*

X
Hoy podemos alquilar y simular prácticamente todo, incluyendo un padre

Uno de los casos más aberrantes de la conjugación entre mercado y emociones –fenómeno que, por cierto, marca tristemente nuestra época– podemos encontrarlo hoy en Japón. A pesar de que los prestadores de este distópico servicio advierten que no debe usarse como una "muleta emocional", la frontera entre las emociones y la practicidad es débil, demasiado débil.

Por entre 70 y 275 dólares puedes rentar un papá. No importa cuál sea la circunstancia que te orilla a hacerlo, es decir, ni la causa de la ausencia de un padre en tu vida (sea por muerte, abandono o hastío), ni el ritual social o necesidad legal que te orilla a buscar uno a toda costa; incluso si es rentado, esta agencia tiene para ti un padre dispuesto a acompañarte al altar en tu boda, secundarte en una pedida de matrimonio o simplemente asistir a un evento y decir unas conmovedoras palabras. 

A fin de cuentas, vivimos en la era de la simulación: simulamos saber cosas que estamos lejos de entender, simulamos actitudes, conductas y filosofías con tal de pertenecer a un grupo social o encajar en un cierto perfil, simulamos orgasmos y evolución espiritual, simulamos riqueza y hasta podemos conseguir tatuajes efímeros; pero aun para nuestros estándares de la sociedad simulada, la posibilidad de alquilar un papá parece un tanto escandalosa. 

En todo caso, si algún día necesitas uno y no tienes problemas con que hable una lengua extraña y sus rasgos no correspondan a los tuyos, en Japón te espera uno (y muy amoroso). 

Cómo tener sexo ardiente sin perder la pureza: este manual de sexo musulmán es la bomba

Sociedad

Por: Pijamasurf - 08/29/2017

Un libro que rompe tabúes, orientado al placer sexual femenino

En Occidente, la religión musulmana generalmente es considerada como prohibitiva y represora del placer sexual, particularmente del placer femenino. Sin embargo, más allá de que evidentemente existen facciones extremistas dentro del Islam, esto generalmente es un prejuicio y un estereotipo.

Una excelente muestra de que la sexualidad puede incorporarse a la religión como un complemento a la plenitud es el texto Muslimah Sex Manual, recibido mundialmente con loor. Este pequeño manual que se autodenomina "una guía halal al sexo ardiente" sirve como guía para la mujer musulmana que quiere explorar su sexualidad dentro de los límites de su religión. El texto incluye lecciones de besos, recomendaciones para enviar textos candentes, la importancia del coqueteo previo, así como 100 posiciones sexuales, sexo en el baño e incluso juegos eróticos como el masoquismo. El manual mantiene que "puedes ser sucia en la cama y aun así mantenerte pura como la nieve".

Para mantener la "pureza" se debe evitar romper ciertas reglas: sexo anal, sexo durante la menstruación y sexo fuera del matrimonio. También es necesario evitar la pornografía; según advierte el manual: "el porno es una mentira... el porno es la peor forma de aprender del sexo". Algo que aunque para algunos es puritano, difícilmente puede discutirse a la luz de los efectos de la pornografía en la sexualidad contemporánea y en la autoimagen de los jóvenes.

La autora aclara que en la religión musulmana el sexo "nunca ha sido representado como algo sucio, o algo vergonzoso". Se enseña, eso sí, que el sexo es algo que debe desarrollarse entre marido y mujer, y dentro del matrimonio es algo que debe disfrutarse sin culpa. Es decir, el sexo es, de hecho, sagrado. Algo que en nuestra cultura, donde (como sugirió Roland Barthes) el sexo está en todas partes menos en el sexo, podría ser bueno recordar.