*

X

Soltar el control: la clave de la felicidad y la fortaleza psicológica, según estoicos

Salud

Por: PijamaSurf - 08/18/2017

Para enfrentar esta situación, los estoicos, en especial el filósofo Epicteto, solían decir por aquella época del siglo II, en el entonces Nicopolis (oeste de Grecia), que sólo somos responsables de nuestras palabras, conductas, acciones, esfuerzos, errores, ideas y consecuencias de todo lo anterior

Chismes, ataques gratuitos, despidos, asaltos o rupturas amorosas, son acciones que pueden afectarnos psicoemocionalmente y que, más allá de encargarnos de regular nuestras emociones, no podemos hacer nada para mejorar. Sin embargo, parecería casi imposible no dejar de sentir frustración, enojo e incluso coraje en contra de las personas que están haciéndonos sentir mal con nosotros mismos.

Para enfrentar esta situación, los estoicos, en especial el filósofo Epicteto, solían decir por aquella época del siglo II, en el entonces Nicopolis (oeste de Grecia), que sólo somos responsables de nuestras palabras, conductas, acciones, esfuerzos, errores, ideas y consecuencias de todo lo anterior; lo demás de los demás no es nuestra responsabilidad y, por lo tanto, no estamos obligados a reaccionar al respecto. Según Epicteto, es fundamental entender la diferencia entre lo que es y lo que no es responsabilidad de uno y actuar en función de ello, para convertirse en un ser psicológicamente invencible, capaz de sobreponerse ante las altas y bajas de la fortuna.

Esta práctica no se trata de ignorar las acciones de autrui, sino de tomar conciencia de las propias y así sentirnos en dominio de nosotros mismos. En palabras de Epicteto:

Somos responsables de algunas cosas, mientras que de otras no lo somos. Las primeras incluyen nuestro juicio, nuestro impulso, nuestro deseo, aversión y facultades mentales en general; las segundas incluyen el cuerpo, las posesiones materiales, nuestra reputación, estatus –en una palabra, cualquier cosa en la que no poseemos poder para controlarla. … [S]i tienes la idea correcta sobre lo que realmente te pertenece y lo que no, entonces nunca estarás bajo el yugo de la obligación ni de los obstáculos, nunca serás criticado ni culpado por nadie, y cualquier cosa que hagas será de manera consciente. No tendrás ni un solo rival, nadie te hará daño, porque serás una prueba en contra del daño de cualquier tipo.

Esto quiere decir que una vez que se presta atención a las acciones de uno mismo, la dicotomía del control comienza a tener numerosas aplicaciones en el día a día. Pues de alguna manera las metas externas empiezan a convertirse en logros internos a través del esfuerzo, la dedicación, la motivación, la trascendencia.

Por ejemplo, trabajar diario y mejorar el CV para una posible promoción laboral: si bien la meta es conseguir el nuevo puesto de trabajo, nada ni nadie asegura que lo puedas obtener, ya que existen variables independiente del esfuerzo realizado –tales como la competencia entre los empleados o incluso la posibilidad de no caerle bien, por la razón que sea, al jefe. En consecuencia, convertir la meta externa en objetivo interno nos prepara mentalmente para aceptar cualquier cosa positiva o negativa con ecuanimidad, sabiendo que a veces el universo nos favorecerá y otras veces no. De modo que explotar en ansiedad o enojo por la situación sería agregar innecesariamente autolesiones emocionales, comprometiendo la felicidad y serenidad de uno mismo.

En otras palabras, esto no significa dejar de esforzarse o tener objetivos a corto, mediano y largo plazo, sino continuar realizando actividades que nos provean estabilidad, mejoría y trascendencia, reduciendo las expectativas y las desilusiones. Se trata de enfocar la atención hacia lo que uno realmente es capaz de llevar a cabo, como dedicar un entrenamiento riguroso a cualquier pasatiempo o estudios, desarrollar alternativas para mostrar el cariño y afecto en un vínculo cercano, poner en práctica herramientas de meditación y ejercicio, etc. Los resultados de estas acciones no están bajo nuestro control, pero sí nuestra actitud ecuánime en relación con las altas y bajas de la vida. Después de todo, dicen por ahí, una vez que uno aprende a estar en dominio de sí mismo es capaz de controlar sus reacciones y así, a su vez, estar en dominio del medio ambiente.

¿Se puede meditar borracho? ¿Tiene algún beneficio hacerlo?

