*

X
Las cámaras de laptops y demás aparatos pueden ser fácilmente intervenidas, según advierte el FBI

Los comentarios hace 1 año del director del FBI, James Comey, sobre el riesgo de seguridad que representa tener una webcam sin cubrir han desatado toda una creciente preocupación entre usuarios. Poco después de la afirmación de Comey, quien dijo que él mismo cubre su webcam, se dieron a conocer imágenes en las que se ve cómo Mark Zuckerberg, el fundador de Facebook, también bloquea su cámara.

Esto ha generado un debate sobre si realmente una persona común y corriente debería tapar su webcam o si esto es sólo algo que haría una persona célebre o que tiene algo que ocultar. ¿Paranoia o razonable protección de la privacidad? 

Lo primero que hay que saber es que es relativamente fácil obtener acceso a una webcam y grabar lo que estás haciendo, sin que se prenda el foco verde de la cámara o cualquier señal indicativa. Un caso en la corte demostró que el FBI tiene la capacidad de usar las cámaras de las laptops para espiar. Snowden reveló también que la NSA utiliza plugins para tomar control de las cámaras. Y hace un par de años, una pareja inició un caso contra un hacker que habría subido a Internet un video de ellos teniendo sexo, esto por medio de entrar a su smart TV (evidentemente, no sólo las laptops son susceptibles al espionaje).

Considerando esto todavía queda plantearse si uno realiza alguna actividad enfrente de su computadora que no le gustaría que fuera registrada, o si la molestia de tener que quitar un pedazo de cinta de la cámara cada vez que se usa es mayor que la importancia de ocultar cierta actividad que quizás, remotamente, podría ser grabada. Por otro lado, no es posible saber hasta qué punto grandes compañías de tecnología podrían ya estar buscando obtener información de sus usuarios utilizando las cámaras de sus aparatos. Mientras que uno debate  internamente esto, ya se ha desarrollado una creciente industria de cubiertas para webcams y aparatos, con artículos que llegan a costar más de 20 dólares. Y es que siempre existe la oportunidad de distinguirte de los demás con una cubierta divertida, por ejemplo, un ojo que todo lo ve (y que siempre te está viendo a ti).

Google Pixel Buds: los posiblemente revolucionarios audífonos que traducen 40 idiomas en tiempo real

Medios y Tecnología

Por: pijamasurf - 11/23/2017

Google ha develado unos audífonos capaces de traducir 40 idiomas en tiempo real, celebrados como revolucionarios

Los eventos de tecnología donde se anuncian nuevos productos suelen estar cargados de autolisonja y marketing, estratégicamente planeados para reemplazar un producto viejo con uno nuevo, sin que realmente el nuevo presente alguna mejora o alguna función relevante, pero suficientemente bien presentados para hacer que los consumidores busquen adquirir el nuevo gadget -no porque lo necesitan realmente, sino porque les da estatus y demás. En este caso raro, Google ha anunciado un producto que parece ser realmente relevante y ha generado cierta excitación -aunque no sin exageración, como en el caso del sitio Engadget, que se atreve a decir que los Google Pixel Buds cambiaran la comunicación global para siempre.

Google ha develado sus audífonos Pixel Buds que competirán con los Air Buds de Apple, con la función adicional importante de que pueden traducir unos 40 idiomas en tiempo real, acaso con menos de 1 segundo de retraso con una buena conexión. Los audífonos son wireless, funcionan vinculados al nuevo teléfono de Google, Pixel 2, y además cuentan con una interfaz para activar Google Asisstant, el asistente virtual que responde tus dudas y preguntas accediendo a los mares de data de Google en tiempo real también. En otras palabras este aparato es ideal para presentarse en una reunión con personas de otros países y poder parecer más inteligente de lo que uno es -más allá de que esto sea bueno o malo, es sin duda una ventaja para las relaciones globales.

El traductor de los Pixel Buds funciona avisándole con un comando de voz estilo "quiero aprender japonés" e inmediatamente traduce todo lo que dices en tu idioma al japonés (o a cualquiera de sus 40 idiomas). O, en una conversación, captura el audio y lo va repitiendo en tu idioma en tiempo real. Sin duda, esto es algo sumamente útil para personas que viajan mucho o hacen negocios internacionales. Hasta hace poco esta tecnología hubiera sido simplemente molesta, pero los avances de traducción de Google Translate han llegado a un punto en el que, sin ser perfectos, ya son bastante relevantes para tener una buena comprensión. Y, teniendo en cuenta, todo lo que Google está invirtiendo en machine learning, esto debe seguir mejorando.