*

X

El templo más viejo del mundo parece ser un sitio de culto a la estrella Sirio

Arte

Por: pijamasurf - 08/22/2017

El templo Göbekli Tepe podría haber sido un sitio megalítico de culto a la estrella Sirio

Sirio, la estrella del perro (en la constelación Canis Major), es la estrella más brillante del firmamento y ha sido adorada por numerosas civilizaciones. Los egipcios incluso basaron uno de sus calendarios en esta estrella que coincidía con la crecida de las aguas del Nilo. Es también de esta relación que tenemos los llamados días de canícula (una palabra que hace referencia a esta estrella). A todo esto hay que añadir la posibilidad de que la civilización más antigua en dejar rastros arqueológicos de una religión podría haber basado el templo más viejo que conocemos en el culto a Sirio.  

Göbekli Tepe, en el sur de Turquía, es un sitio de más de 11 mil años, con una serie de 20 patios rodeados por pilares de piedra en forma de T, en los que se inscribiieron figuras de animales. En el centro de estas construcciones se encuentran dos megalitos paralelos. Este sitio ha modificado radicalmente algunas de las ideas que tienen los arqueólogos sobre los orígenes de la civilización y la cultura humana. Antes se creía que la agricultura había detonado el impulso de establecer una civilización sendentaria y desarrollar arte y religión.

Más allá de que existen pruebas de arte mucho más antiguas y manifestaciones religiosas ligadas también al arte, los hallazgos de este templo muestran que se construyeron templos y se establecieron poblados antes del desarrollo de la agricultura (al menos, no se han encontrado indicios de que hubiera agricultura cerca de este lugar). En otras palabras, los cazadores nómadas desarrollaron arquitectura, arte y religión.

Según el arqueoastrónomo Giulio Magli, este templo podría haberse construido como un observatorio y como un lugar de culto para la estrella Sirio. Este astro, debido a la precesión del eje de la Tierra, habría estado debajo del horizonte en esa zona, hasta que en el año 9300 a.C. habría emergido con fastuoso esplendor. El templo podría haberse construido alrededor del "nacimiento" de esta estrella e, incluso, su religión podría haberse centrado alrededor de este fulgurante astro. Magli mapeó los megalitos en relación a las diferentes posiciones en las que surgía Sirio en el cielo en los años 9100 a.C., 8750 a.C. y 8300 a.C. y encontró una alineación. Advierte, sin embargo, que la información no es concluyente, pero genera una interesante línea de investigación.

El sueño de Monica Bellucci de 'Twin Peaks': ¿Quién sueña el sueño en el que vivimos?

Arte

Por: pijamasurf - 08/22/2017

Monica Belluci en París le susurra a Lynch: "Somos como el soñador que sueña y luego vive dentro del sueño... ¿Pero quién es el soñador?"

La nueva temporada de Twin Peaks es una inducción a la imaginación ilimitada e inclasificable de David Lynch, en algunos casos literalmente, como ocurre en el episodio 14, donde el personaje que Lynch actúa, el director del FBI, Gordon Cole, tiene un sueño enigmático.  

Como él mismo relata a otros agentes del FBI en una habitación llena de supercomputadoras que permiten rastrear información:

Estaba en París en un caso. Monica me llamó y me pidió que la encontrara en un café. Tenía que hablar conmigo. Sabía que Cooper estaba en el café pero no podía ver su cara. Monica fue encantadora, y trajo amigos. Tomamos un café. Y entonces ella dijo la frase ancestral: "Somos como el soñador que sueña y luego vive dentro del sueño... ¿Pero quién es el soñador?".

Así Lynch introduce un enigma en el metalenguaje del sueño, hablando del sueño dentro del sueño: los personajes (del sueño) se preguntan quién realmente los está soñando. ¿Es el sueño de Lynch? ¿Es el sueño de Laura Palmer? ¿De Dios? Preguntas fascinantes y enigmáticas que nos hacen reflexionar sobre la realidad también. Como aquella frase ancestral de Chuang Tse, quien soñó que era una mariposa y al despertar ignoraba si era un hombre que soñó con una mariposa o una mariposa que soñaba con un hombre. ¿Y si no somos ninguno, sino que somos el sueño de algo más que desconocemos?

Quedan los enigmas, pero algo es evidente: a Lynch le fascina Monica Bellucci, la musa de los sueños que plantea el enigma del despertar. (Nótese, también, la aparición de David Bowie en los ecos del sueño).