Salud

Por: PijamaSurf - 08/18/2017

La pregunta que motivaba al usuario /u/iboard330 era descubrir si habiendo bebido es posible seguir los procesos de meditación e incluso gozar de algún beneficio en dicha condición

Tanto en la teoría como en la práctica, la meditación requiere de procesos psicoemocionales elaborados para conseguir desenfocar conscientemente a la mente de la información de alrededor, es decir, es una actividad que requiere toda la atención en nuestras sensaciones del aquí y el ahora, como una toma de consciencia de la –ir–realidad. Por lo tanto, considerar la meditación durante un estado alterno de la realidad parecería un ejemplo claro de disonancia cognitiva; sin embargo, de acuerdo con un usuario de la plataforma Reddit, es posible meditar durante un trance etílico.

El usuario /u/iboard330 consideró como una buena idea realizar un experimento único: meditar mientras se emborrachaba. La pregunta que lo motivaba era descubrir si es posible seguir los procesos de meditación e incluso gozar de algún beneficio en dicha condición. Fue así que primero estableció una línea base de relajación meditativa para que, sorbo a sorbo, pudiese estar completamente consciente de los cambios a los que se enfrentaba. Te compartimos su experiencia:

Esta noche estoy realizando el experimento con la esperanza de traer conciencia sobre lo que me sucede cuando bebo. Primero meditaré brevemente para establecer una línea base, y sorbo a sorbo, estaré consciente de cómo cambio.

Estoy bebiendo whiskey, solo. El primer vaso tiene cuatro shots.

Línea base: Encuentro que es más difícil concentrarse. Hay una tensión notable entre mis cejas.

1er sorbo: El espacio de la cabeza se abrió, incrementó ligeramente la tensión entre las cejas.

2º sorbo: El flujo de conciencia es más pronunciado, la música en la periferia. Impaciencia.

3er sorbo: Nublado. Es difícil conseguir una respiración profunda. La voz interna es cada vez más ruidosa. Es más fácil distraerse.

4º sorbo: Impulsos.

‘Me pregunto qué pasaría si me acabara la botella’.

‘Quizá debería fumar algo de mariguana también y ver qué pasa’.

Más allá de eso, la mente se vuelve más silenciosa. Me rendí a tratar de mantener los ojos cerrados. La realidad es una especie de sueño, las imágenes y los sonidos en la mente son más ruidosos.

5º sorbo: Lo estoy sintiendo. Es más fácil cerrar los ojos ahora. Mi mente está caótica pero nada persiste por mucho tiempo, como si fuesen flashes en la periferia, casi como un ruidito. La voz interna está inquieta. Han pasado casi 45 minutos ahora.

6º sorbo: Puedo decir que a mi cuerpo no le gusta esto. No me siento bien, lo cual es anormal para mi nivel de tolerancia.

El alcohol es lo opuesto al mindfulness. Busca la manera de saltar y surfear, y si no lo permites, te castiga con náuseas. Promueve la falta de conciencia, y te recompensa con la ilusión de una mente callada, pero realmente es una apatía amplia.

Después de decidir de qué meditar mientras estoy borracho, volví a tomar un par de shots, y eventualmente empecé a realizarme preguntas serias en torno al alcohol.

Además, en su post agregó el ejemplo del maestro budista Chögyam Trungpa Rinpoche, quien era públicamente conocido por incorporar alcohol en sus enseñanzas, meditar mientras estaba borracho, y decir con frecuencia: “Beban tres sorbos [de alcohol] y entonces observen el efecto en la mente. ¿Se han relajado? ¿Su mente se está extendiendo en el espacio? Si es así, entonces deténganse”. El objetivo de Trungpa Rinpoche era beber bajo las premisas del mindfulness para traer plena conciencia a través de cada sorbo. Ya que el budismo tántrico es no-dual y no practica la renuncia al mundo, todas las actividades, incluyendo beber alcohol, son parte de un estado meditativo, de una atención plena.

Si bien el alcohol es un depresivo del sistema nervioso y por tanto es considerado generalmente como un elemento negativo en la práctica de la meditación, Trungpa Rinpoche invita no usarlo como un escape convencional sino como una herramienta para adormilar al ego. Para él, esta es la razón por la que hace siglos, en los monasterios de linaje en Kagyü, los monjes incorporaron alcohol en sus prácticas esotéricas vajrayana.

Esto quiere decir que el practicante de la meditación que desee indagar en estas prácticas requiere años de maestría sobre el ego y la conciencia, de desarrollar la mente y las emociones como herramientas para experimentar el éxtasis puro y trascender los demonios internos. Antes no es recomendable mezclar alcohol y meditación, ya que seguramente será desastroso.