*

X

Cuando Michael Foucault probó el LSD, dijo: "Es la mejor experiencia de mi vida". Aquí la historia

AlterCultura

Por: pijamaSurf - 09/17/2017

Una de las mentes más brillantes del siglo XX se habría transformado después de una experiencia con LSD en el desierto

Muchos tenemos la certeza de que Foucault fue uno de los filósofos e historiadores más influyentes de la segunda mitad del siglo XX. Su colega y compatriota, Pierre Bourdieu, resumió así su brillante rol: "una larga exploración de transgresión, de ir más allá de los límites sociales, siempre e inseparablemente ligado al conocimiento y al poder". Pero lo que la mayoría ignora es que en su ávida exploración, Foucault también accedió a experiencias psicoactivas por medio de sustancias. Y en esta faceta de su vida, destaca un viaje de LSD que tuvo en California. 

Este suceso, al cual Foucault se refirió como "una experiencia límite", y que incluso calificó como "la mejor experiencia de mi vida", ocurrió en 1975 cuando el francés impartía clases en la Universidad de Berkeley. Otro profesor, Simeon Wade, confesó que quería hacer un experimento: "Quería ver cómo reaccionaba una de las más grandes mentes de la historia a una experiencia que jamás había vivido". 

Buena parte de la sesión la dedicaron a observar el tránsito de Venus en el cielo. 

Fuimos a Zabriskie Point a ver la aparición de Venus. Michael colocó bocinas a nuestro alrededor, ya que estábamos solos, y escuchamos a Elisabeth Schwarzkopf cantar Las cuatro últimas canciones, de Richard Strauss. Vi a Foucault derramar lágrimas [...] Estuvimos ahí como 10 horas.

Según Wade, el viaje de ácido en el desierto cambió para siempre a Foucault. Meses después recibió una carta donde le decía que "le había cambiado profundamente la vida y la obra". Como si, a través del LSD, Foucault hubiera logrado consumar algo a lo cual había apostado durante décadas de lúcidos cuestionamientos filosóficos: transgredir la identidad impuesta por la sociedad. 

 

Aquí te compartimos una memorable entrevista con Wade sobre la catarsis lisérgica que experimentó Foucault y que habría de marcar sus últimos 9 años de vida

Este cómico video evidencia cómo la publicidad ha creado un estereotipo en torno a los millennials e intenta entablar una conversación con esa abstracción

Suele ocurrir que, como la publicidad no puede hablarnos a todos por separado, tiene que agruparnos en torno a "targets" o nichos demográficos y de intereses, los cuales son representados por estereotipos. Algunos de éstos más o menos empatan con la realidad, otros son más bien aspiraciones, y también hay los que son francamente cómicos. Algo de esto último sucede con los millennials, esa elusiva generación que rompe con muchos de los hábitos de sus predecesores y manifiesta conductas aún incomprensibles para el resto –incluyendo el mercado.

Sin embargo, la máquina publicitaria no descansa en su intento "por hablarle" a esta nueva población, proceso durante el cual cae en errores múltiples y persigue falsas pistas materializadas en imprecisos estereotipos. Sobre esto habla, y se mofa, el video "This is a Generic Millennial Ad" ("Este es un anuncio genérico para los millennials"). La pieza, según sus creadores, "muestra lo fácil que es apelar a aquellos nacidos entre 1980 y 2000. La buena noticia es que gracias a las redes sociales es fácil comentar con esta influyente audiencia. ¿La mala? Odian gastar dinero en comprar cosas (exceptuando, tal vez, aguacates)".