*

X
El objetivo en estos casos es instaurar la capacidad de resiliencia, es decir, de sobrevivir y superar fenómenos traumáticos frente toda adversidad

Terminar una relación de pareja, la muerte de un ser querido, la pérdida del trabajo o del hogar, desidealizar una premisa de vida, son algunos ejemplos que pueden desencadenar enfado, confusión, tristeza y un cambio drástico de orden psiconeurológico. Para los budistas, este proceso, el de desapegarse para aceptar los cambios de la vida, es indispensable para la trascendencia espiritual; sin embargo, ¿cómo elaborar este proceso mientras el sufrimiento libera dolor físico y un llanto infinito?

De acuerdo con los especialistas en la salud, se trata de una reacción natural del humano llamada duelo. Se estima que para elaborar el proceso, se puede requerir varios meses e incluso 1 año; en caso de que los síntomas perduren durante más tiempo, se le tilda de duelo patológico y se necesita apoyo tanto farmacológico como terapéutico, aun si se trata del final de una relación de pareja que fue representativa. El objetivo en estos casos es instaurar la capacidad de resiliencia, es decir, de sobrevivir y superar fenómenos traumáticos frente toda adversidad. Desde la antigüedad, existen algunos hacks que facilitan la elaboración del duelo:

– Hablar sobre la perdida con una red de apoyo. Se trata de verbalizar las emociones que invadan el interior del cuerpo. Esto con el objetivo de materializarlas mediante el lenguaje, dando una pauta a la manera de experimentarlas: así, uno comienza a sentirse en dominio de los sentimientos, en vez de sentir que los sentimientos lo sobrepasan.   

– Aceptar los sentimientos. Mientras más se repriman y se rechacen, mayor será la experimentación mediante síntomas psicosomáticos, emocionales e incluso patológicos. Con esto se quiere decir que asimilar la tristeza, rabia, frustración y agotamiento va más allá de tan sólo aceptarlos verbalmente. Se trata de experimentarlos en su totalidad y realizar acciones que faciliten el autocuidado.

– Acciones de autocuidado. Darse una ducha caliente, beber una taza de té mientras se sienta uno a divagar con la mirada, escuchar música en la oscuridad de la recámara, darse un respiro de las redes sociales, mantener una dieta equilibrada y saludable, realizar rutinas de ejercicio y períodos de meditación, asistir a terapia, entre otros.

– Promover la filantropía. Ayudar a otras personas contribuye a lidiar con la pérdida; se puede apoyar económicamente a alguna asociación, donar ropa o alimentos necesarios, o pasar tiempo con personas que se encuentran en circunstancias difíciles.

– Celebrar la vida. Realizar y enfocar toda la atención en actividades que promuevan el movimiento, el bienestar y la vida, siempre son alternativas útiles para casos de depresión, ansiedad y procesos de duelo. Este tipo de actividades pueden ser la jardinería, la danza, tejidos o cosidos, escribir o pintar; es decir, acciones que promuevan la reproducción de la creatividad.

Razones para voltear al cielo en esta segunda mitad de octubre

Buena Vida

Por: PijamaSurf - 10/23/2017

Se sabe que las noches de octubre son las más bellas del año, ofreciendo múltiples oportunidades de salir a la ventana, mirar hacia el cielo y dejarse llevar por los fenómenos astronómicos

A lo largo de la historia de la humanidad se ha utilizado la información de los cielos para fundar los principios científicos y mitológicos de numerosas civilizaciones antiguas. Hoy, además de mostrarnos la magnificencia del universo como un reflejo impío de la realidad, ello resulta un método mesmerizante hacia la trascedencia espiritual.

Se sabe que las noches de octubre son las más bellas del año, ofreciendo múltiples oportunidades de salir a la ventana, mirar hacia el cielo y dejarse llevar por los fenómenos astronómicos. Conoce a continuación las mejores oportunidades para hacerlo en esta segunda mitad del mes:

– Deslumbrante luz zodiacal del 15 al 30 de octubre

Tanto la primavera como el otoño son las mejores temporadas del año para ser testigos de la luz zodiacal: se trata de un destello que ilumina la oscuridad de los cielos y está compuesto de polvo solar. De acuerdo con un estudio realizado en el 2010, el 85% del polvo fue causado por la fragmentación de los cometas de Júpiter.

– Urano, más azul que nunca, se acercará a la Tierra del 19 al 22 de octubre

El séptimo planeta de nuestro Sistema Solar se aproximará al planeta Tierra. Grande y brillante, se colocará a tan sólo 1.7 miles de millones de millas de nosotros. Esto permitirá verlo incluso sin un telescopio cerca.

– Oscuridad lúgubre durante la luna nueva del 19 de octubre

Gracias a la ausencia de la Luna, en el cielo se vislumbrará desde Urano hasta las galaxias, desde camas de estrellas hasta nebulosas.

– Lluvia de estrellas de las Oriónidas el 22 de octubre

Como resultado del pasaje del cometa Halley, la lluvia de estrellas tendrá su máximo esplendor en las primeras horas de la madrugada del 22 de octubre. Se podrá ver entre 10 y 20 –quizá entre 50 y 70– estrellas fugaces.

– La International Observe the Moon Night tendrá lugar el 28 de octubre

Se trata de una noche en la que se invita a observar a la Luna como un elemento de gran importancia para el planeta Tierra. A lo largo de miles de millones de años, este astro menor ha tenido influencia en la biodiversidad terrestre y la intensidad de las oleadas marítimas. Basta con salir de casa y mirar la grandeza de la Luna en octubre.