*

X

Observa la superluna de este 3 de diciembre de 2017: la más grande del año

Ciencia

Por: pijamasurf - 12/01/2017

La única superluna del 2017: deleite lunar para cerrar el año

En los últimos años hemos visto la creación del concepto de superluna. Así parecía que, casi cualquier luna llena, era una superluna. Sin embargo, este año el observador atento habrá notado una ausencia de este fenómeno. De hecho, la única superluna del año se presentará este 3 de diciembre, la luna más grande también será la última luna llena del año.

El fenómeno de la superluna fue acuñado no hace mucho por el astrólogo Richard Nolle -curiosamente tal rúbrica fue seguida también por astrónomos-. Superluna se refiere a cuando la luna (llena o nueva) entra en máxima proximidad la Tierra, esto es, a menos de 362 mil km de distancia. La distancia de la luna con respecto a la tierra varía, ya que sigue una órbita elíptica. En este caso la luna llena ocurrirá a 357 mil 987 kilómetros de distancia. El tiempo exacto de la superluna es a las 15:47 tiempo universal y podrá apreciarse (en la noche) con un tamaño hasta de un 14% más grande de lo normal.

Los astro aficionados podrán disfrutar de una hermosa y enorme luna brillante, especialmente la noche del 3 de diciembre, pero desde el 2 hasta el 4 se podrá gozar de un buen espectáculo. Se recomienda salir de la contaminación lumínica de las ciudades para disfrutar de este evento astronómico, el cual en el hemisferio norte, en general, contará con cielos despejados.

Un dato notable es que, si bien en el 2017 sólo hubo una superluna, tan sólo en enero del 2018 habrá dos. La luna llena del 2 de enero y la luna llena del 31 de enero serán superlunas y esta última, la "superluna azul" de enero, será fecha de un eclipse total de luna.

Los humanos sienten más empatía por los perros que por otros seres de su misma especie

Ciencia

Por: pijamasurf - 12/01/2017

Esta situación puede explicarse tomando en consideración que los sujetos visualizan a los perros no como animales, sino como unos “bebés peludos” u otros miembros de su propia familia humana

En caso de ser necesario, los perros fungen como herramientas terapéuticas en personas que requieren elaborar un duelo, incrementar herramientas afectivas como la empatía, o simplemente enfrentar el miedo a la soledad. Desgraciadamente, hasta ahora se se sabía poco sobre los efectos terapéuticos de orden psicoperceptivo que estas mascotas son capaces de brindar a sus dueños.

De acuerdo con un estudio realizado por investigadores de la Universidad Northeastern, de Boston, publicado en Society & Animal Journal, los humanos son capaces de experimentar más empatía por los perros que por otros humanos. Para llegar a esta conclusión se realizaron análisis a 256 estudiantes, a quienes se les presentaban dos casos: un humano y un perro siendo golpeados con un bate de béisbol por un personaje desconocido. Las víctimas, que podían variar entre un niño de 1 año, un señor de 30 años, un cachorro o un perro adulto, se encontraban con múltiples daños, una pierna/pata rota y en estado inconsciente.

Como resultado, los estudiantes realizaron un baremo del nivel de empatía en relación con cada una de las víctimas, y mostraron sentirse menos impactados cuando los adultos humanos eran las víctimas y más conmovidos cuando se trataba de bebés, cachorros y perros adultos. Según los investigadores, sólo uno de los estudiantes mostró bajos niveles de empatía cuando las víctimas eran bebés humanos y perros adultos.

Esta situación puede explicarse tomando en consideración que los sujetos visualizan a los perros no como animales, sino como unos “bebés peludos” u otros miembros de su propia familia humana. Es decir, el factor de la edad se encuentra presente y de manera significativa en relación a la especie: “Encontramos que hay un mayor nivel de empatía por las víctimas que eran niños humanos, cachorros o perros mayores que por aquellas víctimas que eran adultos humanos”.

Este factor es indispensable a la hora de transmitir la empatía hacia otros seres humanos: más allá de tan sólo una cuestión evolutiva, se trata de un método indispensable para la salud mental tanto de un individuo como de una sociedad entera, pues mientras mayor desarrollo empático y asertivo se genere en sistemas pequeños, como un hogar, una escuela o una colonia, mayor será el funcionamiento a nivel nacional.