*

X

Camina y juega sobre la luz en esta instalación del Visual Art Week 2017

Arte

Por: - 11/24/2017

'The Pool' es la instalación principal del Visual Art Week. Es interactiva al público y un recorrido por la nostalgia y la vanguardia tecnológica

The Pool es una obra interactiva, de emoción y luces incandescentes. Su autora, Jen Lewin, la creó como un recuerdo de su juventud. Actualmente, esta obra es la pieza principal del Visual Art Week 2017 en la Ciudad de México.

Nacida a partir de dos conceptos, la nostalgia y la innovación, The Pool ofrece una visión única. Alude a los años de adolescencia de Lewin y su viaje a Australia. La hermosura de las playas de esta nación, así como el descubrimiento de sus suelos cuando bajaba la marea, maravillaron a la artista, pero la imagen de la Luna y su luz reflejándose en los charcos de la arena fue lo que la sedujo. En sus palabras, "las luminiscencias que desprendían las estrellas en esa noche eran especiales y provocaban una tonalidad distinta en cada charco". Animados por el paisaje de luz, Lewin y sus amigos se introdujeron a lo que en esos momentos era un mar de arena. Y, entre los charcos y su refulgencia, el juego y la experimentación se volvieron una sensación que la artista perseguiría por toda su vida.

 
   

Fue así que, durante su desarrollo como artista, nunca olvidó el recuerdo de la luz. Por eso el nacimiento de The Pool, por la vívida esencia de la nostalgia de Lewin. Aunque, la efervescencia de emociones no es lo único que caracteriza a esta obra. El manejo de las luces a través de sensores de tacto también fue preciso. Además, la integración del público es otro de los engranajes necesarios para esta pieza. El tacto es lo único que permite la permutación de luces en cada uno de los círculos que componen la obra, como gotas de agua.

Desde el 2002, The Pool ha viajado por más de 40 instalaciones a nivel mundial y ha almacenado millones de pasos. Tal vez de allí el nombre The Pool, un lugar donde cada uno de nosotros pueda nadar y hacer de sus pasos el agua y la luz. La ubicación de esta grandiosa pieza será la explanada del Palacio de Bellas Artes, frente a la avenida Juárez.

 

Esta fotógrafa preparó los deliciosos platillos del anime japonés

Arte

Por: pijamasurf - 11/24/2017

Si siempre quisiste saber cómo se ve en la realidad la comida de los animes (y cuál es su nombre exacto), tienes que mirar estas fotografías

¿Quién que haya visto un anime –en capítulos breves o en largometrajes– no ha querido saborear también los platillos que, con cierta frecuencia, se muestran en la pantalla? 

La cultura japonesa también es admirable en su gastronomía, y la importancia de la comida en el imaginario japonés es tal que podemos encontrarla en prácticamente cualquier expresión artística y creativa. En el anime, además, suele estar representada con esmero y en situaciones de enorme satisfacción por comerla.

En Pijama Surf no brindaremos las recetas para preparar esos manjares, pero sí algo que se encuentra a medio camino entre la fantasía del anime y la realidad del platillo listo para degustarse: una fotografía.

Se trata de un ejercicio en el que una joven japonesa que se encuentra en Instagram como “En93kitchen”, se ha abocado a la tarea de recrear la comida que aparece en el anime y mostrarla en dicha red social, con un resultado que es al mismo tiempo sumamente estético y agradable a todos los sentidos.

Compartimos a continuación algunas de dichas imágenes, junto con las referencias a los animes que sirvieron de inspiración a En93kitchen y, en la medida de lo posible, los nombres de los platillos recreados. Itadakimass.

 

De El viaje de Chihiro (Hayao Miyazaki, 2001): tempura de camarón sobre un tazón de arroz.

 

De Wolf Children (Mamoru Hosoda, 2012): yakitori

 

De La colina de las amapolas (Goro Miyazak, 2011): aji furai o pescado frito ("aji" es el nombre en japonés del pescado conocido como caballa)

 

De El viaje de ChihiroKe-ki (el pastel esponjoso)

 

De El increíble castillo vagabundo (Hayao Miyazaki, 2004): huevos con tocino

 

De La colina de las amapolas y El viaje de Chihiro: arroz para el desayuno

 

De Ponyo (Hayao Miyazaki, 2008): ramen con jamón

 

De Mi vecino Totoro (Hayao Miyazaki, 1988): bentō con arroz, chícharos, umeboshi (ciruelas agrias) y un pescado pequeño (anchoa, eperlano, etc.)

 

De El viento se levanta (Hayao Miyazaki, 2013): saba misoni (caballa con salsa miso)

 

De El recuerdo de Marnie (Hiromasa Yonebayashi, 2014): huevos con jamón, ensalada y sopa miso de wakame y tofu

 

De Arrietty (Hiromasa Yonebayashi, 2010): pan y estofado de zanahorias y espinacas

 

De La colina de las amapolas: croquetas de carne (korokke)

 

De El viento se levanta: el pastel bicolor siberia, acompañado de té inglés

 

Más imágenes en el perfil de Instagram de en93kitchen

También en Pijama Surf: ¿Buscas música para relajarte o concentrarte? Estas playlists inspiradas en Hayao Miyazaki son perfectas