*

X

La correspondencia entre los elementos, humores, planetas y tu signo astrológico y temperamento

AlterCultura

Por: pijamasurf - 09/07/2017

Los 4 elementos están vinculados a un planeta, a una estación del año, a un humor, a una fase de la Luna, a un signo astrológico y demás

La astrología occidental ha incorporado aspectos de diferentes tradiciones, fundamentalmente de la cultura babilónica y caldea, egipcia y griega. Se ha basado en un sistema de correspondencias simbólicas y matemáticas, en las que cada planeta y signo del zodiaco tiene una serie de vínculos con cosas que son similares por analogía. El pensamiento astrológico, como el hermético, funciona fundamentalmente a través de la analogía. Parte de la noción de una correspondencia entre el cielo y la tierra, entre dios y el hombre. Central a todo este edificio de vínculos son los cuatro elementos de la naturaleza, que son los componentes de todas las cosas y tienen una clara relación matemática con el círculo, los 360 grados y las 12 zonas en las que se divide la bóveda celeste.

Como explica Marcos Patchett de la Astrology Academy, en la visión tradicional de los elementos de la filosofía griega cada elemento era una combinación de dos cualidades activas, calor y frío, en combinación con dos pasivas, humedad o sequedad. De aquí también se deriva la teoría de los humores en la medicina, según la cual los elementos deben de ser regulados o balanceados y cada persona tienen un elemento y humor predominantes. El fuego está asociado con el calor, el aire con la humedad, el agua con el frío, la tierra con la sequedad. Las interacciones de estos elementos son las que generan, conservan, corrompen y destruyen todas las cosas. El fuego causa el movimiento hacia la generación o creación; inspira, motiva, produce deseo. La tierra causa la conservación o la durabilidad; es sólida, coherente, inmóvil. El aire es necesario para la vida pero produce corrupción, como la humedad produce decadencia. El agua era considerada el elemento asociado con la destrucción, como en el caso de los mitos de los diluvios. Al mismo tiempo, el agua es fértil; y es que los antiguos entendieron que cada cosa contenía su contrario en una relación dinámica. Los signos astrológicos de agua (Cáncer, Piscis, Escorpión) son los más fértiles. El aire está asociado con el humor o temperamento sanguíneo, el agua con el flemático, el fuego con el colérico, y la tierra con la melancolía (la bilis negra). Todo esto lo podemos ver en la siguiente tabla, la cual está en inglés pero que explicaremos a continuación.

Como vemos aquí cada elemento está relacionado con una cualidad, una temporada del año, una edad en el hombre, un temperamento, un humor, una fase lunar y uno o dos planetas. Hay que recordar que en el sistema clásico de la astrología no existen Plutón, Urano y Neptuno. Para completar esta gráfica, a continuación los signos astrológicos y los planetas que los rigen:

 

Luna: Cáncer

Mercurio: Geminis, Virgo

Venus: Tauro, Libra

Sol: Leo

Marte: Aries, Escorpión

Júpiter: Piscis, Sagitario

Saturno: Capricornio, Acuario

 

En la astrología moderna Piscis (agua) pasa al dominio de Neptuno, Acuario (aire) a Urano y Escorpión (agua) a Plutón. Sabiendo esto puedes regresar a la tabla y vincular tu signo con uno de los elementos para descubrir tu fase lunar, tu elemento, tu edad arquetípica, tu estación del año y demás.

Cornelius Agrippa, autor de uno de los libros que lidia con estas correspondencias con mayor profundidad (Tres libros de filosofía oculta), escribe que el fuego constantemente se incrementa a sí mismo y otorga grandeza a las cosas que lo reciben. El fuego se divide en uno superior, cósmico, ligado al Sol, y uno inferior o infernal ligado a Marte. El fuego, como el carisma, puede inspirar o destruir. El aire, dice Agrippa, es un espíritu vital que penetra en todos los seres; los hebreos lo consideran un medio o pegamento entre las cosas: recibe la influencia de los cuerpos celestiales y la comunica. El aire rige la mente. El agua, dice Agrippa, es el elemento de regeneración espiritual y tiene la potencia de destruirlo todo. La tierra es el fundamento de todos los elementos, y contiene la semilla de todas las cosas, es lo que hace que fructifiquen.  

Saturno y Marte eran considerados maléficos; Júpiter, benéfico (al igual que el Sol, aunque en menor medida); y la Luna y Mercurio, neutrales o que toman cualidades de otros. 

 

Con información de Academy of Astrology

Si la música estremece tu cuerpo, eso significa que tu cerebro es diferente, especial

AlterCultura

Por: pijama Surf - 09/07/2017

Al parecer, las personas más sensibles a la música tienen un cerebro especial, distinto al del resto

La música es un lenguaje universal. Quizá por eso sea casi imposible encontrar personas que se mantengan estériles ante un estímulo musical. Sin embargo, hay quienes verdaderamente logran transportarse a través de los sonidos armónicamente hilados. ¿Alguna vez haz experimentado que la piel se te "enchine" o "ponga de gallina" cuando escuchas alguna canción? Si tu respuesta es afirmativa, entonces tenemos noticias: es muy probable que la estructura de tu cerebro sea distinta, especial.

Más allá de la respuesta emocional que la mayoría experimentamos ante ciertas melodías o canciones, cuando esta reacción se traslada a lo físico, por ejemplo en la piel o en un nudo en la garganta, entonces, de acuerdo con un investigador de la Universidad de Harvard, esto se debe a que tu estructura cerebral es diferente a la del resto. Tras examinar a 20 personas, la mitad de las cuales experimentan físicamente la música, Matthew Sachs encontró que tienen un mayor volumen de fibras que conectan la corteza auditiva y áreas que procesan las emociones, por lo que gozan de una comunicación más nítida:

La idea es que, a mayor cantidad de fibras y mayor eficiencia entre ambas regiones, significa que tienes un mejor procesamiento entre ambas.

En pocas palabras, aquellos que reaccionan incluso físicamente a la música tienen la capacidad de vivir con mayor intensidad las emociones. Y esto es sin duda un privilegio, ya que estas personas pueden encontrar un verdadero palacio de dopamina al escuchar la música que disfrutan.

Y mientras tanto, aprovechando la incidencia de la música en la forma en la que percibes la realidad, te invitamos a literalmente programar tu realidad con música (lo cual te explicamos en este enlace).