*

X

‘Yo, un negro’ (Jean Rouch, 1958): el cine entre arte e investigación

Arte

Por: Lalo Ortega - 12/04/2017

La obra del cineasta y antropólogo francés existe con un pie en la ficción, y otro en el documental

Cortesía de su influencia y éxito comercial inconmensurables, es fácil pensar que el destino del cine siempre fue la representación de lo que otras artes ya han manifestado antes. En su capacidad única de capturar la realidad mejor que otros medios de expresión, el cine del mainstream a menudo ha caído en la paradójica representación de lo que Hitchcock llegó a despreciar como “teatro filmado” (desdén que, por extensión, aplica a la literatura adaptada a la gran pantalla). ¿Cuál es, entonces, la esencia del cine como arte independiente?

Ya en 1955, el pintor, artista y cineasta experimental, Hans Richter, escribía que una de las posibilidades del medio para emanciparse yacía en volver de la ficción a la historia, y del estilo teatral al documental. Así, la naturaleza provee al cine de una materia prima propia que no es limitada por las tradiciones literarias preexistentes: su capacidad creadora es dada sólo por la cámara y la sala de edición. Jean Rouch, cineasta y antropólogo, exploró dichas posibilidades a lo largo del centenar de películas que constituyen su filmografía.

Pionero de técnicas como el jump cut y reverenciado como precursor de la Nueva ola de cine francés por sus integrantes, Rouch es, sobre todas las cosas, padre del cine de etnoficción. Junto con "Los amos locos" (Les Maîtres Fous, 1955), "Yo, un negro" (Moi, un noir, 1958) es una de las obras más conocidas del subgénero.

 

 

El filme muestra a un grupo de inmigrantes nigerianos que viven en Treichville, un barrio en la capital de Costa de Marfil, mientras buscan trabajo todas las mañanas. Al plantear Rouch, mediante voz en off al inicio, el proceso de su experimento, hace de "Yo, un negro" una obra que se inscribe dentro este nuevo tipo de cine.

Se trata de una improvisación, carente de un guión preexistente, en la que sus sujetos se interpretan a sí mismos con libertad de hacer y decir lo que quisieran, bajo seudónimos que mucho dicen sobre la influencia de la cultura occidental en la cosmovisión de la juventud africana de la época. Por limitaciones técnicas del registro sonoro, ésta no es una película con sonido directo: las narraciones y comentarios fueron grabadas después en París.

En el carácter imprevisible y caótico de su creación, el cine de Rouch se desprende de la antropología rígida para oscilar entre el arte y el método científico. Donde éste y el guión cinematográfico clásico se encargan de controlar el entorno y reducir las variables, la espontaneidad de los sujetos en "Yo, un negro" admite una experimentación del mundo más amplia y, de cierto modo, más real.

¿No es una contradicción que el antropólogo presente una realidad enmascarada a posteriori por la narración de sus propios sujetos? O, quizá a la inversa, Rouch propone ir más allá del registro objetivo de los hechos gracias a la capacidad intrínseca del cine de representar la subjetividad.

 

El Cine Tonalá y Le Cinéma IFAL son sedes del ciclo “Jean Rouch: una aventura cine-etnográfica” durante el mes de diciembre. Para conocer fechas y horarios del programa, consulta este enlace.

Twitter del autor: @Lalo_OrtegaRios

¿Geniales o terribles? Estas son las 50 películas que provocan mayor división de opiniones

Arte

Por: pijamasurf - 12/04/2017

¿Quieres comenzar una discusión sin fin? Di que una de estas películas de Lars von Trier, Christopher Nolan o González Iñárritu son verdaderas obras de arte… o todo lo contrario

Una opinión elemental y más o menos generalizada asegura que, en cuestión de arte, nada puede ser juzgado “bueno” o “malo”, exitoso o decepcionante, genial o terrible porque, según se repite, tanto la percepción de la obra de arte como la obra en sí pertenecen al dominio de la subjetividad.

La objetividad no existe en el arte, dicen quienes piensan así, y aunque en esto quizá no se equivocan, a partir de dicha premisa consideran, erróneamente, que la ausencia de objetividad en el arte impide emitir un juicio crítico sobre una obra.

En este sentido, el portal Gizmodo realizó recientemente un ejercicio interesante para conocer las películas que, en los últimos años, han resultado más polémicas para los espectadores. Polémicas en un sentido muy puntual: mientras que a algunos les parecen admirables y verdaderas obras maestras, otros las califican con las peores notas. Esto es, son películas de las que parece que nadie puede ponerse de acuerdo respecto de su importancia, calidad o valor dentro de la historia del cine.

Para llegar a estos resultados, el equipo de Gizmodo utilizó la información de Metacritic, un sitio de Internet de tipo “agregador” (aggregator) que está programado para recolectar críticas de películas que se publican en diversos medios, “normalizarlas” (estadísticamente hablando) y situar a todas en una misma escala, para así valorar todos los filmes según los mismos parámetros.

El método usado por Gizmodo se detalla en este enlace, pero de momento basta con mencionar que se tomaron en cuenta 9 mil 516 películas que a su vez generaron más de 190 mil críticas de 842 personas especializadas en esta labor, datos a los que su vez se aplicó una desviación estándar (SD) para conocer la dispersión estadística de dichas valoraciones, con lo cual se obtuvo esto: las 50 películas que más han dividido a los críticos en los últimos años.

Vale la pena mencionar que, casi como un corolario inevitable, de ese mismo análisis se derivó otra clasificación: las 50 películas que nadie tiene ningún problema en reconocer como “buenos” filmes.

Más allá del falso debate sobre la dicotomía subjetividad/objetividad en el arte, resulta claro que es posible decir que un libro, una película, una pintura o cualquier otra expresión artística es pésima o sobresaliente y considerarlo así más allá de la percepción personal. 

Como puede entenderse desde la teoría de sistemas de Niklas Luhmann, el arte desarrolló en su seno y a lo largo de su historia los recursos necesarios para evaluar, clasificar y jerarquizar sus propias producciones. De ahí la existencia de figuras como los críticos de arte, por ejemplo, los curadores, los historiadores del arte, las revistas especializadas, festivales, ferias, exposiciones retrospectivas y, en general, todos los elementos que contribuyen para que una obra tome su lugar dentro del sistema. 

El disentimiento y el debate son parte también de ese sistema y, de hecho, dos de los mecanismo fundamentales para mantenerlo en marcha y activo.