*

X

Electricidad hecha a partir de lágrimas, saliva y mucosidad humanas

Ciencia

Por: PijamaSurf - 10/03/2017

Estas secreciones humanas son capaces de producir electricidad gracias a la proteína lisozima, la cual puede tener reacciones eléctricas cuando se encuentra bajo presión

Las lágrimas, el sudor y la saliva son fluidos que tienen una función en el cuerpo humano. Por ejemplo, las primeras fungen como regulador psíquico o protector de contaminantes; el segundo, como regulador de la temperatura corporal; la tercera, como protector de objetos y contaminantes en la zona bucal. Sin embargo, muy poco se sabía acerca de la propiedad de producir electricidad de estos tres fluidos.

Según las investigadoras físicas Aimee Stapleton y Tofail Syed, de la Universidad de Limerick en Irlanda, estas secreciones humanas son capaces de producir electricidad gracias a la proteína lisozima, la cual puede tener reacciones eléctricas cuando se encuentra bajo presión. Se trata de una enzima que ayuda a romper las paredes bacteriológicas de las células, pero en condiciones con la suficiente manipulación ambiental, es capaz de producir una carga eléctrica. Es decir, al aplicar un poco de presión en cristales de lisozima, se genera la piezoelectricidad –una carga eléctrica que se acumula como reacción de un estrés mecánico.

En palabras de Stapleton:

Pese a que la piezoelectricidad es usada regularmente, se desconoce realmente cómo esta proteína en particular es capaz de generar electricidad. Dado que es materia biológica, no es tóxica y por lo tanto puede usarse de múltiples formas innovadoras, tales como capas electroactivas antimicrobios para implantes médicos.

La novedad de este tipo de electricidad, con base en los cristales lisozimas, es que provienen de la naturaleza misma y por lo tanto es energía ecológica –a diferencia de la energía derivada de los cuarzos. Por esa razón, esta nueva perspectiva permite comprender la existencia del ser humano de manera orgánica mediante unas estructuras jerárquicas complejas como pieles, células y polipéptidos.

Por supuesto, mencionan las investigadoras, se requiere una mayor investigador al respecto; sin embargo, se pretende desarrollar una nueva era de electrónicos flexibles y ecológicos, así como nuevos tipos de implantes que liberen medicamentos en el cuerpo desde el interior de la piel.

Justo antes de ser destruida, Cassini captó este objeto entre los anillos de Saturno (FOTO)

Ciencia

Por: pijamasurf - 10/03/2017

El pasado 15 de septiembre, la sonda espacial Cassini completó su misión exploratoria en la órbita del Saturno. Cassini fue puesta en órbita el 15 de octubre de 1997, tardó 6 años y 261 días en arribar a Saturno y se mantuvo durante 13 años y 76 días en torno al planeta, tiempo durante el cual recolectó información sobre los anillos de Saturno, la composición de sus lunas, la dinámica de su atmósfera y más. 

Cabe mencionar que junto con Cassini viajó el módulo Huygens, que en el 2004 fue puesto con éxito sobre la superficie de Titán, la mayor de las 62 lunas confirmadas de Saturno y el único cuerpo además de la Tierra en donde se encuentran líquidos estables al nivel de la superficie. Este fue el primer aterrizaje de un objeto hecho por el ser humano en el sistema solar exterior y también el primero en otra luna además de la de la Tierra.

Para el final de su misión se planeó hacer pasar la sonda entre el planeta y sus anillos, de tal modo que colectara la mayor información posible antes de entrar en la atmósfera y consumirse por ignición, método decidido para evitar una contaminación posible de microorganismos de origen terrestre en alguna de las lunas de Saturno, las cuales ofrecen ambientes propicios para la vida.

Con todo, antes de destruirse, la sonda envió una imagen sumamente perturbadora en la que se aprecia un objeto misterioso entre los anillos de Saturno. Esta, sin embargo, no es la primera ocasión en que se observa el mismo objeto. De acuerdo con Carl Murray, uno de los científicos más veteranos del proyecto Cassini, ya en el 2013 se había obtenido una imagen muy similar que igualmente suscitó preguntas.

Los científicos no saben responder qué es. Coinciden en que se trata de una “anomalía”, pero no saben explicar su origen. Por su forma podría ser una luna, pero esta opción se descarta de inmediato porque entonces su tamaño tendría que ser el mismo que Titán (cuya masa es 1.8 veces la de nuestra luna) y, por lo mismo, no podría encontrarse entre los anillos del planeta. 

Murray sugiere que podría ser una nube densa de polvo y residuos, quizá una luna en su etapa de formación que no se ha formado como objeto totalmente independiente. Pero, en cualquier caso, no existe una explicación al respecto.

En el 2013, por cierto, el objeto recibió el nombre de “Peggy” en homenaje a la suegra de Murray, que celebraba su cumpleaños el día en que los científicos recibieron la imagen.

 

Imagen: NASA/JPL-Caltech/Space Science Institute