no puede tener nombre", señala.

La otra es liberarse de los nacionalismos, de ilusiones y constructos artificiales como "el orgullo patrio" y las costumbres regionales que tenemos, para abrazar una pertenencia o conciencia cósmica. Liberarse también de los oficios o profesiones que nos definen, "Yo soy un abogado", "Yo soy un escritor"... "un ser consciente tiene todos los oficios, un creyente no tiene un dios, tiene todas los dioses o religiones"...