*

X

Así se transforma la realidad cuando se toman buenas fotografías

Arte

Por: pijamasurf - 08/09/2017

Vivir rodeados de fotografías nos ha hecho olvidar la grandeza de ese arte

Hasta cierto punto, para muchos de nosotros la fotografía es una actividad más o menos cotidiana o familiar. Podría decirse que vivimos rodeados de fotografías, en buena medida porque las cámaras se encuentran como nunca antes a nuestro alcance.

Por otro lado, es posible que esta popularización nos haga olvidar que la fotografía es también un arte. Que, en efecto, cualquiera de nosotros puede capturar un momento, una “instantánea”, pero ello no significa necesariamente que se trate de una imagen de calidad, que inspire o sorprenda, que recoja la emoción del momento o cualquier otra cualidad que distingue a una fotografía que es también una pieza de creatividad.

Prueba de ello es este comparativo que compartimos ahora, de imágenes tomadas con una técnica apenas elemental y otras en las que se ha vertido todo el talento del que es capaz el fotógrafo.

El trabajo pertenece a Phillip Haumesser, quien cuenta en el sitio Bored Panda su evolución detrás de la lente: luego de tomar una cámara para retratar la vida cotidiana de sus hijos pequeños, comenzó a experimentar con las posibilidades de la misma y a interesarse mucho más en los recursos de la fotografía hasta que, un par de años después, se sorprendió a sí mismo tomando fotografías que cualquiera de nosotros atribuiría a un profesional.

Y más allá de su progreso como fotógrafo, vale la pena destacar también una profunda lección que Haumesser aprendió en este proceso:

Todo en el mundo parece que se esfuerza por contarnos una historia de la forma más bella y con los mejores colores. Es como ver una película, pero que nos rodea y la cual estamos viviendo. Después de volverme fotógrafo bajé la velocidad a ese ritmo desaforado del mundo y comencé a apreciar las obras maestras que ocurrían frente a mis ojos.

Fue Nietzsche quien nos aconsejó “aprender a ver: habituar el ojo a la calma, a la paciencia, a dejar que las cosas se nos acerquen”. Y quizá eso debería ser, incluso ahora, la fotografía: una práctica para aprender a mirar el mundo.

 

Haumesser elaboró un pequeño curso en línea gratuito sobre fotografía, el cual se encuentra disponible en este enlace.

Tambien en Pijama Surf: 20 técnicas de composición que mejorarán sustancialmente todas tus fotografías

Nicola Cruz y Rodrigo Gallardo remixean a María Sabina

Arte

Por: pijamasurf - 08/09/2017

Un notable álbum de uno de los más interesantes artistas de la electrónica sudamericana, en el que figura un track sobre María Sabina

Nicola Cruz es, sin duda, uno de los productores de música electrónica latinoamericanos que más emociona en la actualidad. El productor y percusionista francoecuatoriano ha tenido un ascenso meteórico en los últimos años con un sello musical particular que fusiona los ritmos elegantes del house y el techno con la música andina y otros ritmos locales de Sudamérica. Cruz parece regresar a la fuente siempre y llenar la música de agua, bosque, tierra, montaña y viento

Este entendimiento de la naturaleza y su conexión con las raíces culturales nunca había estado más presente que en el nuevo álbum de Cruz, El origen, en el que encuentra una pareja perfecta en Rodrigo Gallardo.

Es en dicho álbum que encontramos este excelente track en el que ambos remezclan y reinterpretan los cantos chamánicos de Maria Sabina, la famosa curandera mazateca cuyas ceremonias medicinales con "hongos mágicos" cobraron fama mundial en las décadas de los 60 y 70, después de que el antropólogo Gordon Wasson diera a conocer su reporte de viaje con esta curandera en 1957.